Ir al contenido principal

Después del parón.

Llevo tiempo deseando volver a escribir. Es una necesidad vital para mí. Como comer, respirar, amar,..

Este tiempo de parón ha sido relativo. No he parado de trabajar, criar a mis hijos, involucrarme en nuevos proyectos, vivir, aprender, crecer como persona.

Arual ya casi no existe, sólo es mi alter ego bloggero, pero mi blog estaba en pausa, y ahora mi necesidad de seguir escribiendo me plantea un dilema. Hacerlo como Arual o con mi verdadero nombre, ese es el dilema.

Salir del armario bloggero o quedarme dentro. Ahí está la disquisición. Sé que en parte sería bueno salir porque gracias a mis perfiles públicos en redes sociales el blog lo leería mucha más gente. Pero por otro lado tengo la sensación de que me desnudaría demasiado. Y no quiero. No puedo. No soy lo suficientemente valiente.

Mientras decido qué hacer sigo en mi anonimato. Y pienso en que muchas cosas no han cambiado tampoco. Sigo siendo madre de dos hijos, uno de casi 9 años y otro de 4 años cumplidos. Sigo siendo esposa. Sigo siendo trabajadora. Sigo siendo cinéfila, y mucho más teléfila. Sigo siendo soñadora. Sigo anhelando viajar más de lo que mi bolsillo me permite.

Y recuerdo cómo empezo todo. Antes de mi maternidad mi blog era personal, muy personal, y lo fui combinando con historias sobre mis pasiones (el cine, la literatura, la televisión, los viajes,...). La maternidad me cambió. Lo cambió todo y entonces pasé a escribir sobre mi experiencia en el embarazo, antes, durante y después.

Esa época fue muy fructífera porque gracias al blog aprendí muchas cosas y también conocí en el mundo 2.0 a gente muy interesante. Muchas de ellas referentes "top" del mundo bloggero maternal hoy en día. Con ellas resolvía dudas, hacía terapia, vamos durante un tiempo leer sus blogs fue esencial para mí.

Luego el peso de tener dos hijos hizo que cada vez leyera menos blogs y escribiera menos aquí por falta de tiempo y finalmente llegó el parón. Desde noviembre de 2015 hasta hoy, 20 de abril de 2017.

El año que se cumplían 10 años de mi blog, 2016, fue un año vacío en estos lares. Ni un post. Ni visitas. Ni referencias. Fue además el año en el que el stress se convirtió en un compañero demasiado asiduo de viaje. Fue el año en que también cumplí 40 años e hice un viaje maravilloso por ese motivo a Alemania con toda mi familia. Justo 10 años después de haber visitado ese país por última vez. Fue el año en que me convertí también en tía y madrina por primera vez. Fue un año díficil pero bonito al a vez.

Y nada de eso salvo lo que plasmo hoy aquí quedó reflejado en mi diario de a bordo más íntimo y personal. Ese que me ayudaba a capear temporales y contar mis alegrías.

Por todo ello vuelvo aquí. Vuelvo porque como os decía, necesito volver a escribir.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…

Guayomini quatu pua!!!

Cuando era chiquita Eurovisión era una de mis noches favoritas del año, me encantaba ver las actuaciones y me divertía de lo lindo con las puntuaciones. Recuerdo que mis padres solían dejarme que me acostara tarde aquella noche. No volví a ver el evento hasta que actúo Rosa a principios de los 2000, al igual que media España, y fue porque por entonces yo era fan de OT y claro no quedaba otra. Después no volví a tener ganas de ver la cutre-gala en la que se ha convertido este concurso hasta el año de Chiquilicuatre, esta vez el "proyecto" de Buenafuente y su gente me hizo gracia, sí ya tenía ganas de que alguien se riera en la cara de los desacatados que organizan el evento, y volví a verlo. Recordemos que ese año logramos una puntuación de lo más digno. Y llegamos a 2011. La razón por la que me planté este sábado delante de la 1 de TVE a ver el concurso no la sabría esgrimir. Ni sabía quien era Lucía ni había escuchado la canción. Pero el hecho de que mi suegra dijera que era …