Ir al contenido principal

Desperate workers.

Ya es bastante triste trabajar el 4 de agosto para que además te toque aguantar obras en la oficina. Polvo, ruido y unos simpáticos electricistas que no paran de pasearse delante de mi mesa dándome conversación banal sobre el tiempo y sus vicisitudes no es un plan perfecto para el mes de agosto ni mucho menos. Y si además le añades el recibir sms de alguna compañera de trabajo desde su crucero por el Mediterráneo, en plan chincha chincha yo aquí mojito en mano y tu currando pues aún peor pinta la cosa. El verano es lo que tiene, unos lo sufren y otros lo disfrutan, yo creo que me ubico en el primer grupo.
Hasta dentro de 10 días la palabra vacaciones no exisitirá en mi vocabulario y hasta entonces lo más parecido a ese concepto que voy a tener va a ser el compartir un ratito de piscina por la tarde con mi niño después de la siesta. Mientras tendré que aguantar el próximo viernes la mofa de mi querido y estimado esposo que para esas alturas de semana ya se encontrará disfrutando de lo lindo de las suyas. Y la próxima semana tendré que sufrir el madrugón de turno mientras que él y mi querido y estimado hijo se quedan los dos dormitando cual marmotas hasta que el segundo, o sea, mi peque, le de la gana, porque sabido es que el que decide hasta qué hora se duerme en mi hogar es él.
En fin qué bonito es el verano, sobre todo en primavera, por decir algo. Y lo mejor de todo será que llegado el 14 de agosto y siendo que ya estuvimos una semanita en Menorca en julio (agotando así la semanita de viajecito que nos toca cada año, mi socio no es muy amante de los viajes y cuando lo hace es un "sacrificio de amor por mí", ja, ja,... así me lo justifica) las dos semanas que me quedarán las pasaremos en el pueblo para que mi familia puedan disfrutar de lo lindo de mi hijo. Y eso está bien, que el pueblo sirve para desconectar y respirar aire fresco, pero siendo que serán quince días en los que mi suegra y mi madre estarán a menos distancia la una de la otra que de costumbre pueden ser quince días inolvidables y con un ambiente más bien poco respirable. La guerra de los mundos segunda parte se va a desatar en breve, que os lo digo yo. Y ahí en medio de las trincheras me hallaré yo, si sobrevivo prometo crónica en este mi humilde blog.
Menos mal que siempre nos quedará la "interesante" programación televisiva veraniega que hoy aprovecho para comentar. El "Grand Prix", "El verano de campeones" y "Ola, ola" son buenos motivos para disfrutar del verano, fuera de casa, horchata en mano en cualquier terracita y con una orden de alejamiento del televisor.
Lo esencial que debe tener un buen programa refrescante es mucha presentadora con falda corta y escote largo, y mucho contenido chorras: gente haciendo el memo en una piscina o en una playa, concurso con preguntas estúpidas, abuelas en top-less, etc.
Y luego está "Ola, ola" que es la versión veraniega del archiexplotado y archicopiado "Callejeros" en Cuatro, o "Arena Mix" la réplica exacta del mismo en Antena 3.
Y es que en "Cuatro" no hacen programas chorras, no claro que no, no después de las diez de la noche, en pleno "prime time" no, que ellos son muy inteligentes y modernos. Ellos hacen "Ola, ola" que para el caso sirve para constatar que en las playas también hay vagabundos, gente que toma drogas y mucho provincianismo.

Que el señor de las moscas nos asista! Os dejo ya creo que acaba de explotarme el tímpano derecho tras la última taladrada del electricista en el baño que tengo a menos de tres metros de mi mesa. Seguid disfrutando-sufriendo este verano!

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Je, je, je, vaya panorama que describes...

Tú piensa que sólo te quedan diez días para acabar con el trabajo, que quien quiere darte envidia es porque la sufre con mucha más fuerza por otras cosas, que no hay obra que cien años dure (salvo la del Escorial y las de Gallardón ahora en Madrid), que un segundo en la piscina con tu familia vale más que cien cruceros por el Caribe, que siempre nos quedarán París y el DVD y, sobre todo, que la guerra de los mundos la ganan siempre los buenos.

¡Ánimo y dales duro a todos, que son pocos cobardes!
Arual ha dicho que…
No si Juan lo del crucero no me da envidia que a mí los barquitos me hacen poca gracia, lo horrible es tener un puñetero taladro funcionando a toda tralla aquí a mi vera, xddd!!!
carlos esteve ha dicho que…
Yo estoy estudiando en Madrid, acompañado de mis abuelos....y auqneu parezca raro...estoy disfrutando...estudio, deporte y por las noches te plantas en cualquier parte demadrid y aparcas en 2 minutos....una gozada vamos.
Un beos
El Impenitente ha dicho que…
Algo bueno tiene el trabajar en la construcción. Los taladros son lo normal.

Semana y media me queda a mí también. No sé si llegaré. Se va a hacer muy largo.
Arual ha dicho que…
Madrid desértica, ufff, eso debe ser un lujo para los que estáis viviendo agobiados todo el año allí.
Arual ha dicho que…
Impenitente la cuenta atrás ha comenzado y en nada la habremos agotado, ufff pero si me ha salido rima y todo, jeje!!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …