martes, 29 de noviembre de 2011

¿Por qué The Walking Dead es especial?

La mayoría de gente a la que conozco me mira raro cuando cada lunes les comento emocionada las ganas que tengo de ver el capítulo de turno de The Walking Dead. Los que me conocen bien piensan que es otra de mis neuras freaks y que a una apasionada del cine de terror como la que escribe es normal que le gusten estas cosas. Muchos han podido ver algún rato perdido la serie haciendo zapping y sólo han visto carnaza podrida deambulando por bosques y ciudades desiertas. Los que no son fans del género de terror ni se plantean verla pero yo siempre digo e insisto cuándo me preguntan el por qué de mi pasión hacia TWD que ésta serie de zombies no es una serie de zombies ni una serie de terror al uso. Hay más y eso sólo se ve cuando uno sigue la serie con firmeza y convicción como lo hago yo. Y es que TWD es una serie de la AMC. Y si esa factoría televisiva ha logrado la sublime Mad Men pariendo un género televisivo en sí mismo, porque la historia de Don Draper no puede enmarcarse en ningún estilo convencional, sino que tiene un carácter propio maravilloso, también hay que reconocerles que han sabido reinventar el género de terror y le han dado una vuelta de tuerca a todo lo que los fans de terror estamos hartos y rehartos de ver. El año pasado me divertí mucho y creo que lo comenté por estos andurriales con Bienvenidos a Zombieland. Reírse del género zombie fue acertado en esa ocasión. Pero dignificar el género zombie como lo hace TWD tiene mucho más mérito. Y ahora voy a por algún que otro "spoiler" así que quien quiera dejar de leer en este punto tiene mi beneplácito.
El final de la primera parte de la temporada segunda ha sido el mejor ejemplo de la brillantez de TWD. Con la desaparición dramática de Sophie y su larga búsqueda infructuosa muchos temimos algo feo, turbio. Yo pensé incluso que en aquel punto la serie derivaría en una especie de LOST, sin humo negro pero con zombies y con unos otros con mala leche. Pero no fue así, los otros resultaron ser reveladores. Una nueva forma de analizar la hecatombe zombie se abría ante nosotros: son monstruos o son personas enfermas, seres queridos a los que quien sabe si se les puede encontrar una cura al virus que les infecta. La escena de Glenn en el pajar fue el detonante de esta singular disquisición a la que Rick y su grupo se enfrentarían en breve. Y el trepidante final del capítulo que ayer emitió en España Fox tremendamente efectivo. La aparición de Sophie convertida en zombie en la puerta del pajar nos dejo a todos con un ohhh en la boca. Podemos matar a los zombies cuando no les conocemos pero si son nuestros propios hijos infectados con el virus zombie qué sucede. Sólo me cabe darle una matrícula de honor a la serie y empezar a contar los días que quedan hasta que vuelva en febrero tras el odioso y tedioso parón navideño.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Blackmondays.

Mi último post materialista y superfluo, muy a tono con todo el rollo Thanksgiving y Blackfriday, acerca de mi Iphone, pero absolutamente cargado de felicidad e ilusión fue un islote en este mar de malas noticias que nos rondan últimamente.
La verdad es que parece que ahora todos los lunes son negros. Es levantarme, poner el café en marcha y sentarme a revisar los últimos tweets mientras desayuno y me dan unas ganas de echar a correr y no parar que es terrible. Que si el fatal y probable retorno de la peseta, que ríete tú del del Jedi y su Darth Vader, que si la OCDE augura una profunda recesión en la zona euro, más recesión, vamos no puede ser, en serio, aisss, que si la Merkel sigue con su no, no, no a los eurobonos, aissss un panoramón del trece. Pero una no va a ningún lado y se toma el café con leche y los cereales con la templanza que la caracteriza y pensando: Dios proveerá, o no, quien sabe.
Se mira en el espejo y se ve entera, algún asomo de arruguita, pero bueno la salud no falta ni a mí ni a mis chicos. Aunque la de mi papi últimamente anda poco fina. En fin adelante. Despierta a su retoño que se niega a salir de la cama, no me extraña con lo bien que se está, y maldice para sus adentros pensando en por qué no hace lo mismo en fin de semana. Misterios de la ciencia. Al cabo de pocos minutos su marido llega de su momento deportivo del día, sí mi socio se levanta a las 6.30 para correr, esto es como las meigas, que haberlas las hay. Desayunan mis chicos y yo corro volátil cual neutrino a ducharme, hacer las camas y salir despavorida a la oficina. Qué bueno es tener una oficina a la que ir pienso... y tener stress, y dolor de cabeza, y marrones que resolver,...
Ya en el coche pongo la radio y escucho la tertulia de Rac1 que hay días que es más atemorizante que cualquier película basada en libro de Stephen King. El pobre Basté ya se esfuerza en dar buenas noticias pero como él suele decir, no le sale...Porque para colmo ahora hasta el Barça pierde, el último reducto de nuestra moral falla, aissss!!! Si es que así como me van a entrar ganas de embarazarme otra vez, entre el cague que tengo a volver a sufrir otro aborto, ya serían tres, y que el mundo está así de mal, no me animo ni a la de tres, uys cuánto tres. Pero claro no puedo despistarme que me hago mayor y se me pasa el arroz.
En fin que me voy del tema, que todos los blackmondays empiezan así últimamente y ahora sólo pido que no acaben peor. Menos mal que de noche culminan con el capítulo de turno de THE WALKING DEAD en Fox, aisss pero eso también se acaba esta semana, cachís la mar!!!

jueves, 24 de noviembre de 2011

It's a beautiful day.

24 de noviembre de 2011, día para la historia, para mi historia personal vamos, hoy hace 20 años que mi estimado Freddy Mercury nos dejó y a mí me dejó con una tristeza que creí jamás superar (sí a principios de los 90 yo era una adolescente piradita por Queen), pero hoy 7300 días después, que no son moco de pavo, Aru tiene por fin su ansiado Iphone en las manos. Y qué tendrá que ver una cosa y la otra, nada pero es que quería dejar constancia de ambos temas en este mi humilde blog-espacio personal-pozo de los desahogos.
Y ya sé que no viene a cuento este post tan material, que estamos en tiempos de crisis, que esto se va al garete, que Mas sigue con su juego de recortables y que Rajoy no tardará mucho en apuntarse porque le han dicho que es muy divertido, que el calentamiento global va a peor, se ve que si sube un grado más esto sera la ecatombe, que ahora vamos a tener que preocuparnos también por las radiaciones de Fukushima (que están a tomar viento fresco casi) además de por nuestra querida y cotidiana prima de riesgo, que Sorayita no va a conciliar y nos deja con la duda de si nos dejará conciliar al resto de las mortales españolas, que en el trabajo no doy abasto y en casa me temo que tampoco, que quiero que sumen más horas al día que a mí señores no me cunde, en fin que es empezar con la ristra de cosas malas y no parar pero qué queréis que os diga, hoy estoy feliz. Mi nuevo y flamante Iphone luce como ninguno en mis manos, y además cortesía de mi empresa, con lo que no pagaré ni un euraco!!!!

martes, 22 de noviembre de 2011

De provincias, muy de provincias!

Cuando leo muchos post escritos este lunes sobre el encuentro de madres blogueras que habéis vivido este fin de semana en Madrid no puedo más que sentir una enorme y tremenda envidia por muchos motivos y no hace falta que los nombre todos ya que los podéis intuir.
Tuve noticia del evento gracias a Mama de Julio que me mandó un mail invitándome mucho antes incluso de ser ingresada en el hospital. Para mí desplazarme con toda la familia un finde a Madrid era una locura porque la distancia es mucha y meter semejante trajín al peque de coche sólo por una noche podía ser de locos. Tampoco era viable cogerme fiesta y alargar el finde dado que ahora tengo mucho trabajo, y que no falte, diríamos!! Así que ni me lo planteé. Pero lo que me entristece más es que por h o por b siempre lo voy a tener muy complicado. Me encanta vivir donde vivo porque es un lugar maravilloso con la playa y la montaña al abasto y la calidad de vida es muy buena. Pero no es una zona bien comunicada. No hay Ave, ni puente aéreo, ni nada de nada!! Así que me temo que seguiré viendo en la distancia vuestros encuentros narrados y muriéndome de envidia porque la tribu de madres blogeras que en este tiempo he podido ir conociendo es fantástica. Menos mal que con Internet al menos no hay distancias.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Nochecita toledana.

Os imagináis la típica escena de película de miedo con una casa de noche oscura cuyo silencio tenebroso solo se ve interrumpido por una fuerte tormenta cargada por el diablo con rayos, truenos y agua a mansalva. Pues a las tres de la madrugada yo era la que estaba "jiñada" de miedo cuando un trueno terrible ha caído a pocos metros de mi casa, calculo yo, y nos ha despertado a todos dándonos un susto de muerte. Mi hijo llorando, mi marido que no sabía dónde estaba y yo aún menos. Me he cambiado de cama y he dormido el resto de la noche junto a mi pequeño que del sofoco no paraba de llorar aterrorizado. Y es que el aguacero era increíble, hacía años que no veía algo así y aunque en nuestros caso personal no hemos sufrido daños materiales a las pocas horas hemos comprobado en la tele los destrozos que ha causado la lluvia por la zona. 
Ayer tarde se presagiaba lo peor. Volviendo de hacer unas compras vimos como el cielo estaba más negro de lo habitual a pesar de que la noche ya había caído. Cenando empezó a llover un poco pero fue tras acostarnos cuando empezó el show de verdad. La noche ha sido toledana, aunque al amanecer la lluvia se ha tranquilizado.
Muchos auguraban malos presagios para el 20N pues mira por donde que al menos en temas meteorológicos no han fallado mucho y menos por el sur de Cataluña y en norte de Castellón. A ver si el tiempo nos da una tregua, ya que la prima de riesgo no lo hace, y empezamos la semana un poquito más tranquilos xddd!!!

sábado, 19 de noviembre de 2011

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Acoso y derribo a la flexibilidad.

Alguna vez he contado que mi experiencia con la conciliación laboral-familiar ha sido excelente en la empresa que trabajo. Se trata de una entidad sin ánimo de lucro donde se priman los objetivos a conseguir y la calidad del trabajo, no la cantidad de horas echadas en el tajo. Tuve una baja maternal alargada con las vacaciones que son cuantiosas y me planté en la oficina cuando mi niño tenía seis meses. No está mal aunque me hubiera encantado alargarlo más aún, obvio. Luego reducí la jornada laboral unas horas a las que añadí la hora de lactancia. Desde entonces siempre he tenido una jornada intensiva reducida que me ha permitido disfrutar al completo de la tarde con mi hijo. Además me he dejado días de vacaciones en la retaguardia todos los años para cuando el peque se pone malo y me tengo que quedar en casa con él. Lo más duro fueron los primeros meses de guardería porque mi niño no paraba de pillar un virus tras otro como es habitual en estos casos y entonces si que me faltaron horas y días para conciliar de verdad, un horror, pero como todo pasó y ahora ya es otra historia para contar. En definitiva creo que mi empresa ha sido muy flexible conmigo y no puedo quejarme para nada.
Ahora bien parece que en el mundo al revés que vivimos algunas de mis compañeras, embarazadas todas ellas, no quieren disfrutar de estas ventajas y justo proponen todo lo contrario para sus bajas maternales.
Caso 1: Recién parida en agosto que aún disfruta de su baja maternal. Sumando las vacaciones debería volver al trabajo pasadas las Navidades. En una conversación reciente nos pide volver antes porque ya está agobiada de estar en casa con su recién nacida, flipa, flipa, flipa!!
Caso 2: Embarazada con fecha prevista de parto en enero. Ha pedido tener una baja maternal de tan solo 6 semanas e incorporarse en ese momento al trabajo para disfrutar del resto de la baja maternal con reducción de jornada. Con menos de dos meses de vida la dejará con la abuela cuatro interminables horas... no comment.
Caso 3: Embarazada con fecha prevista de parto en junio. Vista la propuesta del caso 2 se le han abierto los ojos y pide exactamente lo mismo. Más no comment....
Claro como podréis imaginaros a los de RRHH se les quedaron los ojos como platos porque jamás de los jamases habían existido en la entidad propuestas semejantes, en incluso han tenido que hacer alguna consulta a la Seguridad Social al respecto, y es que si queremos abogar por la igualdad, la conciliación, la flexibilidad y todas esas palabras bonitas que nos gustan tanto pero que nos suenan utópicas en la mayoría de los casos nos queda largo trecho si siguen habiendo mujeres que piden a grito separarse tan prematuramente de los hijos que han concebido. Como madre a favor de lactancia materna, el apego y la crianza natural, y también como profesional encantada con su trabajo, sólo puedo decir una cosa: NO HAY DERECHO.

martes, 15 de noviembre de 2011

La que se avecina.

Me apetecía cambiar el look de mi blog y he vuelto a mis tonos azules clásicos. El azul es mi color favorito así que por qué no plasmar mi adicción a ese color por aquí otra vez como hice antaño. Por definición es un color frío pero a mí me templa y serena mucho en tiempos revueltos como los que vivimos.
A colación de esto esta mañana ya he oído en la radio en la tertulia habitual que escucho cada día comentarios acerca de que lo que vivimos y lo que vamos a seguir viviendo en los próximos años es el momento más crítico en economía que Europa ha conocido desde la II Guerra Mundial. No puedo recordar qué se sentía o cómo se notaba en la calle la crisis de los 80 ni tampoco la de los 90, en la primera porque era un niña, y en la segunda porque era una adolescente y mis preocupaciones andaban por otros menesteres. Pero esta vez soy una madre treintañera muy consciente de que la que se avecina es gorda y de verdad.
Los políticos pueden seguir mareando la perdiz un tiempo más, de hecho es lo que han hecho estos días de campaña electoral aquí en España, pero la crisis está ahí y se quedará mucho tiempo con nosotros. Hay economistas que hablan de diez incluso de veinte años, que ahí es "ná". Se masca en el ambiente que no volveremos a ser los que fuimos, creo que recordaremos estos últimos años como en su momento se recordaron los "felices años 20" pre-crack del 29 en USA, y Europa vivirá años convulsos, donde o empequeñecerá o se desmembrará. El modelo de UE que con ilusión nació tras el Tratado de Maastrich en 1993 está en coma y se perfilan dos vías de solución: la unificación fiscal y sobre todo política, que proponen eminencias como el Nobel Paul Krugman, vía harto complicada, ya se ve venir, o se deshace el chiringuito, es decir el euro, y cada país que acampe como pueda, vía que a España le vendría fatal porque si cogiditos de la mano de los fuertes nos va mal no quiero pensar como sería volver a empezar de nuevo con otra moneda, una nueva peseta tal vez, devaluada "in extremis".
Esa opción vendría bien para exportar, sí una moneda débil siempre favorece las exportaciones, lección básica de economía, pero con un tejido productivo tan dañado como el español ya veremos qué producción tendremos disponible para exportar. Por no hablar de la pérdida de poder adquisitivo que supondría a todos los ciudadanos.
Sé que el panorama que pinto es negro, pero es que me cuesta ser positiva viendo la que está cayendo y no hablo sólo de lluvia, que también. Porque vendrán Papademos, Montis y Rajoys con buenas intenciones, eso sí muy tecnócratas todos ellos, y Merkel y Sarkozy seguirán intentando poner orden y entenderse entre ellos que ya les cuesta bastante, pero la verdad es que la economía esta maltrecha y los mercados cabreados, y ante eso no hay político que pueda meter baza, lamentablemente en un mundo global como éste es así. El sistema falla por sistema y ahora toca resetear y cambiar el chip a fondo. Sé que muchos me diréis que estoy loca por decir lo que voy a decir, pero preveo más sacrificios sociales, el estado de bienestar se mermará más aún, y sólo habrá que salir de esta currando y currando, con esfuerzo y mucho. Seguirán habiendo especuladores que se enriquezcan sin esfuerzo, no hay duda, pero esos viven en otra estratosfera lejana a la gente de la calle como nosotros. Palabras como bienestar social, conciliación, flexibilidad,.... buffff olvidémonos de ellas, suena radical pero creo que es así. Si en épocas de bonanza  no se ha logrado como se va a lograr ahora que no hay dinero literalmente para nada.
¿Votaré el domingo? Pues no sé, no creo, tal vez, pero no creo. Desazón, desánimo, desilusión, cualquiera de estos términos me sirven para describir lo que pienso de nuestro sistema democrático actual.
Menos mal que al menos yo tengo una razón para luchar y trabajar duro, la más fuerte de todas, mi hijo. Últimamente sólo sus ojos y su preciosa carita son capaces de esbozar sonrisas en mí.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Viernes y premio.


Semana loca sin tiempo a casi nada, en el trabajo, en casa, en todos lados, pero Mama de Parrulin me ha dado un premio cargado de cariño y no podía dejar de recogerlo y agradecerlo.
Debo decir cuál es mi palabra favorita y aunque hay muchas en mi lista de posibles creo que me quedo con AMOR. Porque lo engloba todo y es el sentimiento más poderoso que existe.
Y ahora le paso el relevo a los blogs: Mama sin Complejos, Mama de Julio, Creciendo con David, Mi Pequeño Koala, Con la Teta hemos topado, La Mama Vaca, Superamatxu's blog y Mama(contra)corriente. Porque llevo mucho tiempo ya siguiendo vuestros espacios y son especiales, muy especiales para mí.
Buen viernes, a ver si algún rato saco tiempo para escribir.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Yo solito.

Mi niño está en una fase totalmente beta. Prueba por sí mismo si sabe hacer las cosas y cuando lo consigue sonríe feliz y grita: "Yo solito mamá!!" Los decibelios que alcanza con el grito podéis imaginarlos.
Eso está bien porque está ganando autonomía y es fantástico para su desarrollo, soy consciente. Hay situaciones en las que me chifla esta fase, si estamos a punto de ir a la bañera y se desnuda solo por ejemplo. O si grita que quiere un dvd y se lo ha puesto ya cuando yo llego al salón. Pero en otras me desborda, porque si llevas prisa para salir de casa y se emperra en que él solito se va a poner la chaqueta y no puede y llora y se frustra y me pongo nerviosa y pasan los minutos y ya os imagináis lo que pasa después, eso no me mola nada.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Lo que dio de sí el puente.

Es miércoles con regusto a lunes (para los que hicimos puente) y toca hacer balance de estos cuatro suculentos días festivos.
La verdad es que hoy hemos amanecido todos asustados por la posibilidad de referéndum en Grecia. Y eso sí que nos ha dado más miedo, al menos a mí, que todos los zombies, monstruos, brujas y fantasmas que pudiéramos ver por Halloween (que conste que donde yo estuve se celebra la Castanyada y no vi ninguno) o por el S02E03 de "The walking dead" de esta semana.
Y me asusto porque más que nunca lo que veo yo a parte de crisis económica, la crisis del estado de bienestar y otras crisis variadas, es una fuerte crisis de liderazgo y valores, una crisis estructural donde todo lo que hemos sido o pretendimos ser se hunde y no hay valiente capitán que los tenga bien puestos y se agarre al timón fuerte para capear esta tormenta con dignidad y agallas.
Que Papandreu quiera que los griegos voten si acatar las medidas que la UE les impone a cambio del enésimo rescate es en mi opinión un barrer para casa y que explote esto por donde tenga que explotar. Y eso que mi economista de cabecera, Xavier Sala Martín, (sí, me encanta y le sigo a pies juntillas, su twitter es @xsalaimartin) hace días que advierte que no vamos a ningún lado con las decisiones políticas tomadas la semana pasada. Aquí está el enlace por si os interesa, sorry que está en catalán. Cuenta y creo que es bastante razonable su criterio, que éste es otro parche pero no la solución a la crisis de la deuda europea. Que queremos tapar el agujero de la deuda con más deuda, y esa solución no va a ningún lado.
Además la solución monetaria (emitir moneda a cambio de tener la fea contraprestación de la inflación) no es una vía posible sobre todo para los alemanes que aún recuerdan o al menos eso parece las consecuencias horribles que una medida así les provocó tras la I Guerra Mundial.
Pero si a esta peliagudo escenario le sumamos el hecho de que el líder europeo que tiene que  hacer los deberes, el Primer Ministro griego, se niega a hacerlos porque sí y pide antes consultarlo a su ciudadanía pues aún enrarece más el ambiente, vamos que se ve a la legua que de determinación en los acuerdos establecidos hay más bien poca.
Y ahí es donde concluyo: si los líderes que tenemos no saben qué hacer a dónde vamos a parar, pues no sé pero seguro que a una situación mucho peor a la actual y mira que la actual ya pinta parda parda. Y también me demuestra que ahora estamos pagando los platos rotos del hecho de que hayamos dejado denigrar la profesión política hasta estos extremos. En su momento cualquier podía dar el salto a la política y cualquier podía asumir responsabilidades simplemente tocando las teclas que sabía que debía tocar. Y me da igual que sea de izquierdas que de derechas. Todos absolutamente todos me han decepcionado.
Una vez dicho todo esto, debo añadir que me he pasado el puente en el pueblo sí, pero en casa y pachucha y consultando en Twitter a todas horas, se nota eh, por culpa de un resfriado que a bien ha tenido mi hijo compartir conmigo porque me quiere mucho y me achucha mucho y vosotros sabéis que esos achuchones son la mejor manera de compartir virus variados.
Hasta el domingo podríamos decir que tuve vida social y todo. Visita de rigor a mi yaya, tardes de cafés en casa de amigos relajadas con los niños jugando entretenidos, somos tantos en la pandilla que cuando nos juntamos parece una guardería aquello, y el sábado cenita fuera y fiesta de celebración de varios cumpleaños, normalmente los hacemos en pack, incluso el domingo tuve un reencuentro en petit comité con  una vieja amiga de la infancia. Bien vamos. Pero después la cosa se torció. Lo que empezó con un carraspeo de garganta acabó en trancazo de tomo y lomo con décimas de fiebre y todo. Así que digamos que lunes y martes los he pasado como buenamente he podido, pero mal. Eso sí hoy que había que volver al tajo ya me encontraba mucho mejor. Si al final será cierto eso de que trabajar es salud. Aunque visto el patio virgencita, virgencita, que me quede como estoy, "usease" trabajando!!!!