martes, 21 de febrero de 2012

Misfits y yo.

Dudaba si escribir esta entrada porque normalmente suelo mentar por aquí las series que me emocionan sobre manera, ya sabéis que cuando una me gusta soy muy expresiva y no puedo evitar plasmar mi "amor" por la susodicha aquí en mi blog. Pero con Misfits tengo sentimientos encontrados. El primer capítulo me pareció una sobrada, no entendía nada, no acababa de pillarle el sentido, vamos que no me gustó mucho. Pero bueno ahora que he avanzado un poco creo que le estoy cogiendo el gusto a verla.
Desde luego si en algo se diferencian las ficciones televisivas británicas que hasta ahora he podido disfrutar es por su punto original, diferente, muy brittish, en todos los sentidos, como debe ser, además el puritanismo se lo dejan en casa, y me gusta que sean más explícitos y realistas en todas las escenas y no sólo a las de sexo me refiero. Será esa la razón por la que cada vez me aficiono más a este tipo de producciones. Empecé el año pasado con Dowton Abbey que me fascinó enseguida,  fue un flechazo sin duda, luego vino Sherlock, mi serie del año podríamos decir, no exagero, no me canso de recomendarla a diestro y siniestro, y ahora Misfits, después quizá Black Mirror, ya veremos.
De Misfits me gusta que los poderes no recaigan tras una tormenta en gente guay, son jóvenes desubicados con graves problemas como tantos y tantos hoy en día, y sucede ese "milagro" y su vida cambia pero no a mejor como sería de esperar. Este cambio no mola porque ahora tienen que lidiar con un molesto y sin sentido poder que no saben como controlar y que a ratos incluso les cabrea. Así que siguen yendo cada día al centro social donde ha sucedido además una asunto desagradable que sin duda les puede acarrear muchos más problemas al tiempo que van descubriendo que no son los únicos que han sufrido los efectos secundarios de la tormenta. Si os pica la curiosidad os invito a verla pero sí que aviso que no es apta para almas sensibles.

lunes, 20 de febrero de 2012

Tan cerca y tan lejos.

He leído que a mucha gente le pasa lo mismo, sobre todo cuando los amigos de toda la vida no tienen hijos todavía y uno se lanza a la piscina de la paternidad/maternidad primero. Pero ese no es mi caso, primero porque soy mucho más joven que la mayoría de mis amigos, así que he sido de las últimas en embarcarme en el tema de la maternidad, y segundo porque mi distanciamiento con ellos no viene debido al hecho de ser padres y llevar una vida muy distinta, no, sino más bien al hecho de que yo veo la maternidad de un modo radicalmente opuesto. Y cada vez me siento más incómoda ante ciertos comentarios o situaciones. Veo que remo con rumbo opuesto al suyo.
Para mis amigos, o la mayoría de ellos, tener hijos es una circunstancia más en la vida, llega el momento en que te enamoras, te casas y vienen los hijos, es así de simple, casi todos tienen una "tribu" potente de la que tirar en casos de emergencia y sin emergencia por medio, es decir que si se tercia se van un finde a Madrid sin niños, en pareja o en grupo, y dejan a los peques con los abuelos sin más problema. No entienden que yo no me quiera apuntar a algo así, para mí dejar al peque con mi madre en el pueblo es una cuestión de urgencia, cuando no hay otra opción, no para irme por ahí sin él sin más. Si tengo planes de viaje mi hijo siempre cabe en ellos. Otro tipo de planes no me interesan. Saben que a los planes con niños siempre me apunto y me encantan.Y respeto que se haga lo contrario, pero que no me critiquen a mí por mi opción personal. No puedo comprender tampoco cómo salen a muerte morir un sábado noche, como el sábado pasado por ejemplo, como cuando teníamos 18 años, sin pensar en el día siguiente, que no digo que no me guste salir, que salgo de tanto en tanto, pero me mesuro y al día siguiente amanezco a una hora razonable para pasar el día con mi hijo y pasarlo bien, sin resaca, que para eso quise tenerlo, no?
En su mayoría no entienden por ejemplo mi reducción de jornada laboral, no me lo dicen abiertamente pero noto el rollo extraño que hay en la conversación cuando he hablado en alguna ocasión sobre ello. Es sencillo criticarlo si tiras constantemente de abuelas para todo, pero a mí me parece que las abuelas ya nos han criado a nosotros y ahora tienen que disfrutar de sus nietos no verlos como una obligación diaria. Y no me reduzco la jornada más porque no puedo permitírmelo económicamente que sino estaría encantada, vamos. Insisto, a ver si me toca la lotería. Así que si se me ocurre soñar en voz alta delante de mis amigos y decir que me chiflaría poder centrarme en la educación y crianza de mi hijo me miran raro y me replican lo antigua que soy, que eso es tirar por al borda toda mi carrera. No entienden que mi niño es lo primero ahora.
También choco con ellos en temas de crianza, quitando honrosas excepciones que las hay que conste, casi todo mi circulo social ven mal la lactancia materna (yo fui una "loca" sacrificada por dar pecho a mi hijo hasta los 15 meses con lo mal que se pasa dando pecho... no comment), colechar (no es que yo haya colechado mucho pero sí cuando nos ha apetecido y sin problemas), tener a los niños en brazos (cuando cojo a mi peque me dicen que lo tengo malcriado), no dar el famoso cachete a tiempo, adorar a Carlos Gonzalez (la mayoría de mis amigas son Estivill-fans), etc. etc.
Así que en estos temas paso de opinar la mayoría de veces para evitar confrontaciones innecesarias, me callo la boca y punto.
En fin que echo de menos tener amigos que compartan mi modo de ver la vida y la crianza. También lo echo de menos en el ambiente laboral o familiar. Y me doy cuenta de que siempre he estado fuera de lugar con ellos. Siempre he sido la rara, la distinta, y no solo en temas maternales, que se chiflaba por ir al cine más que por salir de fiesta, o que leían libros freaks en lugar de novelas románticas, que se agobiaba con la música de los bares porque mis gustos musicales no tenían nada que ver con aquello que sonaba y que gustaba a "todo el mundo", que seguía y sigue con fervor series no españolas y que se aburre soberanamente con la ficción del prime time español, etc. etc.
¿Desubicada? Pues sí, a veces bastante, de ahí que me sienta tan a gusto con este mundo blogger donde siempre he encontrado gente fantástica que ha compartido mi amor por el cine, los libros, las series, la maternidad, los viajes y todas aquellas pequeñas o grandes cosas que me apasionan. Hasta para eso soy distinta a ellos, y eso que sólo conocen mi vena twittera y no la bloggera...

viernes, 17 de febrero de 2012

Un poco de luz al blog.

Con lo plof que estoy últimamente me salen unos posts churrísimos y no me gusta nada el tono lúgrube y pesimista que está adquiriendo el blog. Sé que a veces no lo puedo evitar pero también sé que no soy siempre así. En twitter, quienes me conoceis y seguis también por aquellos lares lo habréis notado, me sale la vena más optimista, pero es querer escribir algo de más de 140 caracteres y es terrible, soy más triste que un orco de Mordor en estos tiempos oscuros que corren.
Y hoy es viernes y toca ser positiva, es Carnaval, si los mocos, la tos, las fiebres, los virus, nos dan permiso lo celebraremos y bien celebrado, aunque la verdad habrá que cruzar los dedos. Y además tengo que sonreír a la vida porque mis dos chicos me quieren, me adoran, me veneran, y el sentimiento es mutuo. ¿Qué más se puede pedir? ¿Sabéis cuál es ahora mi momento favorito, favoritísimo? El abrazo a tres que nos damos de vez en cuando. Insuperable!!!! Quiero encontrar alguna foto de ese momento para colaborar con Elena de Educando a Cuatro en una idea que ha tenido muy chula para su blog.
Feliz viernes y feliz Carnaval!!!

miércoles, 15 de febrero de 2012

De los positivos que no llegan.

Dicen que querer es poder pero cuánto más quiero tengo la sensación de que menos puedo. Me alegra mucho el boom de natalidad que hay en la blogsfera maternal, y también el boom que me rodea en mi vida 1.0, sé que en la mayoría de los casos son bebés muy buscados y deseados, eso es bueno, pero he de reconocer que a cada nuevo positivo que me anuncian lo tomo peor y me obsesiono más con mis propias circunstancias.
Soy terrible, lo sé, lo que digo es totalmente contradictorio, soy consciente, pero me he jurado y perjurado a mi misma que cambiaría y que no volvería a pensar ni a sentir lo que siento ahora, pero esto es como una adicción, cuando menos te lo piensas caes y vuelves a sentirte fatal por cada nuevo embarazo ajeno. No es justo. Es totalmente egoísta. Es tan horrible. Pero es lo que hay.
Tener a mi primer hijo me costó mucho, dos largos años y un aborto por medio. Ahora este segundo intento va por el mismo camino, de momento casi ya llevo un año que si lo pienso y no lo pienso, y por medio un segundo aborto, en fin, que si lo veo así en retrospectiva me hundo y si miro hacia adelante me asusto. No paro de pensar que tal vez he llegado tarde de verdad. Ya van a caer 36 en junio. El post de Mi pequeño koala de ayer me volvió a hacer reflexionar sobre el tema.  Estoy negativa, mucho. En fin voy a dejar de escribir.

viernes, 10 de febrero de 2012

Paren el país que yo me bajo...

Crisis económica, paro galopante, recortes a mansalva, corrupción política, mangoneo, justicia ciega, abismo entre clases, los ricos más ricos, los pobres más pobres, ¿vivimos en una república bananera? No, es España. Pues paren este país señores que yo me bajo.
A ver con la que está cayendo nos quejamos por los guiñoles franceses y su envidia insana por nuestros deportistas, o por el cierre de megaupload, que vale que son dos temas desagradables y molestos, pero no para que se conviertan en TT en Twitter de este modo, y eso que admiro profundamente el deporte español y que soy la primera que no sé que voy a hacer para ver alguna de mis series de cabecera a partir de ahora. Pero me indigno cuando veo que Camps sale inocente de su juicio, la trama Gürtel parece el humo de "Lost", Garzón (un juez luchador, con sus aciertos y sus errores, pero una auténtica "mosca cojonera" de la justicia) es inhabilitado, la monarquía sigue siendo intocable y se sigue mermando la calidad de la educación, la sanidad y los servicios sociales (donde yo trabajo) de este modo sin que apenas nos quejemos ni luchemos por ello. Que ya sabéis que yo siempre he apoyado que se controle el gasto público, pero hay límites y me temo que hay otras partidas que deberían tocarse, no voy a repetirme porque he escrito sobre ello en varias ocasiones.
Nos pasa lo que nos pasa porque no cambiamos, porque nos creemos que podemos vivir como vivíamos y eso no es así, se acabó el pastel y las migas que hay se las han repartido y bien repartidas.
No me gusta hablar de política, para nada, no soy ni de derechas, ni de izquierdas, ni soy independentista, ni centralista, ni de nada, simplemente veo que las cosas no van bien y no vamos por el camino de arreglarlas. Y sabéis lo que me da pena de verdad es ver el futuro que le espera a mi hijo. ¿Este es el país en el que quiero que viva? Pues ahora no. Lo siento pero esto no me gusta nada. Y como madre, tengo la responsabilidad de poner mi granito de arena para cambiarlo. Desde mi pequeña posición en el mundo lucho como puedo o como mejor sé para hacerlo. Sólo pido a quien quiera leerme o se acerque por aquí que haga lo mismo.
Es un post no apropiado para un viernes, lo sé, es más de lunes o de martes, pero es que los acontecimientos de esta semana me están desbordando y al final sólo puedo gritar un poquito, aunque sea desde aquí.
Feliz fin de semana!

jueves, 9 de febrero de 2012

Ese glorioso 2004...

2004 a nivel personal no fue ni un año bueno ni malo, la verdad es que no lo recuerdo especial en ninguno de esos sentidos. Pero a nivel televisivo fue un año glorioso. Ese año empezaban a emitirse las tres series que cambiaron mi modo de percibir la ficción televisiva y me abrieron los ojos a esa otra realidad que hay más allá del Atlántico. Hubo un antes y un después a ese momento y desde entonces me retorcía los ojos con los dedos y me tiraba los pelos cada vez que recordaba mi triste y vergonzoso pasado como espectadora de TV, sí la misma que se flipaba con "Médico de Familia" o "Los Serrano". Ya sé que todos tenemos un pasado y que lo bueno de él es que aprendemos de los errores, y con esa máxima trato de contemplar aquellos episodios de mi vida pero la verdad es que 2004 empezó a cambiar todo.
¿Y de qué series hablo? Pues efectivamente hablo de "Lost" que finalizó el año pasado sumando un total de siete temporadas brillantes y un final discutido sí, pero emocionante para mí: Una serie que marcó mi modo de ver cada capítulo y que me hizo perder horas de sueño para ver su final, eso siendo mami novata tiene su mérito.
Hablo de "Desperate Housewives" que acabará pronto tras ocho temporadas, un final que es necesario porque ya la serie no da más de sí, es ridículo llevar más asesinos en serie al tranquilo barrio de Wisteria Lane para hacer ver que su vida es normal hasta que una de sus estilosas y fabulosas vecinas descubre que no es así. Pero pero que no puede evitar hacerme sentir que echaré de menos mucho a Lynette, Gaby, Bree y Susan. Será una dura despedida ciertamente.
Y hablo de "House" una serie que hoy es noticia porque también concluye en su temporada 8 y que aunque hace años que no me engancha sí que tuve momentos de mi vida en la que era una imprescindible de mi parrilla personal e incluso llegué a suspirar y mucho por su protagonista... Pruebas fehacientes las hay en muchas entradas de este blog.
En fin que 2004 fue ese mítico año en mi memoria personal televisiva y de ese año solo sobrevivirá la única serie que no me ha llamado jamás la atención, "Anatomia de Grey".

miércoles, 8 de febrero de 2012

El elemento discordante.

En días como hoy desearía no tener que trabajar y estar en casita feliz y sin preocupaciones ocupándome de mi familia, a ver si este junio me toca ya de una vez el sueldo de Nescafé y me tiro a la bartola xdddd.... Bueno puestos a pedir que me toque un Euromillón.
Y es que me encanta mi trabajo, y ya que en mi caso es necesario que entre en mi casa también mi sueldo, pues al menos disfruto con ello. Tengo reducción de jornada y conciliar concilio lo mejor que puedo, tampoco voy a quejarme. Tengo compañeros fantásticos y la labor que realizo me parece constructiva e interesante. Pero, sí hay un pero, hay alguien en la oficina que es puro veneno y yo he tardado un millón de años en darme cuenta. Y diréis cómo has abierto los ojos ahora? Sencillo, esa persona ha estado de baja maternal, ausente durante casi seis meses y durante esa época el ambiente ha sido balsámico, casi un oasis, pero ha sido volver ella y lo ha enrarecido y contaminado todo. Antes no lo veía porque yo soy una ilusa y una tonta que se empeña en sacar el lado positivo de todo, soy así, incorregible, y con las personas me pasa igual, puedo tener a un auténtico hijo de su madre delante que yo siempre sacaré la parte buena de esa persona y me quedaré con ella negando las barrabasadas que pueda hacer. Mi marido me dice que a estas alturas de la vida ya no voy a cambiar y la verdad es que creo que tiene razón. Y ahora lo he visto por pura comparación de ambientes, situaciones y circunstancias. Lo que yo veo lo ve el resto de compañeros, incluso mi jefe, creo, pero el poder hipnótico y manipulador de esta persona es tan grande que muchas veces le nubla el sentido y pierde la percepción de las cosas. Tanto es así que antes de incorporarse esta persona a principios de año mi jefe no paraba de advertirnos que quería que todo funcionara como estos últimos meses, que él apreciaba mucho a la susodicha y tal y tal, pero que estaba claro que en su ausencia el ambiente había sido distinto, mucho mejor, de hecho nos aleccionó a todos para que no nos dejáramos llevar por su forma y estilo de hacer las cosas. Y mira por donde que en menos de 30 días de trabajo ya se ha enrarecido el ambiente sin remedio alguno. Yo soy la primera persona que sé que aquí vengo a ganarme el pan y que la felicidad me la da mi hijo y mi marido cuando llego a casa. Pero un poquito de por favor, en el trabajo me gusta estar a gusto como a todo hijo de vecino y las puñaladas traperas y las intrigas mejor las veo en un capítulo de "Game of Thrones", no sé. Además aquí es muy importante trabajar en equipo y si no se sabe trabajar así no se puede estar, y esta persona no sabe hacerlo, esto es así, al contrario, su ineptitud relentiza los proyectos y los temas que hay que sacar adelante y esta situación crea malos rollos entre el resto del personal de la empresa.
En fin que una vez más el blog cumple su función desahogadora de penas de un modo y con una efectividad increíbles. Que paséis un feliz miércoles!!!!

jueves, 2 de febrero de 2012

La marmota Phil.

Ya está, la marmota más famosa del mundo, la marmota Phil, ha predecido seis semanas más de invierno, vamos que serán seis semanas más de frío, o sea lo normal en estas fechas, que no es 15 de agosto. Porque venga anunciar la ola de frío siberiano, en la ofi no la noto mucho la verdad, pero una compañera que ha bajado hace poco rato a la calle dice que sí que parece que hace más rasca que esta mañana, pero vamos que es lo habitual cada invierno, que en Suecia y en Finlandia viven así todo el año y dudo mucho que estén anunciando olas de frío siberiano cada cinco minutos xddd!!
Yo siempre que se anuncia tanto el frío desconfío, no es que desconfíe, paso del tema, vamos, soy así de rara, y claro hasta que no lo veo no me lo creo, y es que en mis 35 años de experiencia en este planeta puedo afirmar que cuánto menos avisan los del tiempo más frío hace, cuando avisan tanto al final no se suele liar tan parda, no sé o es que yo tengo la percepción y la tolerancia muy alta con las bajas temperaturas, o que me chifla el invierno y el frío. Ya sé que la precaución es fundamental y que las autoridades deban recomendar extramarla pero es que llevo todo la mañana recibiendo correos sobre la alerta de la ola de frío en el trabajo y viendo algunos hasthag de Twitter (#fredrac1, #siberiana2012, ... ) y oye parece que se vaya a acabar el mundo antes de esta tarde.
En realidad aquí ni llueve ni nieva ni nada, hace frío a secas. Un refrán popular de la zona dice: "Día de la Candelera (hoy), si la Candelera plora, l'hivern es fora, i si riu, l'hivern es viu". Significa que si hoy llueve el invierno ya está pasado pero si no llueve es que va a seguir haciendo frío. De momento la cosa va cuadrando con el refrán.
Y mientras la metereologia es el tema estrella del día, todo el mundo hablando del frío, colgando fotos en las redes sociales de las nevadas allende el Maresme, y ya está, Día de la Marmota pasado. Al final tengo la sensación que la peli de Bill Murray era mucho más real de lo que imaginaba. Si es que siempre pasa lo mismo.
Pues eso feliz día de la Marmota!!!