Ir al contenido principal

Mama de dos.

Aunque este primer mes ha sido un poco extraño con la inquietud, que aún sigue porque no tenemos los resultados en mano, de la repetición de la prueba del talón, y también con el tema de la posible displasia de cadera, de la que sabemos que es muy leve pero que hay que seguir controlando, la verdad es que me ha pasado volando y en realidad me he dado cuenta que ser madre de dos es todavía mejor que ser madre de uno.
No voy a contar un cuento de hadas, hay momentos en los que tienes al pequeño desnudo a punto de meterlo en la bañerita y el mayor te grita desaforado que acaba de volcar el plato de sopa en la cocina, y entonces desearías ser la oveja Dolly clonada para poder atender ambos frentes. También desearías duplicarte cuando los dos requieren su dosis de amor y mimitos de mamá, porque eso sí el mayor está con una "mamitis" desaforada y yo por supuesto estoy encantada con esto, de ahí que disfruto a tope de esos momentos en el sofá con bebé en el pecho y mayor apoyado en mi hombro viendo la tele o simplemente relajado, eso no tiene precio, os lo prometo. Pero si no fuera por esos momentos en los que te das cuenta de que no alcanzas a atenderlos a los dos la doble maternidad es maravillosa, lo confirmo.
Y es que lo de ser mamá de dos lo disfruto más porque tengo las cosas más claras, la experiencia es un grado, y ya no me siento insegura. Además el hecho de que mi mayor vaya camino de los cinco años me ayuda a poder centrarme más en el bebé. Porque realmente el mayor es más independiente y el hecho de ser el mayor hace que él se sienta más responsable e intente hacer las cosas por si solo para dar ejemplo a su hermano, no se da cuenta todavía que bebé no se entera de nada, pero a mí me va de perlas. Además es muy cariñoso con su hermano. Le achucha con fuerza y he de ir con cuidado de que no le ahogue porque es muy brutico, pero la verdad es que lo adora. Los celos están, claro que sí porque hay situaciones y reacciones en las que ves que los manifiesta de un modo más o menos claro pero de momento, crucemos dedos, los estamos gestionando bien. Cuando estamos todos en casa intento hacerle participe de todo lo que incumbe al bebé y su padre también está muy pendiente de él para compensarme a mí.
También tengo momentos con bebé a solas, cuando mayor esta en el colegio, y ahí es cuando sí me centro y disfruto del pequeño. No he querido ayuda en casa, sólo acepto los tuppers que me ofrezcan, eso sí, gustosamente, y bueno sigo teniendo ayuda puntual una vez por semana para dar un repaso de limpieza al piso, me he quitado otros gastos como la tele de pago o las comidas fuera para ahorrar, pero este no lo quito de momento y mientras pueda, pero por lo demás desde que mi socio volvió al trabajo me he apañado sola. No quería a mi madre ni a mi suegra instaladas a perpetuidad en mi casa dando el coñazo con el tema de mi visión de la maternidad. Si quiero coger a mi bebé en brazos mil veces lo hago y sin escuchar eso de que voy a tener otro malcriado de cancioncilla de fondo. Y si toma pecho mil veces quiero que lo haga tranquilo sin la mirada inquisitiva de nadie repitiendo qué tragón que es. Etc. Etc.
Y es que esta va a ser mi ultima vez como mami de un recién nacido, no voy a ir a por el tercero no, y quiero besar y achuchar, portear, disfrutar de la lactancia al máximo y colechar, sí colechar, porque lo he podido comprobar en persona, noche que lo acuesto en su minicuna, aunque esté a mi lado, noche que me tocan desvelos de casi dos horas tras cada toma, en cambio si lo acuesto a mi lado en la cama dormimos como benditos y si demanda pecho lo toma casi en duermevela y luego continua roncando tan feliz. El descansa, yo también y papi por supuesto. Porque tener que madrugar después de oír serenatas de lloros toda la noche muy bueno no es. Ahora me queda averiguar como seguiré colechando cuando el peque sea un poco mayor y no quepamos en la cama, mi cuna no sé si podrá servir para ponerla en sidecar y como mi habitación es muy pequeña creo que va a ser complicado encontrar la solución pero algo habrá que hacer.
Con el porteo ya la he encontrado, como el foulard de turno me daba bastante miedo por el tema de los nudos y que yo no soy muy mañosa con esas cosas me he comprado una mochila ergonómica en la tienda virtual de Brazos y Abrazos que hoy mismo me llega por mensajero y que ya deseo estrenar.
Así que de momento Aru está disfrutando en la medida que las circunstancias lo permiten de esta doble maternidad. Espero poder ir teniendo huecos y contarlo por aquí.

Comentarios

Madi ha dicho que…
Me llevas una semana de ventaja, jaja. En la parte final me he sentido muy identificada. Si empotras la cuna contra la pared, entre la cama y la pared te puede servir. Si tiene barra movible solo tienes que quitarla así te sirve de sidecar. Yo todavía no lahe usado así, porque me da cosa dejarla ahí...qué cosas, jajajaj. Disfrútalos a tope!
Arual ha dicho que…
El problema es mi habitación es que tiene un par de columnas en la parte del cabecero que me fastidian por completo. Me cabe en ese hueco la mesilla pero no la cuna, y si la pongo más abajo tendré al bebé a la altura de mi tripa, a ver que discurro, porque luego esta el tema de las alturas de colchón. Ya os contaré. De momento voy a seguir metiéndolo en mi camita porque es pequeño y no se mueve mucho. Jeje!!!
Patricia Vera ha dicho que…
Me está encantando tu blog. Ya echaba de menos que alguien rechazara ayuda de madre/suegra los primeros días para poder hacer lo que le dé la gana con su peque. Ya no me siento tan rara.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …