jueves, 30 de junio de 2011

Last day.

Escribo este post con la alegría y los nervios de saber que mañana a estas horas ya no estaré en la ofi. Desde el 1 al 10 de julio tengo vacaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! No quiero avanzar mucho de lo que haré, prefiero contar la experiencia a la vuelta, no sea que luego se me tuerza algo y no me salgan bien los planes, nunca se sabe. Sólo diré que espero estar desconectada una buena parte de los días de asueto, y cuando digo desconectada digo desconectada de todo, del trabajo, del twitter, del mail, de los blogs, de todo!!! Sólo permaneceré conectada a mis dos amores, mis chicos!!! Quiero disfrutar de ellos y de su compañía al máximo.
See you soon my blogger friends!!!

martes, 28 de junio de 2011

El cole de mayores.

Ayer por la tarde tuvimos la reunió de información preliminar del nuevo colegio de mi hijo. Acudí a la hora exacta dado que vivo al ladito mismo del centro, primer punto superpositivo, y allí nos esperaba el equipo docente de educación infantil, un equipo joven, dinámico y comprometido, o al menos esa fue la impresión que tuve desde el primer momento y también los miembros de la junta del AMPA para hablar de los temas que ellos gestionan (comedor, ludoteca, extraescolares, aula de acogida...).
Nos explicaron la línea educativa que siguen, en concreto el método por proyectos que ya nos avanzaron en la jornada de puertas abiertas de febrero y hicieron un resumen del funcionamiento diario del centro:
-Comienzo de curso con horarios de adaptación muy flexibles, cosa que me gustó.
-Refuerzo con dos profesoras por aula durante el primer mes para atender a los niños más personalizadamente en su proceso adaptativo, otro punto positivo.
-Detalle de la lista básica del material que debemos llevar la familia, dado que el resto del mismo es adquirido por el AMPA si los padres así lo manifestamos, y lo encuentran nuestros niños ya en el aula el primer día de clase.
-Vídeo resumen de una jornada cualquiera en clase, que me resultó muy gráfico para comprender qué vivirá mi niño en breve.
- Nos explicaron que los niños iban a tener tiempo para el inglés, la música y la psicomotricidad, pero que lo fundamental era trabajar con ellos la expresión oral y sobre todo los hábitos de higiene, alimentarios y sociales. Lo importante es sentar bases sólidas. Punto que me gustó porque no me creo a los que me venden hitos imposibles a ciertas edades. Hay que poner los pies en la tierra un poco.
- Y finalmente nos hicieron una amplia explicación del funcionamiento del comedor y las extraescolares. El sistema de bonos que pagas sólo si usas me gustó mucho.
La sensaciones fueron buenas, las dudas están, pero un poco más disipadas, ahora esperaremos al mes de septiembre y a la reunión personalizada con la tutora. Y mientras prepararemos al peque para el cambio contándole todo lo bueno y positivo que va a encontrar allí.

jueves, 23 de junio de 2011

Y con todo, me siento así.

Es jueves con regusto de viernes, mañana es Sant Joan y aquí en Cataluña eso significa día festivo. Aprovechando el fin de semana largo nos iremos esta tarde al pueblo a despejar el stress con aire fresco de montaña dado que llevamos casi todo el mes de junio sin subir ni un día y también a huir de los petardos y la pólvora que caracterizan la "revetlla" y que tan poco nos gustan a mi marido y a mí, por no decir lo poco que los aprecia el peque también.
Además el sábado es mi cumple, 35 añitos me caen ya, un punto de inflexión para la maravillosa década de la treintena sin duda.
Dentro de una semana ya estaré de vacaciones y me pondré rumbo al Sur de Francia como ya expliqué en un post anterior. Vamos que en teoría tengo motivos para sonreír y estar ilusionada. Pero hoy os contaré por qué hay algo que me impide estar totalmente feliz.
No quería hacerlo público, me prometí a mí misma no escribir sobre ello, y de hecho nadie excepto mi marido, lo sabe, pero como el blog no es conocido en mi entorno más inmediato, quitando a mi chico, y que además es una fantástica herramienta de desahogo, pensaré que soltarlo aquí no es hacerlo público propiamente, sino una buena y necesaria terapia. Y es que no quiero darle importancia al asunto, a veces creo que al no contar las cosas es como si obviara su importancia, aunque en muchas ocasiones esta estrategia sirve simplemente para que me trague todo sola y sea mucho peor sobrellevar los problemas.
No hace mucho hablé del tema de volver a ser madre, quizás con alguno de los posts o con algunos de los comentarios que he ido dejando en la blogsfera cualquiera de mis lectores ha podido intuir cierta negatividad ante el tema en cuestión. Si me soy sincera a mí misma me muero por tener otro hijo, mi vena maternal ha vuelto a estallar en el fondo de mí con brutalidad, como lo hizo ya hace tiempo allá por el lejano 2006, quienes me siguen desde entonces lo saben. Quiero hacerle el mejor regalo que puede hacerse a un hijo, un hermanito, lo deseo totalmente. Y todos los contras que veía antes se han disipado en mi cabecita. Pero la experiencia, que es un grado pero a veces también una putada, hace que tenga miedo a todo el proceso. Y diréis ¿miedo a qué? ¿Al sexo? ¿A disfrutar de él sin ataduras? ¿Al embarazo? Pues no, no es eso, tengo miedo otra vez a repetir el desasosiego que me creó tardar tanto en quedarme encinta y también a volver a sufrir otro aborto. Realmente es un miedo muy normal y habitual entres las madres y futuras madres. No estoy contando nada del otro jueves. Pero lo peor es que sé, también gracias a lo vivido ya, que esta negatividad es totalmente contraproducente para lograr mi objetivo. Y dicho esto muchos estaréis pensando que lo mejor es tomármelo con calma y ya está. Pues bien sí me lo he tomado con cierta calma durante tres meses, sí los mismos que mi marido y yo llevamos sin tomar precauciones en nuestras relaciones, me he relajado, he disfrutado, no he mirado calendarios, o bueno un poco sí, pero no mucho, y me he dejado llevar. Resultado negativo totalmente. ¿Y cómo estoy ahora? Pues mal, bueno ahora estoy bien, sentadita en mi maravillosa terraza, portátil en mano y relajada esperando la hora de recoger a mi niño, aunque anímicamente hecha plof, porque he comprobado que el relax que es la receta maravillosa que pensé que sería también ha fallado. Y ahora sé que en los meses que vienen, o en los años, quien sabe, el tiempo juega en contra sin duda, puede ser peor lograr ese ansiado relax.
Y los días pasan, y los embarazos se anuncian, en mi oficina, en mi círculo de amistades, en las series de televisión que veo, en la calle las barriguitas prominentes se multiplican, en mis sueños también, y Aru ha vuelto a caer en el mismo círculo vicioso en el que caí. Y hoy me siento triste y necesito escribirlo porque sé que ningún ángel caerá del cielo y me regalará un milagro pero puede que alguna palabra consoladora sí que halle con esto que escribo y pienso al mismo tiempo. ¿No me equivoco verdad?

lunes, 20 de junio de 2011

Fastos, fastos y más fastos.

El miércoles pasado mi peque cumplió tres añitos como ya sabéis. Hace un par de fines lo celebramos con una comida con los amigos como ya os conté aquí. Pero el mismo día del aniversario en la guarde le montaron su fiesta especial. Me encanta como lo organizan en este centro. Los padres del cumpleañero traemos desayuno para el resto de los niños de la clase, siempre cosas lo más sanas posibles, nada de chuches, prohibido. Ellos mismos se confeccionan su propia corona de cumpleañeros y por un día son los protagonistas de la jornada. Reciben felicitaciones, les hacen fotos con la cámara que les dejamos y todos los niños lo celebran juntos a modo de fiesta. Mi hijo se lo pasó genial como intuiréis.
Como aquel día mamá estaba de seminario en Barcelona lo recogió la yaya y juntos se fueron a pasar la tarde al parque y luego a tomar un zumito de piña en su bar favorito. Luego como yo llegaba tarde sobre las diez de la noche, se fueron papá y él juntos al McDonalds a cenar, vamos que hicieron la fiesta redonda. Y me esperaron despiertos para que yo pudiera darle un besito antes de acostarle al llegar. Eso fue lo peor del día, no poder compartir más tiempo con él.
Esta fue la primera parte pero aún quedaba la tercera parte de los fastos de este cumpleaños, que más que un cumple parecía una boda gitana por lo que se estiran las celebraciones: la fiesta en casa con la familia.
Y ayer fue el día elegido para el evento. La familia más cercana vinieron a comer a casa y yo monté una decoración temática sobre su personaje de dibus favorito a día de hoy (esto cambia más que la bolsa claro): Dora la Exploradora.
Los regalos (todos de acuerdo a la lista confeccionada con vuestra ayuda) y el hecho de tener a todos sus seres queridos en casa por él fueron los detonantes perfectos para que la alegría de mi pequeño le desbordara y tuviera un plus de energía en su cuerpo casi paranormal. Si de por sí él es movidito ayer era un torbellino.
Menos mal que por la tarde se bajó al jardín de la urbanización con mi hermana y mi cuñado a jugar al futbol con los otros niños de la vecindad, eso sí sin bañarse en la piscina que el tiempo para fastidio de todos no acompañó mucho para ese menester, y quemó un poco de ese exceso de energía que si no me quema la casa, jeje!!
Pero lo pasamos muy bien, sopló las velas y disfrutó de los regalos que al final fueron los siguientes:
- Una cocinita de juguete, que le he instalado en la cocina de casa y donde juega muy feliz, por mucho que le pese a mi suegra.
- Una bonita y práctica maleta Trunky.
- Un par de bañadores muy chulos para la playa y un conjunto de camiones, palas, rastrillos y demás elementos para disfrutar del verano a tope.
- Un libro de cuentos tradicionales y un puzzle, de Dora la Exploradora, claro está.
- Una alfombra que representa una ciudad para jugar con un set de coches fantástico.
Y por este año esto ha sido todo amigos!!!!!

