Ir al contenido principal

Adaptación a primaria.

La semana pasada hablábamos por aquí de la dura cuesta de septiembre. El reencuentro con la rutina y la vida escolar no estaba siendo igual que otros años, y así lo percibía en el ambiente de mi casa. La intuición de una madre no falla, y el viernes me di cuenta de que realmente algo estaba fallando.

Mi mayor al que se le había escapado el pipí dos veces en clase durante la semana había vuelto a salir del colegio con ropa cambiada. Signo evidente de que se había vuelto a mear encima. Al darme cuenta perdí los nervios, me obnubilé y en contra de todos mis preceptos y sentimientos le grité y amenacé con castigarle. Sí hice lo que nunca debe hacerse. Hasta mi socio se quedó a cuadros ante mi reacción.

Al pasar unos minutos me serené y vi cuánto me había equivocado al perder los estribos de aquella manera. Mi hijo si estaba asustado al salir de clase, ahora aún lo estaba más.

Por la noche ya en la cama, en nuestro espacio de confidencias, intenté preguntar qué tal había ido en el colegio siguiendo las pautas de un artículo interesante que leí esta semana en internet. La primera pregunta fue qué era lo más divertido que había hecho y su decepcionante, para mi, respuesta fue nada. Entonces empecé a tirar del hilo y allí mismo él me confesó que no le gustaba el cambio a primaria.

Supongo que él nota este desconetento después de estar tres años seguidos en la misma clase y casi siempre con la misma tutora, excepto por las bajas médicas que ha cogido, a pasar a estar en la parte de los mayores, en otra clase, con otra profesora, con otras rutinas, en fin, imagino que se siente abrumado y no está a gusto. Me confesó que tiene vergüenza de pedir ir al baño de ahí que apure tanto y se lo haga encima. En fin que pude vislumbrar que este inicio de curso está siendo más complicado de lo esperado y que mi hijo lo está pasando mal.

Me quedé muy disgustada y preocupada, y reconozco que en ese momento entristecida también. Al día siguiente veía todo mucho más claro, había que ayudarle a pasar esta adaptación con todo el cariño y apoyo del mundo. Y en esas estamos. Hoy le he acompañado yo al colegio y le he dicho que esté tranquilo y que pida ir al baño con total confianza a su nueva profesora. A ver esta tarde qué me cuenta cuando vuelva a verlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…