viernes, 28 de octubre de 2011

Abducida por Steve Jobs.

Cuando algo me agobia  mucho, estoy triste, ausente, agobiada, necesito desconectar de algún modo, y estos días os prometo que esta desconexión es de obligado cumplimiento por lo que ya os expliqué en el post anterior. Así que ayer por la noche me lié a actualizar el Iphone 4 de mi marido al sistema operativo IOS5. Entretenida estuve hasta las 00.30 de la madrugada y aunque estaba cansada disfrutaba tanto con mis movidas tecnológicas que ni me di cuenta de la hora que era. Sólo sé que mi socio roncaba desde hacía mucho rato en el sofá y que cuando lo desperté para ir a la cama me respondió como si estuviera en otra dimensión el pobre.
Y es que desde que hace más de año y medio adquirí mi Macbook he de reconocer que mi adicción al mundo Apple y la tecnología se ha acusado un montón. Desde siempre me ha gustado ser un poquito geek (aunque no tenga la inteligencia de Sheldon Cooper para mi desgracia), pero reconozco que con Windows la dificultad de manejarla bien hacía que muchas veces me cortara a experimentar sola por miedo a liarla parda. En el trabajo sigo aún con Windows, no creo que por mucho tiempo dado que mi jefe es un verdadero fan de Apple y ya estamos estudiando la manera de hacer la migración total a Apple. Pero en mi vida informática personal soy "applemaníaca" total. Y es que el verdadero mérito de Steve Jobs en mi humilde opinión ha sido acercar la tecnología al usuario. Creo que miraba sus gadgets desde los ojos de una persona sencilla de la calle para hacerla asequible a todos. Empatizaba tanto con todos sus futuros clientes que consiguió algo mágico, revolucionar el mundo informático sí, pero también engancharnos a sus productos por los simples, claros y fáciles que resultan. No me parece exagerado compararlo con genios de la altura de Einstein, Da Vinci o Mozart. Jobs ha cotidianizado la tecnología de una manera increíble y ha inyectado a nuestras vidas el concepto de la eficiencia tecnológica. Puede que Jobs des de el "mac" allá me haya abducido pero en los tiempos que corren no dejo de pensar en cuánta falta nos hace tener a más personas como él.

martes, 25 de octubre de 2011

No puede ser.

Definitivamente no puede ser que cada vez que alguien me diga que está embarazada yo rompa a llorar como una magdalena y note una punzada en el estómago. No es ni sano ni bueno sentirse así. Estoy empezando a asumirme a mí misma como una amargada que es incapaz de vivir con naturalidad las buenas noticias de las personas cercanas y alegrarme plenamente por ellas, porque me alegro, en el fondo me alegro por esas personas a las que aprecio que van a ser madres otra vez o por primera vez, da igual, pero cómo me cuesta....
Hace un  par de semanas fue una compañera de trabajo la que me anunciaba que será madre en junio, al cabo de pocos días mi vecina, ahora una mami blogger a la que sigo y estimo, en fin que no puede ser, que esto ya es insoportable y tengo que poner remedio como sea.
Después de escribir el último post sobre este tema mi pobre marido, que me suele leer, aunque no comenta nunca, se asustó y la verdad es que aquel mismo fin de semana hablamos y aclaramos algunos puntos que eran importantes y que me hicieron sentir mejor. Creo que desde el fondo de mi misma sabía que la herida no estaba curada pero se había avanzado en la mejora. Pusimos una tirita al menos. Pero hay que ver qué rápido salta la tirita y se reabre la herida. Y hoy me he dado cuenta otra vez. No sé que voy a hacer, sinceramente, pero está claro que el problema sigue ahí.

lunes, 24 de octubre de 2011

Compartir ideas.

Por si no lo habéis encontrado todavía navegando por este ancho océano de la blogsfera os recomiendo este espacio: http://babydeco.blogspot.com/. A mí me encanta leer blogs de decoración aunque no tenga que decorar nada, me pasa igual con los blogs de cocina, los leo y los miro y a veces no tengo idea de cocinar nada de eso, pero disfruto igualmente.
En el blog que os recomiendo salen ideas económicas y maravillosas para decorar los espacios que tenemos en la casa para los reyes de la misma. Yo la estoy visitando con asiduidad estos días que ando cavilosa con encontrar un mueble para colocar los cada vez más numerosos juguetes de mi hijo y estaba dudando entre el estante con cajas de plástico Trofast de Ikea, del que hay un ejemplo muy bueno en la primera foto de este post o usar la archiconocida estanteria Expedit también de Ikea de la que hay otro amplio reportaje en Baby Deco Blog y que os enlazo aquí. De momento he de decir que la balanza se inclina hacia la opción Expedit. Ya os informaré mejor.
Y cotilleando me encuentro con este fantástico post sobre como hacer una cuna para colechar. Cuando mi hijo nació vivíamos en nuestro primer piso y allí era imposible adosar nada a nuestra cama, vamos que no había espacio en aquella habitación para eso ni para nada más. Pero no descarto hacer un invento así si repito maternidad dado que mi habitación actual no es que sea un palacio pero es un poco más amplia. Si alguna de vosotras os interesa echad un vistazo.


viernes, 21 de octubre de 2011

Aquellos maravillosos tres años... toco madera!!

Hace pocos días leía que una madre blogger a la que sigo escribía cuánto disfrutaba de los dos años y medio de sus niños. Tiene tres y ahora con su tercera hija se da cuenta que es su época favorita. Yo discrepo y me quedo con los tres añitos, aunque también es verdad que cada niño evoluciona distinto. Será porque en el caso de mi hijo los dos fueron no terribles pero si complicados. Y desde que pasamos la barrera de los tres en junio mi retoño ha dado un giro de 360º espectacular, para bien claro.
Además en una breve conversación el otro día con su tutora al salir del cole me dijo lo contenta que estaba de mi niño, lo bien que le veía en su proceso de adaptación, que era muy bueno y se le veía con buen fondo y lo mejor de todo, que estaba muy atento en clase y que aprendía muy rápido. Y claro millones de babas me cayeron de la boca como imaginaréis.
Pero a lo que vamos. En lo que la comida y el sueño se refiere, con sus altos y bajos, no he tenido grandes problemas, quienes me leéis desde hace tiempo lo sabréis. También he de decir que siempre he sido un poco laxa con el tema y no he querido agobiarle. Si comía mucho le dejaba y si no quería comer pues no le atosigaba para que comiera. Compensaba unos días con otros. Yo misma no todos los días como igual. Hay días que me comería una vaca entera y otros que pasaría con una ensalada. Mi hijo puede pasarse un día tragando como un oso y otros días hacer dieta light de pajarillo y no pasa nada, crece fuerte y sano como un roble.
Con el sueño cuando los despertares nocturnos aumentaron que fue pasado el año de edad (los primeros doce meses fueron una balsa de aceite, he de reconocerlo) lo primero que hicimos fue olvidarnos de la cuna y meterlo en nuestra cama, pero después y coincidiendo con la mudanza al nuevo piso le compramos una cama grande y ya he contado en varias ocasiones que nos instalamos unos días su padre otros yo en la cama baja de su nido a dormir, y a descansar se ha dicho. Ahora ya  con los tres añitos afianzados y quitando días puntuales casi ninguna noche se despierta y duerme de tirón en su amplia cama de 90 cm y sin la necesidad de que papi y yo durmamos abajo. Si algún día por circunstancias ha dormido entre su padre y yo, por ejemplo hace un par de semanas en casa de unos amigos en Barcelona, se cabrea un montón porque quiere su espacio y no soporta dormir tipo sandwich, entre rebanada y rebanada. En cambio el finde en el pueblo por ejemplo duerme conmigo en mi cama de matrimonio y mi marido en la de mi hijo porque papi madruga para ir a la montaña de excursión en moto y así nosotros alargamos el sueño más rato por la mañana. Para él es una fiesta, celebramos que estamos el finde en nuestro pueblo y de "vacaciones".
Además al empezar en el colegio y estar tan cansado se duerme muy pronto, la mayoría de las noches entre las 20.30 y las 21 ya está en el sobre.
Pero en lo que realmente he notado un avance importante es en la comunicación, el lenguaje se ha tornado en los últimos tiempos muy fluido y como ahora es más sencillo entendernos las rabietas y los churros imposibles han disminuido mucho. Los hay claro está a veces sucede. Pero no con la frecuencia del curso pasado ni mucho menos.
Respecto al control de esfínteres seguimos igual que siempre, con el pipí genial, con la caca imposible, ahora para luchar contra el estreñimiento que le causaba tanta retención le doy leche con fibra y hace caca casi a diario, pero en el pañal, en el wc no quiere de ninguna manera. Y mira que le he dicho que este año vamos a darle los pañales a los Reyes a cambio de regalos pero ni con esas. Me mira muy digno y me dice que no quiere regalos que ya se los comprara su papi. Y cuando le digo que papi no tiene dinero para comprar regalos tan bonitos como los que traen los Reyes o Papa Noel me dice que no le importa. Aiss la madre!!!
En fin resumiendo para los padres recientes que no ven la hora de que sus hijos dejen de despertarse tantas veces por la noche, para los que lidiáis ahora con los terribles dos y sus terribles enfados, para todos los que no veis la luz al final del túnel del sueño y el cansancio os anuncio: otro día a día es posible, me ha costado pero doy fe y toco madera para que siga así!!!

jueves, 20 de octubre de 2011

Avisar a la policía.

Ayer cenando mi peque nos cuenta a papi y a mí que A ya no es su amigo (era de los primeros niños de los que se aprendió el nombre en el cole nuevo y decía que era su amiguito nuevo). Nosotros le preguntamos por qué. Él responde que porque no le escucha cuando habla, aisss la leche, y yo le digo que tenga paciencia que seguro que pronto aprende a escucharle. Entonces me dice que A también le pega. Yo le respondo que si le pega no es su amigo. Le sugiero que busque otros amiguitos. Y le nombro a un par de niños más que me suenan del cole. Me responde que ellos no le pegan y sí le escuchan. Y entonces con semblante serio nos mira a su padre y a mí y nos dice: "¿Y si cuando me pegue A llamo a la policía?". Me quede patidifusa y le respondí que mejor que avisara a su señorita y que ella valoraría mejor qué medidas tomar al respecto. Xdd qué ideas tiene mi niño!!!!

miércoles, 19 de octubre de 2011

Microeconomía.


The Walking Dead.

Llego tarde, llego tarde, como diría el conejo de Alicia, pero es que estos días de lío en el trabajo me han tenido ocupadísima y sin tiempo para comentar, atención spoilers, el esperadísimo regreso de THE WALKING DEAD. El domingo en USA y el lunes aquí pudimos reengancharnos a la segunda entrega de las aventuras de Rick y cía tras el apocalipsis zombie.
Yo que he sido siempre "echá palante" con el tema de las pelis de miedo y con los excesos de carnicería incluso, reconozco que lo pasé un poquito mal con este primer capítulo. Lo de que los zombies hayan descubierto que se puede mirar debajo de los coches ya me ha puesto de los nervios, porque otra cosa no pero en esta serie los zombies son más listos de lo habitual y cada vez más, y después está el rollo despiece-carnicero del estómago del zombie que me revolvió el mío de mala manera. Y recién cenada que estaba.
Y el final, ese final, con ese disparo, aisss xdddd, qué ansiedad!!! Aunque claro, con la desaparición de la niña y el disparo, no es extraño pensar como ya me ha dicho mucha gente con la que he comentado la serie que haya otro grupo humano pululando por ahí y que vaya a dar que hablar.
Esperaremos al lunes para ver el giro argumental que los guionistas deben tener preparado...

viernes, 14 de octubre de 2011

Star.


Con este post inicio una serie nueva de entradas con la etiqueta "Instagram photos" con las que compartiré de vez en cuando mi afición por la fotografía, a un nivel muy básico, no os creáis, pero a la que he dado un giro brutal tras mi reciente descubrimiento de la aplicación fotográfica Instagram. Espero que os guste.

Acorralada.

No hijos míos hoy no voy a postear sobre el absurdo reality de Tele5 que lleva casi el mismo título que mi post y que me interesa un pimiento. Hoy sólo quiero contaros que por más que intento olvidar el tema, por más que trato de superar el asunto de mi última pérdida de embarazo, hay días que es casi imposible. En agosto una compañera de trabajo tuvo a su segunda hija, para enero otra de mi departamento espera a su segundo retoño también y estos días acabo de saber que otra más tendrá un bebé el próximo junio. Mi vecina y también amiga está embarazada también, de hecho su retoño nacerá en marzo, cuando debería haber nacido el mío. Son todo motivos de alegría en estos duros momentos de crisis que nos rodean. Pero creed que me estoy ahogando. Llego a la oficina y siempre se habla de lo mismo: embarazos, partos, ilusión,... Ando por la calle y sólo veo carritos y tripitas. Me siento triste, porque aunque trate de disimularlo lo estoy por dentro, pero nadie quiere escuchar los lamentos de una madre frustrada y sinceramente tampoco quiero que los escuchen. En casa con mi marido es un tema tabú. Él quiere reemprender la búsqueda otra vez pero yo no me siento preparada, no puedo volver a enfrentarme a otro aborto, no lo soportaría. Si lo hablamos acabamos peleados así que no lo hablamos. Físicamente superé el bache muy rápido pero emocionalmente me cuesta, soy fuerte por mi hijo, lo debo ser, pero me cuesta y él no lo comprende, o sus ansías de repetir paternidad no le permiten entenderlo, no sé. Con mi madre no hablo del tema, creo que ni quiere nombrarlo, sé que lo ha pasado mal también y no me saca el tema porque quiere pasar página. Con mis amigos, es complicado, si alguien me habla del asunto lo hace cohibido, es normal, no es algo que puedas comentar así de sopetón. Me tantean primero y luego deciden preguntar cómo estoy. Todo el mundo trata de restar importancia a este acto sabio de la naturaleza, porque eso es lo que me dicen que la naturaleza es sabia, y no digo que no, pero yo siento que he perdido un hijo o una hija, y ese dolor no se cura tan rápido. Y es que ha pasado poco más de un mes apenas...

martes, 11 de octubre de 2011

Battlestar Galactica.

El 2003 fue una año para mi recuerdo personal porque fue el año en el que me casé. Siempre pensé que a nivel seriéfilo 2004 había sido el año a recordar, porque un 22 de septiembre de aquel año se estrellaba el Oceanic 815 en la ya eternamente famosa isla de LOST, pero, pero, pero ahora tengo mis dudas. Un año antes saltaba a la antena yankee BATTLESTAR GALACTICA y ahora me doy cuenta de que no sé cómo he podido vivir tanto tiempo sin disfrutar de las mieles de esta serie.
Pereza, desazón, overbooking, yo que sé, hasta hace una semana no había encontrado el momento para empezar a disfrutar de las aventuras, desventuras, neuras y desvarios del comandante Adama, la tripulación de su nave, cuyo nombre da título a la serie, y los supervivientes de las 12 colonias tras el ataque cylon. Pero la emisión en el canal autonómico catalán 3XL de esta serie de ciencia ficción por primera vez en abierto a un horario razonable me lo ha puesto como se dice vulgarmente a huevo. Y ahora no veo hora de que llegue cada noche de los lunes. 
La serie tiene todos los ingredientes para ser perfectamente divertida, apasionada e interesante. Dicen que ya es una serie de culto, no creo que se quede corta la definición. Yo estoy acostumbrada al formato de 45 minutos y en este caso cada capítulo supera la hora de duración, no importa, ni pestañeo.
El planteamiento tiene tela: la especie humana está a punto de desaparecer por su propia culpa. Los cylons, creados por los hombres, ya hace tiempo que se han rebelado y han dejado claro su intención de acabar con nuestra raza. Pero cuando parece ser que la amenaza cylon se difumina un ataque contundente deja las 12 colonias totalmente k.o. y a unos pocos supervivientes embarcados en una relativa pequeña cantidad de naves que pululan por el espacio abierto. La más importante es Battlestar Galactica y su comandante jefe, Adama, se enfrentará en los primeros momentos de la serie a la primera decisión fundamental: luchar o tratar de huir y salvar lo que queda de los hombres.
¿Entendéis por qué escribo este post? Va si queda alguien que no la haya visto aún, hacedme caso, vedla!!!!!

viernes, 7 de octubre de 2011

De pésames, nostalgias infantiles y demás comeduras de tarro.

Ayer murió Steve Jobs, descanse en paz, y tanto los medios de comunicación como las redes sociales han ebullido desde que saltó la noticia. Lo han comparado con Einstein, con Edison, han recordado frases suyas y creo que en general todo el mundo ha reconocido lo importante de su contribución a nuestra sociedad. Yo que soy fan de Apple hasta la médula sentí tristeza al conocer la noticia porque pensé qué poquito se fomenta la existencia de personas como él en nuestra sociedad.
Hoy esta viñeta ha captado poderosamente mi atención:

Sé que el concepto de déficit es importante para mantener el gasto público a raya pero obsesionarse con esto puede ser contraproducente como se va viendo en la economía de una autonomía o de un país. Y hay partidas que yo considero que son intocables: educación, servicios sociales, sanidad y como no I+D. Tener un capital humano capaz y formado creo que es la única vía de salida a esta crisis económica que nos ahoga a todos cada día más.
En fin menos mal que la ilusión no la perdemos y menos aquellos que tenemos un punto de Peter Pan en nuestro interior importante. El visionado de SUPER 8 la semana pasada me lo recordó. Sé que no cumple las expectativas puestas en ella ni de lejos. Pero a mí el ambiente remember setentero, los misterios espaciales y el grupo de muchachos amantes del cine me hizo viajar en el tiempo y recordar que yo también fui una niña soñadora a la que le encantaban los misterios, que adoraba el cine y que no hacía pelis pero sí escribía cuentos con mucha ilusión. Ahora podéis vomitar vuestras críticas sin compasión.
Y ya os dejo porque es viernes y toca encarar el finde, un finde que si los planes no se tuercen voy a pasar en compañía de buenos amigos y con planes estupendos. Así que estrellas seguid alineadas por mí!!!!!

jueves, 6 de octubre de 2011

Aprendiendo.

Cuando trabajas en el sector social te das cuenta de que el trabajo es más que eso. Te implicas de un modo que muchas veces traspasa lo personal. Supongo que pasa lo mismo si te dedicas a la educación o a la sanidad. Son profesiones que te hacen crecer como persona a parte de darte de comer... aunque cada vez menos :). Yo que estudié Economía e hice un Máster Internacional en Contabilidad jamás pensé que desarrollaría mi trabajo en el tercer sector. Pero la verdad es que ha sido una sorpresa increíble poder trabajar en esto y además como controller económica que es lo mío.
Con todo esta semana hemos tenido un punto de inflexión en mi entidad. El lunes por la tarde en una de nuestros centros desapareció uno de los residentes. Un hombre de 65 años con retardo mental no muy severo que había intentado escapar en más de una ocasión. Casi 48 horas de búsqueda desesperada pero con final feliz que nos han dado un vuelco a la forma de ver lo esencial de nuestro trabajo. Jamás había sucedido algo así en los más de 30 años de trayectoria de la casa y ha sido un aprendizaje express sin precedentes. Hemos constatado que nuestros protocolos de emergencia están pulidos y son los adecuados lo que nos daba garantía y tranquilidad frente a posibles sospechas contra nuestro trabajo. Pero no es sólo eso lo esencial.
Ya llevamos un tiempo centrando la filosofía de empresa en la persona pero este incidente nos ha hecho ver que justo ese es el único camino. Empatizar con las personas que atendemos, entender sus necesidades básicas, pero también sus sentimientos o sus miedos.
Hace tiempo que he comprendido que empatizando con mi hijo lograba hacerlo más feliz y suavizar el camino de la crianza que ya de por si es complicado y difícil. Si extrapolo esta visión a mi trabajo creo que el resultado es el mismo. Y yo que soy muy de ciencias y muy cuadrada es un aprendizaje que me ha costado casi 35 años de mi vida asumir.
Os he dicho que os debía un post contando el "misterio" del incidente grave de mi trabajo. Pues aquí lo tenéis.

miércoles, 5 de octubre de 2011

La semana que estamos viviendo peligrosamente.

En La Sexta echan un ciclo de cine de los 80 que recomiendo encarecidamente. La semana pasada emitieron "El año que vivimos peligrosamente", una de esas películas de la época que irremediablemente te ponen nostálgica y te remarcan lo mal que ha envejecido Mel Gibson.
Y curiosamente esta semana la que vive peligrosamente soy yo. Estoy missing, desaparecida de la vida bloggera y de todo. Varios factores han alterado este producto:
a) Mi hijo lleva desde el domingo malito con otitis y sin ir al cole => Protocolo de logística familiar de urgencia activado.
b) En el trabajo ha habido un incidente grave que nos ha trastocado la rutina por completo y del que por el momento no os puedo hablar, por temas de confidencialidad.=> Protocolos necesarios activados.
c) A eso le sumamos que estoy haciendo un curso del sistema de gestión de la calidad EFQM bastante espesito, ahora entenderéis por qué tanto protocolo, que me provoca dolor de cabeza más espeso todavía  => Protocolo ibuprofeno activado.
Así que esto es de locos y sólo tengo ganas de que se normalice un poquito mi rutina.
Cuando pueda iré leyendo vuestros blogs, me da pena no estar al día pero es que lo urgente se impone a lo importante. Además tengo post pendiente para explicaros el nuevo retroceso en la OP de mi hijo. No sé cuando lograré que haga caca con normalidad en el wc, pero sólo sé que cuando lo haga voy a celebrarlo de algún modo. Y esto es todo por hoy amigos. Un abrazo bloggero muy fuerte!!!