Ir al contenido principal

La maruja que llevo dentro.


Critico abiertamente a mi suegra porque se pasa las tardes viendo las telenovelas de La 1 y usa una bata horrible para estar por casa. Me rio cuando mi madre se apunta a talleres de patchwork y de encaje de bolillos. Me las doy de mujer madre-trabajadora progre porque estoy a favor de la conciliación de la vida laboral y familiar y porque pienso que la independencia económica de una mujer es el primer paso hacia su verdadera libertad, toma frase! Pero a veces me doy cuenta que soy una condenada hipócrita porque por ejemplo me muero de envidia cuando veo a esas mamis que llevan a sus peques al cole y se van tan ricamente a echar un cafecito con las otras mamis amigas suertudas que se encuentran en la misma situación, y a comprar al mercado, ¿cuándo fui yo al mercado por última vez? Mis compras son siempre rápidas en el Carrefour pasadas las siete de la tarde. Ayer al llegar a casa a las nueve de la noche tras una maratoniana jornada de reuniones con el consejo lloré porque no había podido llevar a mi hijo a su primer festival de navidad en la guarderia, a pesar de que la jornada laboral había sido un éxito y había habido unanimidad en los votos de aprobación de los presupuestos en los que llevo trabajando desde hace varios meses. Y para colmo, en un ataque marujil sin precedentes en la historia de mi vida, vuelvo a estar enganchada a BROTHERS & SISTERS con su tercera temporada. Sí tenía para ver THE WIRE (comprada por mi padre) y el culebrón de Calista Flockhart y Sally Field (pirateado por mi hermana) para empezar, y me decliné por la segunda, un FALCON CREST de nuestros tiempos, con personajes gays y controversias políticas incluídos. Que ya os lo digo que soy una marujona disfrazada de mujer de mi tiempo sin remedio alguno.

Comentarios

Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Bueno, siempre se puede encontrar un equilibrio, ¿no...? No creo que sea hipocresía, es que a veces la vida arrolla nuestros pensamientos sin que nos demos cuenta...
Vargtimen ha dicho que…
¿Brothers & Sisters? Vi algún trozo en la FOX antes de Mujeres Desesperadas y me sacaban de quicio esos personajes.

Si yo tuviera más tiempo libre me engancharía al Falcon Crest auténtico, al de toda la vida, que lo están editando ahora en DVD.
Beau. ha dicho que…
Oye que mal lo de el festival del niño!! yo la vrdd debo decir que si soy de esas suertudas que pueden irse al cafe y a hacer mercado con la calma del mundo y la verdad es que si es muy cómodo para mí, para mis hijos y para mi marido supongo.
Peeeero tu tienes una gran ventaja: tienes tu propio dinero!!!!! y lo puedes gastar en lo que se te venga en gana y no dar explicaciones... gran ventaja la tuya!!! Besos!!
Arual ha dicho que…
Jajaja! Sí Juan son pensamientos arrolladores de verdad.

Vargt de verdad no viste FALCON CREST en su momento? Yo estaba tan enganchada que el martes por la noche en verano día en que lo emitían por la primera no salía a tomar "la fresca" y a jugar en la calle con mis amigos del pueblo por verla... Ahí empezó a fraguarse realmente la maruja que hay en mí.

Beau, pues sí tengo mi propio dinero pero no tiempo para gastarlo. Y bueno lo del festival de navidad fue terrible, aún tengo un nudo en el estómago, te lo prometo.
3'14 ha dicho que…
Uhm... yo tengo tiempo para llevar al cole a mi hijo y recogerlo a las 5h, para asistir al belén viviente que organizan, y tomarme el cafelito muchas mañanas e ir al mercado, y además trabajo TAMBIÉN fuera de casa!!! Y todo esto si una pareja que comparta conmigo las responsabilidades... eso sí, disponer, lo que se dice disponer... no es que disponga demasiado de mi propio dinero... Ser monoparental no permite ahorrar demasiado, y menos, en estos "tiempos modernos" ;) Pero bueno, no me quejo, y por lo menos, para algún cafelillo me da. ¿Y cómo me lo monto, pensareis? bueno, Aru, tú ya lo sabes: Sacrificando muchas horas de sueño y haciendo el condenado turno de noche...

Y a propósito del post: Brothers & Sisters es una gran y asquerosa, tradicional y conservadora serie norteamericana, pero joder!!! Yo también estoy enganchada!!! jajaja En esta vida, se nos permite ser algo incongruentes, no??? No fuera que nos convirtiéramos en las mujeres perfectas ;)

Muchos besos!! Ah! y para aliviarte te diré que tu hijo todavía es pequeño y no se entera de si mami va o no al festival de Navidad... si es por ti, seguro que quien fuera te habrá pasado un documental gráfico en versión foto y/o vídeo que te permitirá hacerte una idea de lo que fue... Pero espera a que sea algo más mayor y sí se de cuenta de las cosas... Uf, ahí sí te aconsejo hagas malabares para combinarlo todo, pero sin estresarse... no es necesario ser la supermadre que participe en todas las actividades escolares, basta con que durante alguns minutos te vea babear y sienta que eres la madre más orgullosa del mundo, y supongo que, en el fondo, lo que necesitan es que les escuches, que te interese lo que hacen y tienen que contar y te impliques en lo que puedas, y en lo que no, lo comprenderán, siempre, eso sí, todo bien regado de mucho, muchísimo afecto, eso, que nunca falte ;)
Arual ha dicho que…
Buff Pi lo peor fue que al no poder estar yo no fue nadie y mi hijo no salió en el festival, se quedó a la retaguardia, mi marido lo tenía aún peor, y mi suegrecita como siempre tenía otras prioridades como la merienda navideña con sus amiguitas del café de la tarde... en fin!!!

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…