Ir al contenido principal

Grandes historias de amor.

Alguna vez se ha hablado por aquí de lo demoníacos que suelen ser los parques infantiles. Pero de lo que no se ha dicho ni "mu" es de lo terribles que son las fiestas de cumpleaños infantiles. Ayer tuve el "privilegio" de asisitir a una de ellas. Mi compañera de trabajo y amiga organizó una fiesta por todo lo alto para celebrar el cumpleaños de su hija de 8 años. Todos los años me invita pero normalmente por estas fechas una servidora solía estar de vacaciones perdida por algún lugar del mundo o en el pueblo y tenía una excusa para no asistir. Este año trabajando y con un pequeño en la familia la excusa ya era más complicada. Así que mi marido y yo decidimos asistir con nuestro hijo al evento cuando ella me llamó y me dijo que su niña quería que el mío asistiera a su cumpleaños.
La fiesta era en casa de mi amiga, un precioso chalet con una fantástica terraza y una no menos fantástica piscina que hizo las delicias de todos los invitados. Galletas saladas, gusanitos, bocadillos de choped, de queso, de jamón de york y Fantas a mansalva fueron el refrigerio elegido. Eso sí todo servido en platitos y tacitas de Hello Kitty que hacían juego con el mantel y como no con las servilletas dispuestas en la mesa y también con el pastel de golosinas final.
Nosotros llegamos tarde a propósito. Nos perdimos media tarde en la playita y cuando empezó a caer el sol nos dirigimos a la fiesta. Los gritos de los niños se oían a lo lejos al aparcar el coche. Sin duda la diversión había empezado. Tratando de abrir la puerta de la valla del jardín e introducir el cochecito con mi hijo montado en él varios niños en bañador y armados con potentes pistolas de agua nos atacaron y casi me atropellan al tratar de esquivarlos con destreza y maña.
Llegamos con éxito a la parte trasera de la casa tras sortear a otro grupo de niños que en ese momento escuchaba atento las indicaciones de la anfitriona de la casa para organizar un juego de adivinanzas al parecer terriblemente divertido.
La asistencia había sido muy exitosa, podríamos decir que había aforo completo. Calculé que por lo menos 40 críos gritones campaban a sus anchas por el recinto.
Dimos los besos de rigor a los invitados que conocíamos y dejé que mi hijo bajara del carro. Él tan "social" como siempre se apostó al lado de un macetero repleto de piedrecitas y allí se entretuvo redecorándolo una y otra vez, ignorando por completo la actividad bulliciosa del resto de niños en la fiesta.
La verdad es que la actitud de mi hijo tampoco distaba mucho de la mía o la de mi marido. Tras unas cuantas conversaciones cortas con unos y otros, y siempre sin perder de vista a mi pequeño que una y otra vez confundía las piedrecitas del macetero con deliciosas galletitas y se las metía en la boca, nos plantamos en una esquina a un distancia prudencial de la piscina para no acabar completamente duchados por los saltos y chapuzones escandalosos de los niños que andaban disfrutándola y nos miramos el uno al otro. Al rato mi amiga agotada y acalorada se acercó a saludarnos y con carita de circunstancia me dijo: "Ya ves lo que te espera".
Fue en ese momento cuando me di cuenta cuán grande tiene que ser el amor de una madre para montar semejante pollo y tener contenta a su hija. No hay otra explicación. Igual yo dentro de unos años soy mucho peor.

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
¿Y seguro que la niña estaba de verdad contenta por tener a 40"amigos" en su fiesta...? Que para estas cosas algunas madres a veces confunden cantidad con calidad...

Yo no creo haber tenido ninguna fiesta de cumpleaños con más de diez amigos. Y mi pequeña sobrina postiza, con tres añitos y medio, no disfruta de grandes aglomeraciones de niños, más bien al contrario...

No lo pienses... Si al final siempre decide el niño, je, je, je...
El Impenitente ha dicho que…
Hello Kitty, gracias a mi hija, es una más de la familia.

Me suena eso de los cumpleaños en los parques esos de bolas con tu hijo y sus compañeros de colegio, ellos incansables sudando, tú sin saber de qué hablar con los otros padres. Me resulta familiar.

¿Prueba de amor? La mayor que existe. Seguro.
Arual ha dicho que…
Juan mis fiestas de cumpleaños siempre eran íntimas y personales. Mi madre invitaba a mis seis mejores amigas del colegio y organizaba una sencilla merienda compuesta por picoteo de ganchitos, sandwiches de embutidos y bizcocho casero, todo regado de un buen Tang recién hecho. Después nos íbamos todas juntas a bañar al río. Nací un 25 de junio y por esas fechas el calor comenzaba a apretar. Jamás asistí a una fiesta de cumpleaños infantil tan masiva en mi vida hasta el lunes pasado.

Impenitente, Hello Kitty es de tu familia como Pocoyó es de la mía, siempre viaja con nosotros vayamos donde vayamos.

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …