Ir al contenido principal

Lost in mudanza...

Así igual que Bill Murray en pleno Tokio en una de mis pelis de cabecera me siento yo con esta mudanza de locos. Dos semanas de plazo y como en aquella serie ochentera los problemas crecen. Si empezamos con brío el fin de semana el lunes paramos en seco, otro de esos virus que mi hijo conoce en la guarderia y los invita a casa así tan frescamente (ya le he dicho que no hace falta ser tan enrollado y dárselas de buen anfitrión) se instaló en nuestro hogar justo esa noche. Esta vez se llamaba gastroenteritis y nos tuvo a los tres, papa, mama y nene, como las fuentes de Montjuic, no sé si me explico bien. Afortundamente nuestra invitada parece que se ha ido ya de casa y ahora podemos "normalizar", pillemos ese concepto con pinzas, nuestra vida. Hoy jueves, tres días después, hemos retomado la tarea de empaquetamiento y una no deja de sorprenderse con la cantidad de tonterias y chorradas que es capaz de almacenar. Abrir un cajón y encontrarme una servilleta con un número de teléfono de alguien a quien eres incapaz de identificar. Desenterrar en el armario una camiseta del año 93, y sé que es de ese año e incluso anterior, porque la llevo en una de las fotos de mi viaje de final de curso a Grecia. Ni soy capaz de averiguar en qué siglo fue la última vez que me la puse. Y lo más curioso es que en mi vida por lo menos desde ese momento han habido ya unas cuatro o cinco mudanzas, ¿qué criterio habré seguido anteriormente al guardar mis pertenencias? No lo sé ni yo. Y así un largo etcétera de cachibaches totalmente inútiles que ocupaban un espacio valiosísimo en mi ya casi ex-piso. Si al final aquella ministra de la vivienda tan salada que teníamos debía tener razón en eso de que un piso de 40 metros cuadrados va sobrado, imaginaros lo que he hecho yo en estos últimos ocho años en uno que es el doble de grande. En fin prometo seguir informando...

Comentarios

Ra está en la aldea ha dicho que…
Ya sabes que los expertos en estas chorradas dicen que lo provoca más estrés son los divorcios y las mudanzas. Mi experiencia mudancil me hace pensar que lo verdaderamente estresante y horrible es tumbarte de noche en tu cama mirando todo lo que te rodea y pensando en cómo empaquetarlo y llevártelo. Lo que es luego empacar, trasladar y reubicar a mí me produce más alivio que agobio.
AleMamá ha dicho que…
Sí, los criterios varían de un año para otro. Ahora a aprovechar la mudanza para revisarlos de nuevo.
¿Felicidades en el nuevo domicilio! a quién se muda Dios lo ayuda....un viejo dicho que acabo de reciclar
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Llevo años sin hacer una mudanza, pero creo que puede tocar una a no demasiado tardar. Y miedo me da la cantidad de cosas que voy a encontrar, je, je, je... Ánimo (y que ya estéis todos mejor de vuestros virus).

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…

Latitud: 43.31432 | Longitud: -1.877187 Altitud: 16 metros

Te hablo de unas coordenadas. Te hablo de un punto en el mundo. En la tierra. Un punto de inflexión en mi vida. En tu vida. En la nuestra. Y un día de abril por la tarde dimos el paso. Ahora ya no hay marcha atrás.
Hace 12 años que mi corazón late más fuerte de lo normal. A veces lo hace a un ritmo pausado pero cuando te siento mi pulso se acelera y ya no hay marcha atrás.
No había sido mujer de flirteos jamás. De hecho creo que no sé flirtear. Y me ha desconcertado siempre que alguien intente flirtear conmigo. Pero recuerdo cuando tú empezaste a hacerlo conmigo tan directamente, en aquel entorno virtual que ahora me parece lejano y confuso.
Tocaste mi fibra sensible hablándome de lo que sabes que me apasiona, el cine. Y quise huir. Me resistí. Sabía que no estaba bien. Pero qué es lo bueno y lo malo? Cómo puede ser malo algo que te hace sentir feliz? 
La distancia fue una bendición para salvar el peligro que suponía sentirme tan atraída por ti. Una vez nos acercamos. Estuvimos cerca.…