Ir al contenido principal

¿Rutinas?

Si hay una cosa buena de los bebés es la rutina. Sagrada rutina. Una puede predecir con exactitud casi milimétrica lo que van a hacer. El mío es más rutinario que un lord inglés. Hasta cuando hace "popo" lo hace a su hora. Esto se cumple siempre y cuando no tengas algo que hacer en medio de sus rutinas y tú hayas previsto que éstas funcionen para que todo salga bien. Un ejemplo: tienes cita con el pediatra como ayer por la tarde. Piensas sobre las tres y media se duerme la siesta, a las cinco más o menos se despierta, le doy merienda, y después el paseito en lugar de encauzarlo al parque o al centro lo dirigimos al CAP, y así a las seis llegamos de sobra a la consulta médica. Esa es su rutina. Nunca falla. Mentira cochina!!! Claro que falla, falla cuando tienes una hora a la que llegar. El nene no se duerme, cuando lo hace lo hace tarde. Luego no se despierta. Mamá tiene que hacerlo. El peque se pone de mala leche. Mamá también. Merendamos un potito de frutas porque no nos da tiempo de ponernos a preparar un rica papilla casera. A regañadientes nos cambiamos a la velocidad de la luz. Salimos disparados de casa como si lleváramos al Challenger en esa parte de la anatomía humana donde la espalda pierde su nombre. Llegamos al CAP. El médico no pasa consulta. Una señorita "amabilísima" de recepción me dice que me han llamado pero que me encontraba ausente... ausente dicen qué graciosa. Como el nene tiene mucho resfriado pido que me pongan en la lista de incidencias, ahora no se llama urgencias, modernidades!! Nos sentamos, tomo aliento, y entonces le veo esa carita tan peculiar que pone cuando se va patas abajo. Bufff pero si tú nunca haces "popó" a estas horas "darling". Pues bueno hoy sí. Corre, corre a casa de la abuela que vive a un tiro de piedra del CAP. A la velocidad de la luz le cambio y salgo volando de nuevo. En el camino me encuentro tres conocidos o más que me paran para ver lo guapo que crece mi niño. Quedo fatal al salir de estámpida aludiendo que tengo mucha prisa. Llego a la consulta justo en el minuto en el que el médico pronuncia el nombre de mi hijo. Entramos. No me dice nada nuevo. Sácale los moquitos varias veces al día y si tiene fiebre dale Apiretal. Para esto mil años de medicina. En fin cabreada me voy. Qué tarde! Miro a mi hijo que me sonrie desde el carro y le digo a él y a mí misma, por tí esto y muchísimo más amor!!!!

Comentarios

El Impenitente ha dicho que…
Dalsi y Apiretal siempre, aunque se rompa un brazo.

La ley de Murphy nunca falla.
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Je, je, je, me ha encantado el relato... Ya sabes que el enano es quien manda y quien decide todo, así que...

Estoy con el amigo Impenitente, Murphy no falla nunca...
Mae ha dicho que…
jajaja.
Me ha parecido un post genial, y al final, hasta me has puesto los "pelos de punta".
Si es que los críos nunca se sabe por donde van a salir.
Supongo que será un simple resfriado.
Si le da mucha fiebre, apireal y Dalsy, cada 4 horas (intercalados), y así, baja antes.
HIja es que después de tantos años en farmacia lo de una es deformación porfesional, jiji.
Me alegra saber que todo va bien.
DEsde Ahora estaré mas presente, porque parece que ya me he hecho un poco a mi nueva vida "de vuelta al trabajo".
Muchos besos guapa!
Reverendo Pohr ha dicho que…
Mil años de medicina... pero la misma humanidad de siempre!!!

¿Quién dijo que el stress es un un invento post-moderno?

Greetings

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…