Ir al contenido principal

Retornos primaverales y mi nostalgia.

Esta semana llegó la primavera y con ella regresan dos de mis series de cabecera, en AMC Mad Men, y en HBO, Game of Thrones. Ya desde hace un tiempo vivo sin vivir en mí cuando regresan ambas series porque soy fan, muy fan de ambas.
Este año además es especial porque estas dos series eran las favoritas de mi padre, el año pasado al fallecer en junio no las acabó de ver y ahora sólo espero que allá donde esté las pueda disfrutar.
Me emociono al pensar que veré cada capítulo pensando en él, será inevitable, porque cada semana los comentábamos juntos y ahora ya no podré seguir ese ritual. De hecho el año pasado lloré viendo el fabuloso capítulo de la batalla del Aguasnegras de Game of Thrones pensando en lo bien que se lo habría pasado él con un espectáculo así. Y también lloré viendo la finale de la quinta temporada de Mad Men porque sabía que él cada año lamentaba que la serie tuviera tan pocos capítulos, se le hacía corta, como a mí.
Ahora cada vez que empiezo a ver una serie nueva me pregunto si la adoraría como adoraba estas dos, o si la denostaría como denostaba The Walking Dead o Lost por ejemplo.
Estoy segura de que The Newsroom le habría gustado, pero también intuyo que no se engancharía a The Following. Mi padre tenía sus criterios personales y aunque ya no está conmigo los tengo muy presentes y siempre me gusta imaginar qué conversación tendríamos los dos al respecto de cualquier novedad televisiva y más aún cinéfila, que era su verdadera gran pasión.
El me inculcó esa pasión y también la pasión por la literatura, y ambas pasiones las extrapolé a las series también. Soy como soy por él, no lo dudo y me siento afortunada por haber tenido un padre así. Tenía sus más y sus menos como todos los padres, pero en mí dejó una huella imborrable que no desaparecerá nunca.
Solo espero poder transmitir a mis hijos parte de esa pasión, al menos lo intentaré.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…