Ir al contenido principal

En busca de la paciencia perdida.

Aunque me cueste horrores reconocerlo soy una impaciente de tomo y lomo. Por más que intento evitar esta actitud, por más que trabajo en reforzar ese bien tan preciado y tan escaso como hoy en día es la paciencia, he de ser sincera conmigo misma, fracaso estrepitosamente. Y mi comportamiento esta semana lo explica perfectamente.
Veréis que estoy bastante ausente de la vida blogger, entre el trabajo que me agobia estos días con asuntos pendientes a millones a la par que urgentes, mi suegra (este tema merece capítulo a parte pero creo que lo voy a obviar porque la verdad no vale la pena ni desgastar fuerzas escribiendo sobre ello) y por último yo misma que estoy un poco más plof de lo habitual y me tomo las cosas fatal, estoy que sinceramente no doy pie con bola. No tengo tiempo para nada, y la sensación de desorganización en mi vida me reconcome, sobre todo porque veo que afecta a mi hijo y ahí no transijo.
Esto no es nada distinto a cualquier otra época de estress en mi vida pero claro ha habido una gota que ha colmado mi vaso. A ver si lo adivináis...... Va que es fácil, os voy contando. Ya os hice una pincelada la semana pasada sobre el adios al pañal que inciamos con mi pequeño. La verdad es que empezamos porque las circunstancias parecian ser las propicias y pasando del hecho de que no fuera verano, y es que no todos los niños pueden sentirse preparados justo con el buen tiempo, es imposible. En fin que lo vi bastante claro, lo valoré con su tutora de la guardería y comenzamos la aventura. La primera semana el éxito fue mayúsculo, yo no quería ponerme muy contenta por si las moscas, pero era un hecho que mi niño lo estaba haciendo muy bien, ya lo comenté. El fin de semana habíamos previsto escaparnos al pueblo y así lo hicimos. Sabía que el cambio de rutina que supone eso podría afectar al proceso de control de esfínteres pero la verdad es que quise continuar con nuestro plan sin más. Nada más llegar vi que mi pequeño no se relajaba en el wc de la casa del pueblo y no lograba hacer pipí. Había aguantado todo el viaje y al llegar me dijo que tenía pipí, normal, lo senté y nada. Al cabo de poco rato cenando se meó encima. Yo sin perder la calma lo cambié y le resté importancia al accidente. Al día siguiente tampoco logró hacer pipi en el wc de casa de mis padres y otra vez tuvo escape de tanto aguantar. Meó a las doce del mediodía pero aguantó sin lograr hacer otro pipi hasta las siete de la tarde y éste lo hizo en el wc de casa de un amiga mía donde habíamos quedado para tomar café y que jugaran nuestros niños. El domingo la tónica fue la misma, lo sentaba en el wc pero ni una gota, se aguantaba el pipí y cuando no podía más se meaba encima. La verdad es que me alivié a mi misma justificando este retroceso por el cambio de rutina, pero el lunes al volver a la vida normal la cosa no mejoró. En la guardería estos días lo ha ido haciendo más o menos bien, excepto ayer que empezó con pipís pequeñitos y claro cuando salimos por la tarde en casa de mi suegra tuvo un accidente de los gordos, vamos que se confundía su meada con el mismísimo Ebro que pasa cerca. Ya en casa volvimos a estar en las mismas, se sentaba pero no lograba que saliera ni una gota. Esto ya sé que no es nada malo. Este proceso puede ser largo y difícil y tanto es así que ahora mismo estoy dudando incluso de si estoy haciendo lo correcto quitándole el pañal en este momento, pero es que el mes de septiembre, y sobre todo el comienzo de P3, están a la vuelta de la esquina, y para entonces no puedo llevar al peque con pañal (un planteamiento muy absurdo porque es muy estúpido creo poner fechas límite en la adquisición de habilidades de un niño, a ver a que niño se le plantea, va que tú a los 12 meses ya tienes que andar xddd, pero bueno...). En fin que me voy por las ramas, la cuestión es que me sé la teoría de maravilla, sé que no debo presionar al peque, debo respetar su proceso madurativo al máximo y no forzarle, prohibido reñir, prohibido agobiarme y agobiarle a él, debo ser un pozo de comprensión, lo sé, lo sé, todo, pero ayer mi actitud fue totalmente distinta, hice todo lo que no debe hacerse y después me sentí tan mal, tan miserable. Ahora me desahogo aquí pero sé que el problema principal soy yo y mi paciencia, mejor dicho, mi no paciencia, ¿sabéis algún sitio donde vendan una poca? Soy capaz de pagar millones!!!!

Comentarios

Nieves ha dicho que…
El proceso de quitar el pañal no es fácil y en tu caso mi consejo es que no te rindas hay personas que te diran a mi niño en tres dias se lo quité (yo lo pongo en duda pero bueno ya se sabe cada niño es un mundo) yo empecé en mayo del año pasado y hasta finales de septiembre no pude decir por fin lo tenemos superado y aun asi algun accidente esporádico ha habido.

Y una amiga cuando yo le comenté la preocupación dice que algunos niños duran un año y que es normal.

Y eso de cambio de sitio es muy normal y cuando juegan con otros niños pues pueden que apuren hasta el ultimo momento y al final pues haya un accidente.

Yo para mí fué cambio díficil pero no hay que rendirse.
mamadejulio ha dicho que…
Pues yo poca paciencia puedo regalalarte ya q tengo muy poca.
Solo mandarte muchos ánimos y q pasara. Nosotros empezamos este fin de semana, lo vamos a flipar!
Treintañera con hijo ha dicho que…
Mucho ánimo. Mi hijo también tuvo sus accidentes al principio y tampoco le salía siempre que quería. Nosotros ibamos con su orinal a todas partes e incluso le hemos puesto en el orinal en la calle si lo pedia. Ahora ya lo hace en cualquier sitio pero al principio solo en su orinal.
LA TETA REINA ha dicho que…
Paciencia no sé donde la venden, si me entero te aviso, si queda algo después de arrasar yo con ella, bueeeno, te dejaré un poco!

Y lo del pañal, voy a ser clara, ESTOY ACOJONADA, yo no veo a Boliche preparado, es más, le veo todavía muy pequeño y verde, así que poco te puedo decir xq no sé a que te estás enfrentando.

Suerte, ánimo y paciencia.
Y cuentanos. Espero tus buenas noticias!!!!

Mil besos
porfinyomisma ha dicho que…
oye guapa, nada de venirse abajo, eh?
q todas tenemos días q no hay quien nos aguante, y no es q tengamos poca paciencia, es q gastamos mucha ;) (solamente la suegra agota gran parte de nuestras reservas, no lo sabías? en algunos casos son como un agujero negro para la paciencia, nos dejan en números rojos)
En cuánto a lo del pañal ¿q puedo decirte? que aún tienes tiempo, que lo vas a conseguir, y que todas sabemos que la teoría a veces no tiene nada q ver con la práctica, así que no te fustigues y sé indulgente contigo misma.
Un abrazo muy fuerte... y ánimo :D
superamatxu ha dicho que…
Yo ya sé que mucha gente cuenta que le quitó el pañal y ya está, todo fantástico. Yo lo he quitado dos veces, y las dos veces me ha costado y ha sido un proceso que me ha puesto de los nervios, toda un prueba de paciencia!
Los niños suelen tener a veces pequeños retrocesos, es normal. Por eso, yo te animaría a seguir intentándolo un poco más. Ya habeis empezado y ha habido días que lo ha hecho muy bien. No te dejes vencer por unas pequeñas derrotas. Haces bien: no le des importancia y seguid intentándolo un poco más.
Muchos besos y mucho ánimo!
Arual ha dicho que…
Gracias por los ánimos chicas! Parece que este finde largo (el viernes fue fiesta local) ha ido un poco mejor, aunque vamos a ser prudentes y no cantar victoria antes de tiempo.
Teta y Mamadejulio, mucha suerte en el proceso que empezaréis en breve y mucha paciencia, valga la redundancia!!
ANA CARDENAS ha dicho que…
Mucha paciencia que todo pasa,y aprenden enseguida,con mi nena tardé una semana,parecía imposible,pero lo conseguimos!
a partir de hoy tienes aquí una seguidora más!
Te invito a mi blog,por si nos quieres conocer un poquito:
http://www.kanguret.blogspot.com/
Arual ha dicho que…
Gracias Ana, visitaré tu blog también! Jo qué suerte, una semana para quitar el pañal, como envidio a las que os ha costado tan poco!!

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Feliz San Jorge/Sant Jordi!

Para que nadie se enfade felicito a todo el mundo pero mi corazón es maño, aunque reconozco que la festividad de Sant Jordi me chifla y lo de la rosa y el libro me pierde.


Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …