sábado, 31 de marzo de 2012

Un adios de verdad.

Esta noche he recibido una triste noticia que me ha dejado muy plof. Un excompañero de trabajo con el que tenía una relación de amistad muy especial ha fallecido. Estuvo en mi boda, me acompañó en los primeros días como madre, pasamos horas cuadrando complejas horas de cálculo, nos hicimos amigos sin más. Era una de las mejores persona que jamás he conocido. Me enseñó mucho. Hace tres años cuando dejamos de trabajar juntos le dediqué este post. Ya entonces tenía un nudo en el estómago. Hoy me he dado cuenta que nunca más volveré a verle. El nudo es más grande. Mañana me despediré de él. Ahora para siempre. Adios querido A.!


jueves, 29 de marzo de 2012

Frivolidades y desahogos.

Sí, parece que hoy 29M no toque hablar de frivolidades con la huelga general y tal, y menos si pensamos que mañana el Gobierno retomará la saga "Recortes al futuro parte enésima" y ya verás tú que Semanita Santa nos van a dar de penitencias y de llorar, y sin embargo y dado que en este blog mando yo y me apetece porque tengo que autoanimarme, voy a postear un poco en plan frívolo porque yo lo valgo y otro poco en plan desahogo, en mi línea.
En MTV ya ha empezado la segunda temporada de "Alaska y Mario", si Alaska siempre me ha fascinado por su música, y en su momento por la maravillosa "Bola de Cristal", ahora es su marido el que me tiene loquita. Ese tío es genial, exagerado, histriónico, con una pluma especial, me río un montón con él, y es el contrapunto perfecto a su esposa que aunque no lo parezca en su vida privada es mucho más moderada. El programa tiene el estilo del mítico reality de los Osborne en USA, pero mucho más cañí, para que engañarnos. Además de vez en cuando aparecen los compañeros de Las Nancy Rubias y ahí ya es el nivel de genialidad se sube a la nube.
Ya han anunciado que no va a haber tercera temporada del reality más rocambolesco de la tele, con permiso de GH que hace mil años que no sigo por cierto, por eso he de disfrutar esta edición a tope, que parece que será la última.
Y a todo esto y sin que tenga mucho que ver con la temática inicial de este post (madre mía que mezclum tengo en este blog...) os he de confesar que el otro día me quedé patidifusa con unas palabras de mi hijo y con su actitud de estos últimos días. Yo siempre le preguntaba a mi peque, como la madrastra de Blancanieves a su espejito mágico: "¿A quién quiere mi niño más en el mundo?" Y él siempre respondía cariñoso a más no poder: "A mami y papi". Aisss me lo como!!! Pues bien el otro día estábamos en la cocina jugando un rato antes de cenar y le hago la pregunta de marras y va me responde: "A J.". Y yo: "Mmmm qué has dicho?". Y él: " A J." Atónita tras escuchar doblemente el nombre de una de las niñas de su clase le miré con ojitos de cordero degollado. Esto de que tenga ya con tres añitos el primer amor lo llevo fatal. Y él entonces dijo: "A J., a mami y a papi", uyyssss!!! Además estos días sólo quiere dormir con papi, no sé porque pero le pide a él que le acueste y le lea el libro de rigor, que está bien porque su padre está contentísimo, pero yo estoy un poco plof. Si además tenemos en cuenta de que la semana que viene se va con los yayos al pueblo porque nosotros trabajamos y no lo voy a ver de lunes a jueves, pues ahí ando yo con la moral por los suelos. Tampoco ayuda que un mes más sigo sin embarazarme y ya van unos cuantos. Aissss!!!

lunes, 26 de marzo de 2012

El lado positivo de la crisis.

Nunca he sido de derrochar, vamos podemos decir que siempre he sido más bien como se dice por aquí, "del puño prieto", pero yo prefiero autodenominarme prudente. Mi marido también lo es. En la época de las vacas gordas sí que viajamos un poco, a mí me chifla viajar, si me toca la primitiva no haré otra cosa, siempre digo lo mismo, pero por lo demás fuimos sensatos. Nada de cochazos, ni de adosados con hipotecones, vamos que nunca entendimos porque la gente quería vivir fardando y por encima de sus posibles, pero vamos aún así dimos el paso. Vendimos nuestro piso por un precio muy superior al que lo compramos, pillamos de lleno la famosa burbuja inmobiliaria, la verdad es que lo compramos en su momento muy barato, y al cambiar a la ciudad de al lado, donde los pisos y la vida estaba mejor de precio, compramos el nuevo a un precio asequible y quedándonos con una hipoteca más o menos igual a la que teníamos antes. Así que diríamos que no arriesgamos, para nada.
Empezó la crisis cuando nació nuestro peque. Las cosas pintaban mal pero no tan mal como se han puesto ahora. Al principio era la bolsa la que caía, con el tiempo las cosas se han puesto feas pero feas y no dejan títere con cabeza. A mi alrededor no veo otra cosa, es imposible que en algún momento u otro del día alguien no comente algo relacionado con la crisis. Con la llegada de un hijo te cambian por completo las prioridades así que la prudencia aumentó. Nos marcamos un plan de ahorro más exahustivo que el que habíamos tenido establecido hasta entonces. Casi cuatro años después los dos conservamos nuestros empleos lo que prácticamente es un milagro. En el caso de mi marido más, no sabemos cuánto durará esta situación pero preveo que no mucho. Y visto lo visto si lo pierde será difícil muy difícil encontrar otro. En mi trabajo las cosa no pintan tan mal pero nunca se sabe con la que está cayendo. Así que desde hace mucho tiempo tengo instaurado el chip de la precaución a nivel alerta. Solo compro la ropa que necesitamos, antes caía algún capricho, ahora no me los permito, comidas fuera las justas, escapadas al pueblo y para de contar, en fin tan "asustada" ando que hasta este verano me planteo seriamente si ir de vacaciones como todos lo años o ahorrar esos euros, y mira que como he contado mil veces en este blog la semana de vacaciones que tenemos los tres juntos es la mejor semana de todo el año porque estar 24 horas solos nos carga las pilas de un modo increíble y además disfrutamos viajando a lugares nuevos pero la verdad es que tengo que reconocer que tal y como está todo no me veo con ánimos de planear nada. Menos mal que tenemos el privilegio de vivir en una zona maravillosa, con la playa al lado, el pueblo cerca, la montaña a un tiro de piedra, en fin que sin movernos de casa tenemos mucho que disfrutar para desconectar.
Sé que no tengo derecho a quejarme, que hay gente que lo pasa mal de verdad, sé que debo dar gracias por estar los tres bien, por tener salud, por querernos tanto y todo lo demás no importa. Así que cada día cuando me despierto pienso que debo aprender de este momento a vivir disfrutando de lo realmente importante, y si esta crisis ha traído algo bueno es eso, nos ha hecho bajar de la nube consumista en la que estábamos subidos todos y volver a valorar las cosas esenciales e importantes de la vida. En los malos tiempos hay que saber ver el lado positivo de la crisis.

viernes, 23 de marzo de 2012

Las estrategias para la midseason de Fox.

Fox guardó dos ases en la manga para la midseason de este año, Alcatraz, estrenada en enero y de la que hablé en el post pasado con sello JJ Abrahams (uno de los creadores de Lost), y Touch, cuyo piloto estaba disponible desde entonces pero que se estrenó oficialmente esta semana el día 19 y llegó a nuestro país tan solo dos días después, serie made by Tim Kring (de la fallida y tediosa Heroes). Me parece curioso que se hayan encadenado las dos apuestas y viendo que con la primera están flaqueando en audiencias, y en expectativas, para que engañarnos y por mucho que me pese, imagino que la estrategia de la cadena será probar las dos y renovar la que funcione mejor.
En cualquier caso el piloto de Touch os he de decir que me ha dado miedo, pero no miedo literal, no el miedo que me dió ver a Michonne en la finale de TWD, no. A ver miedo me ha dado porque la idea es muy buena, y con una base así se puede hacer algo grande pero las expectativas que puede llegar a crear, como ya pasó con Héroes en su momento, pueden inducir a un batacazo mayúsculo como en aquella ocasión. Que Kiefer Sutherland sea el protagonista y que por ahí ande también de secundario Danny Glover me gusta mucho. Que se juegue en el capítulo, al menos en el primero, con la idea de las conexiones entre personas en la que se basa la serie y que se ligan al final es maravilloso. La escena del padre que pierde a su hija y sus fotos del móvil y que las encuentra casualmente gracias a un ingenioso ejercicio de marketing viral al final del piloto es fantástica. Me ha recordado a la maravillosa Babel de Iñárritu, una película tristísima pero a que a mí me encanta.
En fin que me ha gustado, pero que no quiero gritarlo muy fuerte, voy a ser prudente.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Alcatraz y The Walking Dead llegan a su final, por el momento.

El domingo pasado en el aire la finale de TWD y el próximo lunes la de Alcatraz. Dos de las series que sigo y que más polémica crean en la red están llegando a su final. La primera con dos capítulos finales de traca fallera que han asegurado su continuidad por una tercera temporada aunque las críticas sobre el sopor que han causado gran parte de los capítulos de esta temporada desarrollados en la granja de los Greene han sido muchas y variadas. La segunda con unas bajadas de audiencia en USA muy importantes y que hacen peligrar una renovación por segunda temporada peligrosamente. Ni que decir que creo que las dos series se merecen continuar aunque como autocrítica debo añadir que estoy huérfana de serie que me induzca a teorizar y elucubrar constantemente desde que se acabó Lost y yo misma busco una substituta en estas dos candidatas que aunque me enganchan y me hacen vibrar por momentos a ratos me decepcionan.
Pero vayamos por partes, comenzaré con el final de la serie de zombies. Advierto que insertaré spoilers. Llevamos tres capítulos terribles con las dos muertes de los personajes que interpretaban los extremos más claros del dilema moral que plantea la hecatombe zombie: Shane, el tipo hastiado de la vida y violento, que desafía a todo y a todos y que no tiene piedad con nada ni nadie, ni de su mejor amigo, a quien intenta matar, y Dale, el tipo pacífico y optimista, una bomba de oxígeno y aliento para todos sin duda.
Tres capítulos y un descubrimiento esencial, todos están infectados, no hace falta que un zombie les muerda, si mueren se convierten igualmente en caminantes. Es el destino fatal. Este hecho creo que lo cambia todo. Porque explica el pesimismo y la cara de hastío de Rick que era el único consciente de ello hasta ahora. Y porque en el fondo conocer este destino impregna a todos de un halo fatal y más apocalíptico si cabe que supondrá la quiebra psicológica del grupo. Las palabras finales de Rick no ayudan a evitarla, la democracia se acabó. Y me olvido de la pobre Andrea, sola y acorralada, su escena final nos da las claves de lo que será la tercera temporada que llegará en octubre de este año. El personaje que se nos presenta ante ella oscuro y encapuchado es Michonne, según rezan los blogs y foros de series más entendidos que yo en el tema, y abre la puerta para una nueva era en TWD. A mí con esos dos zombies atados me dió más miedo que todas las hordas zombies que han podido aparecer hasta el momento.
Por su parte Alcatraz con el capítulo del lunes también ha abierto la veda a las conexiones y las ataduras de cabo propias de un final de temporada como el que se avecina. No seguir leyendo si no habéis visto el 1x11. En este capítulo titulado "Web Porter", Doc y Rebecca descubren por un video rodado de la época que Lucy también es una de los del 63 y piensan que tal vez ella tenga claves que resuelvan el misterio de la serie, básicamente el viaje en el tiempo de los reclusos. Yo viendo lo perdido que va Hausser tengo mis dudas. Si se supone y se palpa la relación entre él y Lucy creo que él debería saber más cosas, o tal vez no sabe más porque en el breve tiempo que estuvo Lucy en la actualidad ésta no tuvo tiempo de explicarle a su amado lo que sucedió. Así que llegados a este punto creo que es el Alcaide quien realmente tiene las claves de todo y si al final resulta que también ha viajado a la actualidad, supongo que en el capítulo final se revelará ese detalle, la finale de temporada puede resolver algunos de los interrogantes que se han ido planteando en este tiempo: para qué sirve la sangre que sacan a los reclusos, qué se esconde en el agujero cuya llave guarda el Alcaide, qué detona el humo que al final esconde la desaparición de los presos aquella noche de 1963, y muchas otras. Si la serie tiene cuestionada su continuidad creo que lo propio sería cerrar la temporada resolviendo bastantes dudas al espectador, ahora bien supongo que el planteamiento no será este sino más bien tener una segunda temporada con lo que me temo que se nos van a quedar muchos cabos sueltos. El estilo JJ Abrahams es éste, recordáis el descubrimiento de la escotilla del final de la primera temporada de Lost, pues a eso me refiero... La semana que viene lo veremos.

martes, 20 de marzo de 2012

De mal en peor...

El título del post os puede asustar pero no lo hagáis, porque el tema no tiene gran trascendencia fuera de mi persona. Y es que el año pasado mi hijo iba a una guardería adscrita a un colegio concertado religioso. Allí nos tenían malcriados a todos los padres en un sentido, llegaba Navidad, regalito de Navidad del nene monísimo y hecho por él, ja, por la cuidadora pero vamos eso no lo vemos los padres, y yo babeaba, llegaba el día del Padre, regalito monísimo para papi hecho con más amor todavía por el nene, ja, por la tutora, pero ojos que no ven corazón que no siente, y así sucesivamente, hasta llegar al babeo final con el regalito del día de la Madre, donde la menda llenaba no un cubo sino doce de babas.
Ya he comentado varias veces que estaba muy contenta con el centro y de no ser porque ahora vivimos en otra ciudad, a 15 km de distancia pero es otra ciudad, me hubiera gustado que mi hijo hubiera seguido sus clases allí. Pero hay que ser eminentemente prácticos y buscamos colegio aquí. El elegido como he comentado también muchas veces fue el que tenemos al lado de casa. Un colegio laico y público de reciente construcción pero que me gustó mucho, con las dudas habituales, desde el primer momento por su metodología por proyectos y por el personal joven y emprendedor que allí pude conocer.
A estas alturas de la vida mi hijo ya está más que adaptado al centro, va contento, tiene a su pandilla de amigos, y disfruta a pesar de que en este tiempo su tutora ha estado de baja muchos meses  y se ha encariñado un poquito de la sustituta que al fin tuvo que marchar al volver la verdadera propietaria de la plaza.
Pero aquí el funcionamiento es distinto.Ya lo vi en Navidad cuando no hubo festival.... ese punto me dolió, yo que el año pasado disfruté como una enana viendo a mi retoño haciendo de San José en el festival de la guardería. Y así llegamos al viernes. Ayer no había clase y era el día del Padre pero como mi hijo no trajo el regalito especial el viernes yo olvidé al completo la festividad hasta que me di cuenta el domingo viendo las noticias que realmente era ese día el lunes. Como veréis ando en una onda distinta a la de la blogsfera maternal donde todas habéis dedicado unos preciosos post cargados de amor a vuestras parejas, xdddd hay que ver qué rancia soy yo!!! Yo ya ni eso es que ni había preparado el regalito para mi padre ni para mi marido, vamos un desastre!!! A mi padre ya se lo daré cuando vuelva pensé porque en domingo ya no me daba tiempo de apañar ninguna compra de última hora que no fuera una barra de pan o un periódico, y menos estando en el pueblo. Pero con mi marido no tenía nada preparado tampoco y había que correr. Menos mal que el lunes día sin clase pero laborable con tiendas abiertas iba a ser mi salvación. Así que ayer fui presta y veloz a por el detallito para papi y como no insté a mi retoño a hacer un bonito dibujo cargado de amor para su progenitor a falta de manualidad escolar. Lo bueno al final es que papi pudo babear con nuestras sorpresas y no sospechó nada de las carreras aquí mentadas.
Y es que la verdad es que hecho de menos la megacelebración y exaltación de las tradiciones de los centros religiosos, que van en contra de todos los principios de los que presumo, jaja, pero que sirven de agenda maravillosa para las madres megaestresadas y ajetreadas como yo... xddd!!!

sábado, 17 de marzo de 2012

Cine y tele, vasos comunicantes.

El jueves vi "Dexter", la echan en Fox Crime y suelo verla, aunque nunca ha sido una serie que me emocione pero cuando la pillo me engancho y la veo así sin problemas e interesada en la trama. He ido siguiendo más o menos los hilos de todas las temporadas y supongo que se me habrá escapado algún detalle pero más o menos la voy entendiendo en su conjunto, ya que veo que es una serie secuencial que requiere bastante fidelidad. La culpa de todo la tiene Michael C. Hall que desde que bordó su papel en "Six Feet Under" me emboba absolutamente. Y es que aunque hiciera una cutrez de serie creo que igual sería su fan. Es un actor soberbio, en mi opinión de lo mejorcito de la cantera más televisiva, así que si está él para mí la serie ya gana un montón.
Y éste no es más que otro ejemplo de como actores fantásticos que no han tenido mucho hueco en la gran pantalla demuestran que son increíbles desde su trabajo en la televisión. Porque mucho ha cambiado el tema en los últimos años. Antes lo que daba prestigio era trabajar en cine, pero ahora quien más y quien menos se ha sumado al carro de la ficción televisiva dado que hay proyectos más que interesantes y la calidad es en algunos casos sublime. Scorsesse se lió a la manta catódica con "Boardwalk Empire", Laura Linney triunfa con "The Big C" y últimamente también ha cruzado la línea Dustin Hoffman con "Luck" por ejemplo.
Ser actor de televisión ya no es de segunda fila. Ahora los "Emmy" captan tanta atención como los "Oscar" o los "Golden Globe", y la exportación de series yankees o británicas imparable. Porque también los ingleses se han apuntado al carro de la producción televisiva de calidad: "Dowton Abbey" está siendo un éxito indiscutible, y otros trabajos como la reciente "Black Mirror", la brillante "Sherlock" o la transgresora "Misfits" han dado mucho que hablar.
Muchos actores que en la gran pantalla quedaban relegados a un segundo plano ahora brillan con series propias de éxito, os propongo un juego, mirad esta foto:


¿Quién es? Pues claro es John Noble interpretando a Denethor en "El señor de los anillos", pero ahora casi nadie recuerda esta imagen porque su papel en "Fringe" lo ha elevado a la máxima fama.
O recordad esta escena de "Love Actually":


El mejor amigo del novio que se enamoraba de la bella joven que interpretaba Keira Knightley no era otro que Andrew Lincoln, Rick Grimes para los mega fans de la exitosa serie de AMC "The Walking Dead".
Y así podríamos seguir todo el día poniendo más casos...

martes, 13 de marzo de 2012

Demasiado deprisa...

Sabéis que últimamente ando más sensible de lo normal, mis posts dan buena prueba de ello, y no sé si es por esta hipersensibilidad mía o que, estoy teniendo la sensación de que mi hijo crece muy deprisa. El domingo por la noche me puse a ordenar fotos para hacer un albúm, me di cuenta que hace un año que no hago ninguno, y mirándolas aluciné como en este tiempo el bebito grandote que era se ha convertido en un delicioso hombrecito. Y no puedo más que sentir cierta nostalgia de aquellos momentos. No sé si es la ansia por repetir maternidad, las dificultades para lograrlo, el concreto momento que vivo, que se yo, pero lo que sé es que repasando aquellas fotos no pude evitar que se me escapara alguna lagrima por la mejilla. Tanto me advirtieron que el tiempo pasaba deprisa cuando una es madre que creo que pensé que la gente exageraba, pero que va, pasa volando, los meses, las semanas, los días, por Dios, es alucinante como aquel momento mágico del 15 de junio de 2008 se repite fresco en mi memoria y ya han pasado casi cuatro años.
Y es que hace un año él me necesitaba mucho, íbamos al parque y quería que estuviera cerca suyo, jugaba a ratos con algún niño, pero era imprescindible mi colaboración. Ahora sale del cole y va al parque con sus amigos, las madres les acompañamos y vigilamos antentas, pero ya no quieren que participemos de sus juegos, empiezan a formar pandilla, y nosotras ya lo vemos todo desde la barrera. En casa aún juega conmigo, como no tiene hermanos, nos pide a papi y a mí que juguemos con él, a ratos se entretiene solo pero aún sigue necesitando de nosotros, y eso me gusta, me gusta estar ahí, compartir momentos porque sé que dentro de un tiempo echaré la vista atrás y añoraré también esto. Ayssss debo reconocerlo, qué poco me gusta que se haga mayor...

lunes, 12 de marzo de 2012

Intentando ayudar en lo posible.

Este fin de semana ha sido socialmente movidito, vamos que no hemos parado para nada por casa casi. El viernes tarde al salir del colegio fuimos al parque de bolas con los amiguitos del peque, de noche cena de pizza con unos primos, el sábado comida con nuestros vecinos de la urbanización como os conté en el anterior post y tarde de parque, y el domingo para rematar el finde paella familiar. Pues bien a este último evento vinieron unos buenos amigos de la familia de mi marido con los que nos juntamos muy habitualmente que tienen un par de hijas, una de ellas está embarazada, de poco más de tres meses.
Hace un año tuvo un aborto con intervención quirúrgica incluida que la dejó hecha trizas. Ha tardado bastante tiempo en quedarse embarazada de nuevo, y ahora que lo está, anda muy asustada. Tanto es así que se ha cogido la baja laboral para hacer reposo por si las moscas, y está obsesionada con un aparato que escucha el latido del corazón del bebé, muy similar al que usan las comadronas, y que se compró por internet, se lo mira a cada punto para ver si su bebé sigue vivo dentro y le late el corazón, estando en la paella familiar lo hizo hasta en tres ocasiones y vive en un sinvivir. Ni que decir que la entiendo, la comprendo y empatizo profundamente con ella pero me dejó muy hecha polvo verla tan mal. Como yo sé lo que es vivir obsesionada con perder al bebé que llevas dentro, la verdad es que en el único embarazo que he tenido y que ha llegado a buen puerto, el de mi peque, viví con esa idea y ese miedo los nueve meses, me pasé el día de ayer tratando de defender a la pobre moza ante los comentarios que recibía. Y es que no todos pero muchos de los allí presentes no paraban de decir que era una exagerada, que se relajara, que no podía estar pendiente todo el día de su embarazo y no disfrutarlo. Claro para muchos de ellos, vamos para todos exceptuándome a mí, que no han vivido esa angustia en su cuerpo, es fácil hablar y no empatizar con la persona que se consume de dolor ante esta circunstancia, pero aunque no logres empatizar, al menos no hables, cállate la boca si no sabes qué decir, mejor un silencio que no una frase inapropiada. Aquella chica esta mal y después de ayer peor seguramente. Por mi parte le tendí mi mano, la escuché y le dije que si me necesitaba para hablar allí estaría yo, que no la iba a juzgar porque entendía perfectamente su dolor. Y me fui a casa sin poder quitármela de la cabeza. Sé que ella cree que no podrá ser madre jamás, yo también lo pensaba, pero solo pido que lo consiga, xddd, porque escuchándola y viéndola vi como será una madre maravillosa que cuidará a su hijo por encima de todo, porque le ha costado conseguirlo y porque es su sueño.

sábado, 10 de marzo de 2012

Ni blanco ni negro.

Hay gente con la que congenias y punto. Te sientes a gusto desde el primer momento en que conectas con ellos y es una sensación tan agradable que piensas que aquello vale la pena. Mi marido y yo sentimos algo así al conocer a una joven pareja que vino a vivir a nuestra urbanización unos meses más tarde que nosotros. Agradables, educados y con una niña un año más pequeña que el nuestro, tuvimos buen feeling con ellos desde el principio. Como hay piscina comunitaria en verano se hace vida social allí con los vecinos, yo si hay gente maja me apetece más bajar que cuando hay el típico vecino borde que ni te saluda cuando te lo cruzas en el parking o en el ascensor. Así que más o menos ya tenemos unos horarios y unas costumbres por grupos organizados. Son unas normas no escritas pero muy evidentes.
Con esta pareja hemos pasado tardes muy agradables e la piscina e incluso hemos salido a pasear algún día con los peques y las bicis. Así que poquito a poco se ha ido forjando algo que podría llamarse amistad.  Pero hoy ya hemos dado un paso más y antes de que os lo explique entended que aquí en Cataluña y también en Aragón de donde vengo yo, somos norteños, arisquetes más bien, y nos cuesta abrirnos a la gente. Nada que ver con la actitud que he visto cuando he viajado más al sur, donde la gente es abierta y sociable sin más. Pues bueno el paso no ha sido otro que salir por ahí a comer a un restaurante de nuestra ciudad y pasar una tarde de lo más agradable en el parque con los niños. Ella está a punto de tener a su segundo bebé, otra niña, y la verdad es que ha agradecido un plan relajado cerca de casa con niños. La verdad es que hemos estado de maravilla y los niños han disfrutado mucho dado que entre ellos hace tiempo que ha surgido una bonita amistad infantil. La verdad es que hemos quedado en repetir y a mí me apetece mucho porque ya os digo que congeniamos. Hemos hablado de todo, del colegio al que va mi niño, y al que también optan por conseguir plaza el curso que viene para su hija mayor, de los viajes, les encanta viajar también, del trabajo, de todo un poco.
También hemos sacado a colación alguna cuestión de crianza y ahí es donde he discrepado discretamente pero he discrepado. Y es que nos han preguntado cómo logramos que nuestro hijo se durmiera solo, a lo que yo he respondido que mi hijo se duerme conmigo, con un cuento, un bibe de leche caliente, unos besos y abrazos y en su camita los dos juntos acurrucados. Que cuando se duerme me voy y que si durante la noche se despierta o su padre o yo nos vamos junto a él para que no tenga miedo. Ellos nos han contado enseguida que su hija duerme sola desde el verano pasado y que lo han logrado gracias al "bendito" Estivill. Que la niña a veces les llama despierta mientras ven la tele y les dice que no está bien pero que ellos hacen caso omiso a esos comentarios. Yo sabéis que intento ser respetuosa con todas las opciones pero a mí lo de dejar llorar a un niño pues qué queréis que os diga, me mata, me mata pero muerta. Así que no he demonizado a Estivill como me apetecía hacer en aquel momento, simplemente he dicho que no me gustaba ese sistema, que era incapaz de aplicarlo, y he cambiado hábilmente de tema porque sé que a veces puedo ponerme muy cazurra. Y ahora ya en casa reflexionando he pensado seriamente qué neuronas pueden actuar en la cabeza de un padre y una madre para que se les ocurra aplicar el método Estivill. Es más como una pareja tan agradable como ellos, sensatos e inteligentes, han podido tener esa idea. Cómo puede haber tanta gente que lo encuentre maravilloso, divino y fantástico. Es que a ellos les gusta aprender las cosas llorando. Seguro que si en la oficina les dicen que deben aprender a manejar una base de datos nueva les mandan a un curso de formación y no les dejan llorando en un cuarto con la aplicación informática hasta que la dominan, no?
En fin a lo que iba, que nada es blanco o negro, que los grises predominan en todos lados, pero os juro que en este caso me he llevado una decepcionante sorpresa. Lo que no quita que siga sintiéndome a gusto en su compañía y con su conversación, aunque el tema de crianza creo que no lo voy a sacar a relucir mucho.

Spring is coming.


jueves, 8 de marzo de 2012

Podría haber sido ahora.

Desde que ha empezado marzo estoy realmente sensible. Si en agosto no hubiera perdido mi bebé ahora estaría a punto de volver a ser madre y esa idea me angustia porque si algo me ayudaba a superar o sobrellevar mejor mi dolorosa segunda pérdida era pensar que para este mes de marzo yo ya estaría de nuevo embarazada. Pero los meses pasan y nada. De hecho incluso he vuelto a practicar el método que me juré y me perjuré que no probaría jamás después de mi primer aborto, buscar el embarazo como digo yo "matemáticamente", calculando los días para tener relaciones, como si de reuniones obligatorias de trabajo se tratara, como protocolos a seguir por los que hay que pasar, y con los que se pierde la magia del sexo y la intimidad por completo, al menos bajo mi punto de vista. Un año estuve siguiendo esos protocolos tras mi primer aborto, obsesionada por lograr ser madre, y no conseguí nada. Fue en el momento en que me relajé y dejé de poner horarios absurdos cuando logré embarazarme, y nació mi tesoro. El resto de la historia ya la conocéis.
Pues bien esta vez después del segundo aborto, y tras un tiempo de duelo y superación necesario para seguir luchando por aumentar la familia, nos pusimos en materia otra vez calculando los días de ovulación para mantener relaciones, y la verdad ni consigo quedarme embarazada y lo que es peor, vuelvo a estar desanimada y desalentada con la manera de enfocarlo. Pero claro ahora es otro momento, soy cinco años mayor, voy camino de los 36 y se supone que no estoy para tonterías, como se suele decir se me va a pasar el arroz, así que por eso mi marido y yo consensuamos seguir este método que tan poco resultado nos dio en su momento y que acaba siempre agobiándome tanto.
Así que estoy plof, con ganas de llorar a cada punto, y sin poder compartir mi angustia a penas, con la excepción honrosa de mi sufrido blog y mis sufridos lectores que cada vez noto como huyen despavoridos ante mi negatividad, no os culpo, yo también lo haría. Y es que mi marido bastante tiene con el trabajo (problemas, estrés,... en fin que os voy a contar), mi madre totalmente ajena y ausente con este tema (la verdad es que me di cuenta que es así cuando delante de otra amiga mía nos insistió que si queríamos ser madres otra vez nos espabiláramos, xdddd y más sabiendo lo que me pasó en agosto, en fin punto y a parte), mi suegra (mejor paso palabra), mis amigas con la cantinela de siempre, que todo llegará, que estas cosas pasan, en fin el cuento que me sé de memoria y de pe a pa, pero que no me consuela, para nada. Menos mal que como siempre digo tengo a mi niño, mi mayor alegría, su sonrisa es la única que me conforta y me ayuda en estos momentos de bajón, y cuando le miro a los ojos pienso, realmente no vale la pena, debo seguir adelante sólo por él, sea cual sea el resultado final.

martes, 6 de marzo de 2012

Anatomía de un asesinato.

Como en una peli de misterio o en un libro de Agatha Christie, la que escribe se pregunta quién mata al consumo interno y la respuesta me la dan las noticias cada día.
Y diréis qué le pasa a Aru ahora con el consumo interno, pues que Aru no puede ignorar la realidad que le rodea y empieza a darle vueltas a su cabecita. Se fija en el hecho de que cualquier manual de economía nos cuenta que uno de los motores expansivos de la demanda y por tanto de la economía de un país, junto al gasto público, las exportaciones y la inversión es el consumo interno. Si no hay consumo, las empresas no tienen nada que producir porque no lo van a poder vender y así la actividad se para, las empresas echan a la gente a la calle o cierran puertas, y se cae en un agujero como el que tenemos ahora.
Sabemos positivamente que el modelo económico de nuestro país ha fallado estrepitosamente. Crecer a base de burbujas económicas nunca pareció ser un buen plan y a nosotros nos han estallado una tras otra en la cara. Creímos que podíamos ser ciudadanos europeos de primer nivel, hasta teníamos la misma moneda que los alemanes, guau, era divertido viajar por toda Europa sin tener que cambiar de moneda, y lo que pasó es que sólo vivimos un espejismo absurdo que ahora ha provocado que el revés se note más fuerte. Endeudados hasta las cejas a todos los niveles, con una clase política corrupta e irresponsable, con un paro galopante, una industria en coma, una agricultura maltratada y un turismo que aunque aguanta no lo hará mucho dado que nuestros clientes potenciales empiezan a estar fastidiados también, el futuro, y no hablo de lo que queda de 2012 solo, sino del futuro de años pinta negro, negro, negro. Tardaremos mucho en ver la luz al final de túnel en mi opinión, suena agorero pero hay que ser realista y abrir los ojos. Y el consumo interno está muerto, asesinado, aniquilado vilmente.
Con el gobierno de derechas pensé, bueno hay algo positivo, estos no subirán impuestos, lo decían en su programa electoral, ilusa de mí al cabo de poco vi como la única parte positiva de tener a Rajoy en el gobierno se diluía delante de mí ante el anuncio del aumento del IRPF, y esperen sentados que en breve pasará lo mismo con el IVA, ya veremos. Con esta política fiscal restrictiva que merma aún más la maltrecha economía de familias y empresas se ha ahogado del todo al pobre consumo interno. Quien va a consumir en estos tiempos de incertidumbre y desasosiego. Quien no tiene no puede gastar, pero quien tiene no gasta por temor a perder el dinero que entra en casa cada mes.
Y con este panorama entró en escena la reforma laboral, que nos la vendieron como una maravilla de la técnica que abarataría el despido y favorecería la flexibilidad, pero que en realidad esconde un secreto oscuro y maléfico, la bajada de salarios. Se abre la puerta a que las empresas reduzcan costes salariales con una facilidad pasmosa y así se sigue a pies juntillas los consejos de economista keynesiano Paul Krugman. Y tachán, salarios más bajos, consumo más abajo. No falla el consumo interno agoniza en la UVI, y con él las esperanzas de crecimiento, porque a quién queremos engañar, España nunca fue un país de exportadores.
Nos hundimos como el Titanic. Agarraos fuerte a los botes salvavidas, si es que queda alguno libre...


jueves, 1 de marzo de 2012

Let's talk about sex!

Me cuesta escribir porque tal y como están las cosas es complicado ponerse en plan positivo y como no quiero que este blog parezca el muro de las lamentaciones, me prohibo a mi misma postear sobre algunas de las etiquetas que normalmente me inspiran más entradas.
Podría hablar de la actualidad pero es que ya tenemos bastante suplicio al leer la prensa, escuchar la radio o ver las noticias, por no hablar de nuestros timeline de twitter. Así que nada comentaré sobre temas candentes como el nuevo dato del PIB, la reforma laboral o las protestas estudiantiles.
Podría hablar de televisión, de hecho, últimamente mi afición seriéfila es de las pocas cosas que me regala alegrías en mi rutina diaria, pero ya he escrito bastante sobre este tema en las últimas semanas así que reservaremos el cartucho para próximos y esperados estrenos como "Touch", "Homeland" o nuevas entregas de "Game of Thrones" y "Mad Men".
Os debo varios post de cocina pero para eso necesito fotos ilustrantes que ahora no dispongo así que espero en breve poder iluminar vuestros menús diarios. 
De cine no puedo hablar teniendo en cuenta que por no ir ya no puedo ir ni a las infantiles, porque mi peque tiene miedo casi siempre así es tirar los euracos de la entrada ir para salir a los 20 minutos de haber empezado la proyección.
De lugares me encantaría hablaros pero ahora viajar viajo nada, salvo subir a mi pueblo que no lo cuento como viaje claro, y es que con la crisis que hay me ha entrado una neura por ahorrar que sólo gasto lo esencial e imprescindible así que cualquier escapada por breve que sea me parece un lujo innecesario, hasta me estoy planteando si hacer el viajecito de pro de verano este año y todo, no os digo más... quien me ha visto y quien me ve aisss!!!
El resto de etiquetas son residuales así que me planto en las dos más grandes que tengo, personal y faceta maternal. En ambos puntos estoy en un momento complejo porque sigo viendo como mi sueño de ser madre de nuevo no llega y no tiene visos de llegar tampoco. De mi peque sí que os puedo contar mil historias babeantes sin fin pero es que entonces dejaría esto hecho unos ascos, jeje!!!
Así que voy a sacar un tema que siempre puede parecer frívolo pero que no lo es para nada. Gracias a este post genial me ha venido a la mente un cuestión: el cambio que los hijos suponen a la vida sexual de una pareja. Y como no he hecho ningún estudio de lo que le pasa a la media de las parejas españolas, ni europeas, ni chinas ni ná, hoy os contaré mi experiencia personal, experiencia que ya he contado en ocasiones a mis amigas y que curiosamente sorprende casi siempre. Lo contaré porque ya estoy harta de ser la rara en este aspecto y quiero que alguien me diga que le ha pasado lo mismo que a mí, o al menos que conoce algún caso, aunque sea de alguna vecina vamos. Es para consolarme. Soy así de tonta.
Después de mi periplo para embarazarme que no contaré porque ya he explicado millones de veces me pasé nueve meses de vómitos, nauseas y malestares varios que cortaron por completo mis anhelos amatorios e hicieron que mi vida sexual fuera igual a cero. Mi socio que tenía miedo de hacer daño al bebé con el coito, al parecer les pasa a muchos hombres, no se quejó y así llegamos al momento de dar a luz. Mis amigas flipan cuando les digo que viví nueve meses de abstinencia, pero es que no se queda ahí la cosa.
Una bonita episotomía con puntos muy lucidos estilo patchwork fueron los responsables de alargar la cuarentena más allá de los teóricos cuarenta días, digamos que más bien fueron 180 los días que transcurrieron tras el parto, o sea seis meses, para que yo me armara de valor e intentara tener sexo de nuevo. Por eso cuando hoy una amiga me contaba que ya se ha puesto con el temita directamente al superar la cuarentena he alucinado, vamos que yo ni de coña me habría visto con ánimos entonces.
Así que la abstinencia no duró nueve meses sino más bien quince mesecitos que no es moco de pavo.
A mí dar pecho, y no sé si soy la única a la que le ha pasado, me cortaba las ganas de sexo un montón, y mi lactancia materna duró 15 meses (ahora que lo pienso muy poco tiempo si repito maternidad trataré de que sea más tiempo sin duda), si a eso le sumamos que notaba dolor en la cicatriz en cada penetración pues como podéis imaginar lo de enrollarme con mi marido era algo que iba pasando a segundo plano. Si también tenemos en cuenta que con un bebé es más complicado encontrar el momento por el cansancio, la inoportunidad de sus despertares, etc etc. podría afirmar sin riesgo a equivocarme que pasé los dos primeros años de la vida de mi retoño con una vida sexual más bien parca.
Fue a partir de entonces cuando poco a poco retomamos cierta normalidad, y digo cierta, porque el hecho de que se acabaran al poco tiempo las siestas de nuestro nene, nuestro momento favorito para los acercamientos íntimos, y también el hecho de que él era más mayor y ya se entera más de todo (el factor sorpresa aumenta), frenó bastante la libido vamos. En cualquier caso ahora la predisposición es mayor, y claro eso sumado al fin claro y preciso de aumentar la familia, pues la mejora. En cualquier caso el sexo no volvió a ser lo mismo. Eso sí las posturas del kamasutra de papas que nos mostraba Isabel en su blog las hemos practicado al completo jaja!!!