Ir al contenido principal

Los "roces" en el parque.

Llevamos más de un mes en primaria, bueno mi hijo mayor lleva más de un mes en primero de primaria, y al principio fue duro como ya os conté en un post anterior. 

Poco a poco parece que el tema va mejorando, él ya va más contento al colegio, no ha habido ningún incidente más con el pipí, y en general veo que está feliz en su nueva etapa escolar. En casa también su comportamiento es mejor, más tranquilo y sosegado. Se le ve menos agobiado.

En cualquier caso sigo preocupada porque aún hay algo que no me acaba de cuadrar, aunque sale contento del colegio, después en el parque, antes de ir la extraescolar de turno si hay, o de ir simplemente a casa, siempre presencio peleas. 

Las tardes en el parque con sus amigos antes era un disfrute y ahora no lo son, la verdad. Casi siempre veo burlas, estirones y gritos, y las madres y padres observamos absortos el conflicto sin saber qué hacer. Los niños se van enfadados a casa y por mucho que preguntamos nunca acabamos averiguando qué ha pasado exactamente. Si la cosa sube mucho de tono, intervenimos los mayores pero no logramos nada. Las mediaciones entre niños de primero de infantil alcanzan el nivel de las mediaciones internacionales de la ONU en dificultad, o al menos a mí se me antojan igual de complejas. 

El caso es que no entiendo qué sucede. Antes el mismo grupo de niños jugaba tranquilo. Había algún roce pero no era algo repetitivo. Simplemente dejábamos los mayores que lo solucionaran ellos y habitualmente la pelea no iba más allá. Ahora es una rutina. Cada día lo mismo. Y la verdad no lo puedo comprender. 

Mi hijo es un bonachón. Desde bebé siempre se mostró muy tranquilo y poco movido. En la guardería tenía fama de bueno. Su profe allí aún sigue recordándomelo cada vez que me vuelve a ver. En casa le inculcamos la no violencia con esmero. Estamos convencidos de que no hay que pegar y predicamos con el ejemplo. Además es muy cariñoso y simpático. No en vano me consta que en el colegio sigue teniendo ese comportamiento en los patios y por supuesto en clase. Por eso no me cuadra que en el parque acabe siempre tensado, iracundo, y además con los que se supone que son sus amigos desde P3. 

Su actitud no es individual, es colectiva, lo observo cada día, pero eso no me da ningún tipo de alivio porque veo que cada vez es más tensa la situación. Y la opción de dejar de ir a jugar tampoco me parece demasiado sensata. Su vida social es importante. Debe poder disfrutar del aire libre y de las relaciones sociales, pero no sé si a eso que hace cada tarde se le puede llamar disfrute.

En fin que no paro de dar vueltas al asunto y no sé cómo abordarlo. ¿Tenéis experiencias similares?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Repetición de la prueba del talón.

El lunes una carta me dejó muy preocupada, era del Clínic de Barcelona y me decían que había que repetir la prueba del talón de mi bebe para completar resultados. Como hago siempre, y no debería hacer nunca, me puse a buscar en google qué podía implicar y claro allí me salieron todas las plagas bíblicas y como madre no veáis lo histérica que me puse.  Para explicar mejor en qué consiste la prueba y qué enfermedades detecta enlazo el post al respecto que la Dra. Amalia Arce escribió en su interesante blog, si lo leéis imaginaréis lo fatal que que me quedé ante la situación. Aquella misma tarde tenía consulta con el pediatra para la primera revisión y se lo comenté, no era mi pediatra de cabecera sino un sustituto, que revisó al niño y trató de tranquilizarme, pero con cierta frialdad la verdad. Un rato después eché mano de parte de mi tribu de mamis twitteras y ahí sí obtuve apoyo reconfortante, también por parte de la propia Amalia Arce que me envió un mail enseguida para responder a …

Feliz San Jorge/Sant Jordi!

Para que nadie se enfade felicito a todo el mundo pero mi corazón es maño, aunque reconozco que la festividad de Sant Jordi me chifla y lo de la rosa y el libro me pierde.


La locura de organizar el verano.

Este año de momento aunque no sé si durará mucho mi marido y yo continuamos trabajando, y digo yo que no sé si durará mucho porque con la que está cayendo no estar en el paro es casi un milagro. Así que por suerte diremos tocará organizar la largas vacaciones escolares de nuestro retoño. Yo ya llevo una semana dándole vueltas al asunto y lo único que tengo resuelto por el momento es el final de curso. En junio aquí el cole se acaba a mediodía y menos mal que en el de mi hijo han tenido a bien dar servicio de comedor por lo que podremos recogerlo a las 3, algo es algo. La tarde la pasará conmigo que por algo tengo reducción de jornada en el trabajo. Lo peor será a partir del 21 de junio día en que se acaban las clases. El verano es largo y aún no sé cómo me lo voy a montar. En el colegio de mi hijo organizan unas "estades d'estiu" que se dice por aquí  en el mes de julio y que tienen el maravilloso horario de 9 a 1 y de 3 a 7, sin posibilidad de comedor seguramente, porqu…