Ir al contenido principal

Y qué cosas me pasan...

Yo desde que cumplí los 33, y de eso ya hace seis meses, estoy fatal, mira que cayeron los 30 y como si nada, una maravilla. Pero desde que pasé la barrera que Cristo no superó, muy mal. Arrugas no tengo aún, pero ya noto como están en camino, como los Reyes Magos cuando van hacia el portal de Belén, y las cremas antiedad me guiñan el ojito cuando paso ante ellas en los estantes de Julia. Los resfriados me duran más y los llevo peor, aunque puede que algo tenga que ver el diferencial de temperaturas que mis compañeras de trabajo me obligan a soportar estos días, 35º en la oficina, 0º fuera. Levantar a mi hijo en brazos me cuesta un riñón, bueno en eso igual tiene que ver que el mocetón ya pesa 13,5 kg y subiendo, pero vaya que me cuesta. Y bueno un sinfin más de cosas que me pasan y que mejor no os cuento porque os aburro fijo.
Pero el otro día algo me hizo pensar que no debo estar tan mal como creía. Una compañera de trabajo, 3 añitos mayor que yo, me contó que había medio-ligoteado-enbroma con un jovenzuelo de 23 en un pub una noche que salió en plan "soltera" con unas amigas. La cosa no pasó a mayores porque ella es una mujer casada y respetable que no quiere ni busca líos o porque las copas que llevaba en el cuerpo no eran las suficientes, no sé yo, pero bueno la gracia estaba en que un "yogurín", como ella lo llamó, se había fijado en ella. Yo pensé que en el único lugar donde yo podría tener un mínimo de éxito sería en un hogar de ancianos pero al parecer igual no es tan dramática la cosa. Y es que pocos días después me disponía yo a buscar aparcamiento en la zona azul cuando un chaval bien majo y de sonrisa encantadora me cedió su hueco muy amablemente. Yo estacioné mi coche y me fui a pagar el tiquet. A la vuelta y yendo yo cabizbaja metiendo las monedas en la cartera casi me doy de bruces de nuevo con el mismo chico. Pedí disculpas por mi torpeza y una vez más él me sonrió amablemente y las aceptó. Me dirigí al banco para hacer unas gestiones y al llegar vi una cola monumental, ni que aquello fuera un concierto de U2. Sin llegar a desesperarme me dispuse a ubicarme en la cola y empecé a juguetear con el móvil. Al levantar la vista vi sorprendida que tres puestos más adelante estaba otra vez el mismo mozo del aparcamiento. Él ni me vió y yo disimulé y seguí tonteando con el móvil. Por fin volví a mirar a ver como avanzaba la cola y entonces flash él me miró, sonrió y me saludó con la mano. Yo devolví tímida el saludo y me sentí bastante estúpida ante aquella rocambolesca situación. Me relajé de nuevo y miré hacia otro lado. Por fin el cajero atendió a mi nuevo "amigo" y éste salió del banco no sin antes despedirse con un cordial saludo de mí. Yo pensé que aquello había sido todo y que ya valía con la tontería que yo misma me estaba montando en mi cabecita. Acabé mi gestión en el banco y salí con prisas dado que aún tenía un montón de encargos que hacer aquella mañana de vacaciones aprovechando que el peque sí había ido a la guarderia. Empecé a caminar por una avenida amplia a paso ligero pero al cabo de un momento noté una mano en el hombro derecho y me giré asustada.
- Perdona! - Me inquirió el chaval de sonrisa encantadora.
- Hola! - Respondí yo suplicando a la tierra que por favor me tragara.
- He estado pensando en el banco si te apetecía tomar un café conmigo. - Me contestó ante mi atónita mirada.
- Lo siento pero tengo mucha prisa. - Alegué yo nerviosa como un flan chino. Y me fuí como alma que lleva el diablo.
El pobre chico imagino que se quedó de piedra, puede que se hubiera armado de valor para pedirme tomar un café y yo no fui todo lo educada que debía. Pero igual era un jeta que si tenía valor para eso y más y simplemente le echaba morro. No sé ni sabré nunca qué pasó en realidad. Pero la verdad es que me subió la autoestima pensar que un chico tan joven y tan guapo se había fijado en mí. Aunque también me sentí ridícula por haber actuado como una adolescente atolondrada y no haber sabido manejar la situación con más elegancia como corresponde a una treintañera como yo.

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Bueno, las situaciones inesperadas que nos encontramos en el día a día a veces no solemos resolverlas como nos gustaría, ¿no...? Mira que si te lo vuelves a encontrar otra vez en el futuro...

Y una cosa más que digo con todo el cariño. Creo que es un 'mal' demasiado extendido eso de que las mujeres os quitéis atractivo cuando soleis tenerlo y mucho. A ti no te conozco en persona ni visualmente, pero no sé por qué me da que no estás tan mal como dices que crees en absoluto, je, je...

Igual soy yo, igual el 99,9 por ciento del universo masculino no es así, pero a mí me atraen muchas cosas más que una veinteañera bien dotada y en minifalda... Una sonrisa, una voz, una mirada, un movimiento a veces valen mucho más que esos sobrevalorados atributos de las mujeres más jóvenes (¡como si tú no fueras joven!). Pero lo dicho, igual soy yo...
Neo ha dicho que…
Igual no tenía dinero para el café, jajaja
uff, si te contara yo cosas que les he dicho a desconocidas más terribles que esas... jajaja
Como el ya clásico de acercarte a una y decirle "te he estado observando y he llegado a la conclusión de que no eres interesante".
jajaja
Es sólo un juego, mujer, no entiendo porqué no has podido disfrutar de esa situación simpática y agradable.
1 bso
Beau. ha dicho que…
Uuuuffff que buena anecdota!!! yo hubiera quizá aceptado el café :D jejejejejeje... pero si los nervios a veces traicionan... mira que los 30 es la mejor edad toooodas lo dicen. Besos!!
Arual ha dicho que…
Jajaja!! Gracias Juan, mira por donde Neo si que me conoce en persona y mejor te lo dirá él si estoy decrépita o no, aunque claro él me conoció cuando estaba embarazada y ya sabes lo que dicen que el embarazo embellece un montón... :)

En cuanto a ti Neo ya imagino que tú habrás hecho alguna cosilla así alguna vez, pero ya ves yo me puse tan nerviosa que ni siquiera supe disfrutar de la situación... qué patética soy a veces xddd!!!

Beau, la mejor edad es la que tiene uno en cada momento, hay que pensar así para no deprimirse, esperando o rememorando otros tiempos, no crees??
El Impenitente ha dicho que…
La vanidad mueve el mundo.

Y no te quejes, que no te trató de usted.

Todo es relativo. Tú me parecerías un yogurín. Aún te queda mucho para ser Mrs. Robinson.

Sobre si hiciste bien o no, no lo sé. Pero, ¿y lo bien que te sentiste?
Arual ha dicho que…
Y tanto que la mueve el mundo la vanidad, no veas la tonteria que llevé yo ese día encima de mí!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…