Ir al contenido principal

Nuevas etapas!

Desde el 16 de septiembre, día en el que publiqué mi último post por estos lares, han pasado un montón de cosas bonitas en mi vida y tenía que acercarme a contarlas.

Justo el día anterior a mi posteo, el 15 de septiembre, mi socio había conseguido trabajo tras estar más de un año en paro pero aún estábamos sin acabar de creernos la buena nueva de ahí que me costó contarlo y hacerlo público, por miedo a que fuera todo un sueño, demasiado dulce, y me despertase de golpe.

El 31 de octubre también se produjo otro acontecimiento maravilloso en mi familia, mi hermana se casó, y fue la boda más bonita a la que he asistido jamás. Y ya no sólo porque fuera la boda de mi hermana, mi niña bonita, sino porque realmente estuvo organizada al detalle y cada momento, cada nota musical, cada gesto y cada palabra emitió pura magia.

En todo este tiempo marcado por las buenas nuevas también he de reconocer que mi vida ha cambiado y es que el tener al socio en casa era un ventaja porque tenía ayuda con los niños y mi nivel de estrés en ese sentido había minorado hasta niveles sólo conocidos antes de mi maternidad. Si que durante muchos años he estado compaginando mi vida laboral con la crianza primero de uno y después de dos niños sin apenas ayuda, pero entonces yo contaba con una reducción de jornada en el trabajo.

El advenimiento de la pérdida de empleo de mi socio y de una oportunidad de ascenso en mi trabajo hicieron que volviera a trabajar a tiempo completo. Así que ahora el hecho de que él trabaje y yo también, ambos a tiempo completo y sin ayuda de terceros está provocando que mi vida sea una auténtica locura porque una vez que salgo de la oficina tras una larga e intensa jornada laboral, gracias que tengo horario europeo y a las 5 estoy fuera, empieza mi periplo de recoger a los niños y ocuparme de ellos sola hasta la hora de dormir ya que mi socio suele llegar cuando ya los tengo a ambos con pijama y a punto de entrar en la cama.

Así que ando arrastrada y agotada cada día y a las 10 de la noche como máximo estoy en cama totalmente fundida y sin pilas.

La vida adulta tal y como yo la entiendo, ver la tele, series, alguna peli, leer libros o achuchar a mi amorcito, ya no existe apenas. Y las únicas conversaciones que no versan con una personita de menos de 150 cm fuera del trabajo son las que intercambio brevemente con algún vecino en el ascensor, porque el resto del planeta ni me ven ni me oyen... He desaparecido!

Pero estoy feliz de ver a mi socio feliz con su trabajo nuevo, y también de estar por mis pequeños el rato que estoy con ellos al 100%, porque ellos me lo agradecen, aunque mi casa esté llena de montañas de ropa sucia y cenemos más habitualmente de lo que desearía cenas express por falta de tiempo para cocinar. Y respecto a mi vida adulta sé que algún día la volveré a tener, igual ya no existe la tele y volamos con coches por el espacio, pero ese día llegará.

Hasta entonces vuelvo a mi rutina loca otra vez, y espero no tener que tardar tanto en poder encontrar un mini hueco para escribir aunque sea un post rollero como el de hoy, sean felices!





Comentarios

Armandilio ha dicho que…
Buenas, decirte que he compartido esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más:

http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-una-madre-con-tatuajes-ser-como-tu-madre-y-mas

Un saludo!
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias!
Arual

Entradas populares de este blog

Burning night.

Voy falta de sueño, bueno de sueño y de muchas otras cosas, y puede que eso nuble mi entendimiento, como la solteras nublan el entendimiento de Carlos Baute y lo dejan colgado no precisamente en sus manos cada tarde en esa cosa que se parece a un programa pero que la verdad no acabo de entender muy bien que es y que se llama ELÍGEME. ¿Pero Carlos Baute no prefería a los estibadores portuarios? Siempre lo había creído así pero viendo como desnuda con la mirada a las mocetonas que entran en su plató tengo una duda más que considerable al respecto.
En fin a lo que íbamos que tengo la cabeza un poquito atolondrada (ufff esta palabra que acabo de usar era la favorita de la Hermana María, mi profe de mates de 8º EGB, así de repente me ha venido un flash de su imagen a la cabeza, no os digo que no estoy fina...) y puede que eso haga que ande un poco monotemática, pero tenéis que perdonarme, I'm happy, so happy, y no se me puede aguantar, I know.
Y es que esta noche... VAMOS A QUEMAR MESTAL…

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Mi último gran error, teletrabajo en la baja maternal.

En mi trabajo y concretamente en mi departamento ha habido en los últimos dos años cuatro embarazos, el último el mío. Con la crisis y los recortes, que os voy a contar, se decidió no sustituir esas bajas maternales y siempre nos hemos ido apañando entre el resto para sacar adelante el trabajo de la que no estaba. La baja anterior a la mía fue de una mama primeriza muy responsable en su trabajo, dicho sea de paso, que se ofreció voluntaria a teletrabajar desde casa para que no nos colapsáramos tanto las que nos quedábamos en la oficina y al gerente de la empresa le encantó la idea. Ella estaba de baja pero se apuntaba las horas que hacía en casa y luego esas horas se las descontaría a la vuelta al tajo.
Cuando me quedé embarazada y al cabo de tres casi cuatro meses lo conté en la empresa mi jefe no tardó ni cinco minutos en proponerme que hiciera lo mismo que mi predecesora en estado. Y yo la verdad es que inconsciente, le dije que sí.
Con el paso de los meses seguí manteniéndome en e…