Ir al contenido principal

Hacer planes con niños, o lo que es lo mismo, misión imposible.

En la reunión del cole su profe lo dijo, el nene nunca se pone enfermo, tiene las mejores estadísticas en eso de su clase, en eso y en altura, porque también es el pino de su clase. Y yo orgullosa, no orgullosísima de tener un machote sanote en casa, para que os voy a engañar. Pero claro si hay que ponerse malo uno se pone cuando la familia tiene planes. 
Un año hace que sabemos que el 5 de mayo de este 2013 íbamos de comunión, y no una cualquiera, la ahijada de mi socio es la comulgante, no podíamos fallar al evento, claro, bueno no podíamos pero puede que fallemos porque claro el sanote machote de mi hijo ha decidido coger la varicela justo esta semana, pobrete no es que lo haya hecho aposta pero siendo que la varicela rondaba desde hace casi un mes por su colegio también ha sido mala pata que haya ido a topar a nuestra puerta justo ahora. Y aunque la ha pillado muy leve, con poca erupción y nada de fiebre, dado que esta vacunado, ésta ha venido acompañada de un simpático resfriado con tos muy fea, muy fea, que ya lo ha hecho vomitar un par de veces esta noche. 
A todo esto está el bebé que evidentemente tiene todos los números de contagiarse de varicela en las próximas horas, días o semanas, y que por supuesto aún no está vacunado,  y que además por sus partes ha decidido enseñar sus primeros moquetes y su primera subida de fiebre justo también esta semana, ha sido leve, poco más de 38º y fue hace un par de días, los mocos persisten cual galo ante romano, pero en poca cantidad, y la tos es casi imperceptible, pero ahí están por primera vez en su vida instalados en el cuerpecito de mi retoño chiquito, y la de veces que volverán.
Y todo esto si lo cuento es para confirmar una vez más que con niños no se pueden hacer planes, que cuántos más planes haces y más ilusión les pones, Murphy aparece con todo su esplendor para chafarlos. Y no es que ir de comunión me vuelva loca pero una es tacaña, ya lo he dicho por activa y por pasiva, y se había gastado ya unos euracos para que toda la family fuera la mar de compuesta al evento y sino vamos al evento qué, los modelitos en el armario se quedarán, y sé que es frívolo pensar así pero vamos yo puede que lo amortice en otro evento porque no crezco, mi marido si no engorda también, pero los retoños que tienen una curva de crecimiento que ni la del Everest dentro de dos meses ya no les vale las ropitas fashion que mami les compró y eso sí que me fastidia, lo he dicho soy tacaña, y también un mamá preocupada porque no le gusta ver malitos a sus peques, a ver si vais a malpensar, he dicho.


 

Comentarios

Marieta ha dicho que…
Jo, que pena, pobrecillos..no hay nada como hacer planes con enanos de por medio, se chafan fijo...por aquí también tenemos los virus, mocos y toses (con vómitos incluidos ) instalados desde hace 2 semanas..
A ver si mejora la cosa y podéis ir a la comunión.
Arual ha dicho que…
Pues al final fuimos sí, jeje!!! Murphy se despistó con nosotros.

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …