Ir al contenido principal

Un dulce final.

Ya comenté varios post atrás que esperaría a ver el final de Mujeres Desesperadas en Fox España porque siempre he visto la serie a ritmo de este canal y ya no me iba de unas pocas semanas. Sabía que estaba prevista la emisión para este 6 de junio. Así que me esperé y disfruté de los últimos capítulos de la serie con paciencia y sin tumultos. Sin querer algo había cotilleado por internet acerca del final sobre todo porque en twitter sigo a sus protagonistas y éstas colgaron fotos muy reveladoras del mismo. Pero pelillos a la mar ayer igualmente me dispuse emocionada a disfrutar como una campeona de los minutos últimos de la serie, en dos capítulos que se convirtieron a mi modo de ver en una digna despedida de unas chicas, las desesperadas, que me han acompañado a lo largo de los últimos 8 años de mi vida y a las que para que engañaros había pillado cariño.
Mi favorita siempre fue Lynette y que acabara junto a Tom tras una temporada complicada me pareció maravilloso. Siempre han sido una pareja fuerte y han superado los baches con valor y coraje. No esperaba menos de ellos. El futuro era suyo. Memorable el discurso que da en el banquete de bodas de Renee.
Bree me pareció siempre bellísima, siempre perfecta e impoluta. Tras un último año duro no durísimo, con adicciones al alcohol, al sexo, y hasta un juicio por asesinato, Bree se merecía alcanzar la paz. Y Trip fue su billete de ida hacia ese destino. Aunque a mí lo que más me emocionó fue ver su congoja ante la noticia del fallecimiento de Karen, uno de los más emotivos de la serie sin duda alguna.
Susan tras la devastadora muerte de Mike tiene un momento especial junto a su hija que está a punto de parir a su nieta y le dice que no sabe si volverá a tener otro tórrido amor en el futuro pero que sino lo tiene los recuerdos de lo vivido junto a Mike la van a reconfortar.
Finalmente Gaby demuestra que ha logrado cambiar, y lo hace ofreciéndose a sacrificar su libertad por proteger a su adorado marido en el juicio de Bree. Entonces Carlos comprende que su mujer es otra muy distinta a la que conoció. Y ese es el sello definitivo para su tempestuoso amor, un amor que ellos definen como bailar el tango.
El capítulo final es sencillamente emocionante, vemos a las cuatro amigas, reconociendo la suerte que han tenido de tenerse durante todos estos años (no olvidemos que la amistad es el núcleo de esta serie) y disponiéndose a abandonar Wisteria Lane. Cada una por un motivo distinto. Cada una con un futuro que las separará para siempre pero un futuro feliz sin duda alguna. La última partida de poker es el comienzo del final. Adios mujeres desesperadas. Os echaremos de menos.

Comentarios

Carmen ha dicho que…
Acabo de verlo en divinity. Comparto contigo la nostalgia y el agradecimiento por haber disfrutado de ellas 8 largos años. Precioso final, con ese recorrido por Wisteria Lane al volante, con un nuevo camión de mudanzas llegando y los fantasmas viendo a Susan alejarse, con Alice Young cerrándolo todo...

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …