Ir al contenido principal

Home fighters.

Empiezo a ver la luz al final del tunel. Ayer colocaron los muebles de mi habitación y también la mesa y las sillas de la cocina. Oficialmente podría trasladarme a mi piso nuevo porque tengo donde dormir y donde comer. Aunque mi marido se niega a ello hasta que no tengamos el elemento básico de cualquier hogar según él: el sofá. Y también faltan el resto de muebles del salón y los del dormitorio de mi hijo. Así que tocará esperar un poco más pero ya no queda tanto para que mi "pesadilla antes y después de navidad" acabe.
Como ya vaticiné al principio de estos malos tiempos, mi vida como "homeless" no ha sido coser y cantar, ni de coña. Nunca me convenció tener que vivir en casa de la suegra y menos aún cuando ella volvió de sus vacaciones medicinales en el hogar de su hermana tras un periodo de convalecencia por una fractura de hombro. En total habré llevado aproximadamente unos tres meses viviendo en "territorio hostil", dos de los cuales con el "enemigo" dentro, y el balance ha sido desastroso. Yo jamás me había peleado con ella. Su hijo sí, mil veces, pero es su hijo. Yo siempre he pensado, y más desde que tengo un niño, que algún día yo también seré suegra y que hay que respetarlas y tal y tal. Pero la convivencia es muy traicionera, y el roce hace el cariño y otras cosas más feas, y claro al final tuve que explotar. Así que antes de Navidad tuve que gritarle un día, no es algo de lo que me sienta orgullosa, pero mi paciencia se agotó, el vaso de agua se llenó hasta los topes y ya no pude más. Menos mal que las vacaciones en el pueblo, separada de ella a 60 km, aliviaron mi enfado. No entraré en detalles. No vale la pena. Pero sucedió y tampoco es algo que deba ocultar. Ahora me siento emocionada con la proximidad del exilio a mi propio hogar y claro eso la turba sobremanera. Ayer estaba yo exhaltada contándole lo precioso que va a quedar mi piso y las ganas que tenía de estar allí cuando ella me respondió con tono cortante y mirada seria: "¿Tan mal estás aquí?" Y yo le mentí parcial y vilmente: "No, que va, es por la emoción de estrenar lo nuevo mujer".

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Ay, esas mentiras piadosas... Pues no sé, pero digo yo que esa mentira no habría surgido si no se hace esa pregunta tan poco retórica, ¿no...? Quiero decir, que es lógico que una familia se vaya a su casa por muy bien o muy mal que esté en la de la suegra, ¿no...?
3'14 ha dicho que…
Genial entrada Arual.
Pero me sorprende una cosa, ¿Cómo no sabes, al igual que J. que lo imprescindible para entrar a vivir en cualquier sitio es el sofá???????? Ya puede faltar todo lo demás, pero el sofá NO ;)

El roce hace el cariño... dicen, pero también profundas heridas si no se curan a tiempo. La convivencia no es nada fácil, y creo que entre "matriarcas" lo llevamos todavía peor... De todos modos, espero y deseo que recuperes la cordialidad con tu suegra ahora que por fin estarás en "zona segura" y también que esta no llegue a leer esta entrada...

Y estoy con Juan, si no quieres oir según que cosas, no hagas la pregunta...
Beau. ha dicho que…
Dicen que las suegras y las nueras son dos pedazos de carne que Dios nunca ha podido juntar :S jejejejejejje... taaaan cierto!!! que bueno que ya te vas a tu casita... nada como ser dueñas de nuestro territorio. Un beso y en horabuena!!!
El Impenitente ha dicho que…
Un amigo mío decía que teniendo televisión, cama y papel higiénico, el resto es superfluo y puede esperar.
Arual ha dicho que…
No se hacen preguntas de las que no se quieren oir ciertas respuestas, para mí es una máxima.
Pero bueno si mi suegra aprende a navegar por internet y un buen día se topa con este post tendrá un montón de respuestas en muy pocas líneas.
De elementos imprescindibles en un hogar se podría discutir. Para mí son son la cama para dormir y una mesa y sillas para comer, :) Podemos abrir un debate-foro de discusión sobre el tema.
3'14 ha dicho que…
guapa... es que en un sofá se puede tanto dormir como comer... con lo que te ahorras la cama, la mesa y las sillas ;)
Arual ha dicho que…
Ya veo que tu eres del club de mi chico Pi!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…