Ir al contenido principal

Las vicisitudes de este verano en particular.

Este verano me estoy dejando un riñón en facturas de taller de coche, vamos que si miras mi cuenta corriente es como si me hubiera ido a las islas Mauricio por lo menos pero sin ir, y no veáis como fastidia. Nuestros coches, tenemos dos porque los necesitamos para trabajar, han decidido que como en el taller no están en ningún sitio, y se van turnando en averías semana sí semana también, para irse a lo que llamo yo "taller-spa", vamos que nosotros nos nos relajamos pero ellos se relajan a gusto allí. Yo que quería ahorrar un poco y amortizar hipoteca, ya que nos quedábamos sin viajecito, y ya me he gastado todo lo ahorrado en facturas de taller xddd. Desde que estamos juntos, mejor dicho desde que estamos juntos y nuestra economía lo podía soportar, mi socio y yo siempre viajábamos en verano. A veces también hacíamos alguna escapada en invierno pero la de verano era fija. Cuando nació nuestro tesoro cambiamos la forma de viajar, y ya no íbamos tan lejos y hacíamos las escapadas más adaptadas a su ritmo. Pero este año con la crisis y el miedo a lo que pueda pasar hemos optado por no ir a ningún lado y quitarnos ese gasto "superfluo" para invertirlo en algo más práctico, amortizar hipoteca un poco con parte de los ahorros y el resto guardarlo por si las cosas se siguen poniendo así de feas que pinta que sí. Lo pongo entrecomillado porque unos días de asueto los tres juntos lejos de todo y de todos era pura terapia. Ahora leo a muchas mamis bloggeras como han disfrutado de sus vacaciones y me muero de envidia, pero es que ese descanso es esencial y las entiendo. Ya os digo para mí era lo mejor del año y nos iba de maravilla. Sí que desconectamos cuando nos vamos al pueblo pero allí rodeados de la familia no acabamos de despejar nuestra mente de todo y menos cuando estas enzarzada medio día en discusiones con la suegra y el resto con mi madre... xdddd!!! En fin pero es lo que tiene, aún gracias que tenemos pueblo y bien bonito, y también que vivimos a un tiro de piedra de la playa y que las tardes como ayer las pasamos allí la mar de bien. No voy a quejarme mucho porque motivos gordos tampoco tenemos, de momento. Aún con todo no pude resistirme a buscar algún chollo u oferta de poquitos días para escapar aunque fuera solo un suspiro, de todo, y encontré una casa rural bien de precio en la provincia de Girona así que allí nos iremos unos cuatro días a respirar aire fresco a finales de agosto y conocer la zona de La Garrotxa que hace mucho que me apetece visitar. Fresquitos estaremos por allí y nos recuperaremos de la ola de calor que amenaza con venir estos días y que miedo me causa de verdad. Anoche mismo, no sé si por las hormonas del embarazo o que, me dio un sofoco de calor en la cama tremendo, mi socio me decía que no hacía tanto calor pero yo ebullia por dentro, qué mal rato pasé, tuve que salir a la terraza y sentarme un rato incluso porque me ahogaba. En fin espero que no me pille mucho estos días de calor que anuncian porque os prometo que me pongo fatal. Cruzaremos los dedos!

Comentarios

Maria MiPequeñoKoala ha dicho que…
Animo preciosa, si te sirve de consuelo, nosotros tampoco nos hemos ido de viaje este año, hemos estado una semanita en casa de mis suegros en la playa y ya está. Pero si te digo la verdad, ver que hemos conseguido ahorrar un poquitin compensa el esfuerzo, necesitamos ahorrar lo máximo y más sabiendo q es casi seguro que el verano que viene estemos poniendo rumbo a Inglaterra a vivir... Un besazo fuerte
Arual ha dicho que…
Lo peor es que con las averias no hemos ahorrado nada, qué horror!! Así que os váis a Inglaterra? Y eso? Ya contarás!!
Arual ha dicho que…
Por cierto voy tan despistada que ni había visto que cerraste el blog. Ya ves que el mío lo tengo con menos actividad pero es que cuando el blog agobia y es una obligación mala cosa, mejor dejarlo. Un besazo!!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Latitud: 43.31432 | Longitud: -1.877187 Altitud: 16 metros

Te hablo de unas coordenadas. Te hablo de un punto en el mundo. En la tierra. Un punto de inflexión en mi vida. En tu vida. En la nuestra. Y un día de abril por la tarde dimos el paso. Ahora ya no hay marcha atrás.
Hace 12 años que mi corazón late más fuerte de lo normal. A veces lo hace a un ritmo pausado pero cuando te siento mi pulso se acelera y ya no hay marcha atrás.
No había sido mujer de flirteos jamás. De hecho creo que no sé flirtear. Y me ha desconcertado siempre que alguien intente flirtear conmigo. Pero recuerdo cuando tú empezaste a hacerlo conmigo tan directamente, en aquel entorno virtual que ahora me parece lejano y confuso.
Tocaste mi fibra sensible hablándome de lo que sabes que me apasiona, el cine. Y quise huir. Me resistí. Sabía que no estaba bien. Pero qué es lo bueno y lo malo? Cómo puede ser malo algo que te hace sentir feliz? 
La distancia fue una bendición para salvar el peligro que suponía sentirme tan atraída por ti. Una vez nos acercamos. Estuvimos cerca.…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …