Ir al contenido principal

Propósitos y despropósitos.

La relación siempre resulta inversamente proporcional, a más tiempo libre dispongo menos lo aprovecho. Ayer mi hijo echó una siesta de esas de Record Guiness, casi cuatro horas, monumental! Podría haber planchado parte de la montaña de ropa que duerme quieta en la habitación de invitados, podría haber haber descargado las fotos del viaje y empezar a confeccionar el Hoffman que me he propuesto hacer de la escapada a Menorca o colgar alguna aquí en mi blog, podría haberme puesto a avanzar capítulos de la 5a de LOST que al paso que voy me van a adelantar hasta los de Cuatro que ya echan dos cada tarde en la sobremesa, podría haber leído un poquito más del culebrón de moda del verano MILLENIUM (por mi cumple me regalaron la trilogía entera y aún voy por la página 20 del primer tomo, eso no dice mucho de mis habilidades lectoras de antaño que tan tristemente han sufrido un decaimiento en los últimos tiempos), podría hacer tantas cosas, y sin embargo, me pasé la tarde dormitando en el sofá cual marmota.
Y cuando a las 18:00 clavadas, 17:00 en Canarias, mi pequeño empezó a llorar como si le estuvieran arrancando el alma con pinzas de barbacoa (los que tenéis niños sabéis a lo que me refiero), me desperté sobresaltada, miré el reloj y no di crédito a lo que vi, era tardísimo. Así que cogí al vuelo a mi hijo, le di la merienda rápidamente, le cambié el pañal, lo vestí y salí pitando con el coche a casa de mi suegra para dejarlo allí mientras mi teléfono sonaba estruendoso indicándome que mi marido me llamaba nervioso dado que ya estaba llegando tarde a su visita concertada con el dermatólogo.
Llegando a la consulta médica andaba pensando en lo bien que me había sentado esa siesta, en la de días que hacía que no podía echarme una igual porque durante las vacaciones en Menorca habíamos planeado el día de modo que por la mañana visitábamos lugares turísticos, comíamos en ruta y después el peque dormía en el coche mientras nos dirigíamos a pasar la tarde en alguna tranquila cala por lo que el factor siesta salía fuera del plan por completo. En cualquier caso no podía evitar sentir que había desaprovechado la tarde, pero por otro lado había dormido tan a gusto. Y eso no tiene precio la verdad.
Por eso esta mañana al poner un pie en el suelo he decidido seguir con el buen talante y la relajación que me han proporcionado estos días de vacaciones disfrutados y tomarme las tardes con más calma, que lo que no se haga hoy se hará mañana, que ya voy suficientemente estresada todo el año leñes! Y es que siete días en compañía de mis dos chicos, bajo el sol de Menorca, refrescada por sus maravillosas y cristalinas aguas, y alojaada en un hotel maravilloso tenían que dar sus frutos sí o sí.
Así que a ver cuánto me dura este nuevo propósito del verano, testigos sóis!

Comentarios

El Impenitente ha dicho que…
Muy largas son las tardes en verano. Y una tarde de verano sin siesta es como un jardín sin flores.
Arual ha dicho que…
La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Justo después de escribir este post me tocó una tarde y una noche con mi hijo de esas toledanas, toledanas, y ahora en este punto llevo más de 24 horas casi sin pegar ojo.
Juan Rodríguez Millán ha dicho que…
Pues te iba a poner "que dure", pero viendo tu comentario lo voy a tener que cambiar por un "vaya por dios"...

Supongo que es (una de las cosas de) lo que tiene tener un pequeñajo en casa, que hace que tus días sean la más absoluta de las incógnitas...
Arual ha dicho que…
Si ya lo decía Forrest Gump, la vida es como una caja de bombones, nunca se sabe qué te va a tocar, y con un bebé aún menos, :)
Lola ha dicho que…
Pues sí, Arual, te he leido y me ha gustado tu manera de expresarte o sea que volveré a visitarte.
Vive tu vida buscando esos momentos de felicidad que ahora te ofrece, con siesta o sin siesta. Aprovecha cada momento, que es único. Un beso Lola
http://boheme.zruspas.org
Arual ha dicho que…
Vuelve cuando quieras Lola!

Entradas populares de este blog

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …