Ir al contenido principal

Cachís la mar!!


Miro esto y me consterno. Siempre he sido amante de las nuevas tecnologías. Jamás le he puesto mala cara a ningún gadget de última generación. En la medida que puedo trato de comprenderlas y aprovecharme de sus ventajas. Disfruto con ellas incluso. Pero con lo del libro electrónico se ha colmado mi paciencia. Pensar que en el 2018 estaremos acostumbrados a él me aterroriza.
Revisemos la historia. ¿Desde cuándo existen los libros? No nos vayamos a los manuscritos. Pensemos en Gutenberg y en su maravilloso invento, la imprenta. Viajemos a 1450 en el momento que al aleman se le pasó por la cabecita esa idea. Y contemos, contemos cuánto tiempo ha pasado desde entonces. Más de 500 años disfrutando de ese tacto inconfundible de libro nuevo, del olor maravilloso que sentimos al abrir sus páginas por primera vez, y por última también, de las notas que escribimos al leer algo que nos emociona, de las marcas que dejamos para no olvidarlo, de la sensación maravillosa que tenemos al prestar un libro a un amigo, a un familiar, a un compañero, como quien presta un tesoro personal y muy especial. En fin cómo narices pretenden cargarse todo eso en 9 años!!!
Ayer vi a un tipo la mar de gracioso que entrevistaban en la televisión y que decía que lo que le cabía en su libro electrónico era impensable que le cupiese en su apartamento. Vale, está claro que no todos somos lores ingleses con mansiones de 5000 metros cuadrados e inmensas bibliotecas donde guardar a buen recaudo nuestra impresionante colección de libros que jamás vamos a tener tiempo material en nuestra vida para leer. Pero una humildemente tiene su rinconcito para guardar sus tesoros favoritos y si no le caben en él, los pide prestados en la biblioteca, o se los pide a sus amigos, vaya, lo de toda la vida, ¿o no?

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
A mí es que me hacen gracia esos que anuncian el final de algo, de lo que sea, erigiéndose en portavoces de toda la humanidad...

Yo creo que hay sitio para todo. Indudablemente, el olor de un libro viejo es algo que todo el mundo debiera sentir. Pero la tecnología ofrece posibilidades que no hay que despreciar.

Más que libros, lo que sí tengo es muchísimos cómics escaneados. Internet me ha permitido llegar a publicaciones que de otra forma ni habría visto en toda mi vida. Con los libros 'tradicionales' hay más opciones, supongo, pero aún así el formato digital tiene sus aplicaciones, ¿no?
Vargtimen ha dicho que…
No pienso comprarme uno hasta que los fabriquen con antivirus incorporado que detecte los libros de Lucía Etxebarría.

La verdad es que donde se ponga el placer de sentarte en un sillón con un buen libro en las manos, un café a un lado y una estantería repleta detrás, que se quite todo. Pero puede ser util para cuando vas en el metro, de viaje, de vacaciones, para que los estudiantes lleven todos los libros de clase en poco espacio...
Arual ha dicho que…
Desde luego lo del libro electrónico puede acabar con los problemas de espalda o de riñones que arrastramos generaciones y generaciones de estudiantes por culpa de las mochilitas, primero cargadas en la espalda y ahora arrastradas con ruedas.
El Impenitente ha dicho que…
El placer de ir formando tu propia biblioteca. El placer de pasar las páginas. El olor de los libros. No creo que puedan con eso. Los libros no son un problema de espacio.

¿Para qué quieres un millón de libros en un artilugio electrónico si no te los vas a leer?

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…