martes, 14 de junio de 2011

Tres años y tres cosas.

Mañana llegaremos al ecuador del mes de junio. Con el día 15 celebramos que ya queda nada para el verano y por consiguiente para las vacaciones (lo mejor de esta bochornosa estación a la que esta amante del frío de Invernalia aborrece como sabéis), pero también festejaremos el cumple de mi pequeño. Sí este miércoles mi tesoro cumple 3 añitos. Y como mañana su madre va a estar todo el día de curso en Barcelona y me será imposible postear sobre el tema escribo hoy y así dejo constancia de la relevancia de la fecha.
Parece que fue ayer que me encontraba extremadamente pesada, agobiada y con ganas de ver la carita a mi retoño al tiempo que llamaba a algunos ángeles y comentaba la actualidad del momento (prueba irrefutable de cuanto me aburría aquellos días esperando el momento del parto de baja médica en casa, nunca jamás volví a aburrirme, jeje) y ya han pasado casi tres años, 36 meses, 1095 días, desde que mi retoño y yo nos vimos por primera vez, en aquella mirada dentro del paritorio que fue un flechazo absoluto y donde nos enamoramos para el resto de la eternidad. Para mí fue aquella sin duda la mejor experiencia vivida jamás y así tuve a bien en calificarla por estos lares. Ahora mi bebito ya es todo un hombrecito que me tiene loquita de amor.
Y tras estas líneas de babeo maternal, corro a buscar una fregona porque esto lo he puesto perdido, pasemos a temas más banales.
Hoy he activado la versión móvil de mi blog, ya me diréis si os funciona. De momento he intentado entrar desde mi Blackberry y sigo viéndolo igual de pequeño que antes. Igual es que soy cortica y no sé hacerlo bien. Apunte mental, no mandarle nunca mi cv a Steve Jobs.
En otro orden de las cosas parece que ya tenemos claro a donde encaminaremos nuestros pasos la primera semana de julio, semana de vacaciones que siempre dedicamos a viajar, bueno desde que tenemos al peque, porque antes de eso viajábamos en agosto. Tachannnnnn and the winner is.... el sur de Francia, más concretamente, la región de Languedoc-Rosellon. Para que me entendáis nos vamos a la zona de Carcassone. Hemos reservado una casita rural muy acojedora y coqueta y subiremos en nuestro coche, desde aquí hay poco más de 400 km de distancia. El avión ha sido descartado por lo que ya comenté en su momento. Ahora a esperar que no pase nada que nos estropee el plan y a preparar el viaje a conciencia. Yo soy de las que me gusta planificar un poquito las rutas y saber qué voy a encontrarme en mi destino. Manías que una tiene.

domingo, 12 de junio de 2011

Mejor.

El verano pasado ir a la playa era un suplicio. Tres o cuatro veces la pisamos y eso que vivimos a diez minutos de la costa, y que además elegimos Mallorca como destino vacacional (movidos por el éxito de Menorca el verano anterior), no digo más. Era llegar, sentar al peque en la toalla y cuando le rozaba una milésima de grano de arena se ponía a llorar como si le estuvieran sometiendo a alguna tortura infernal en el mismísimo Guantánamo al tiempo que gritaba sin parar: "Brut!" (Sucio).
Así que no nos movimos en todo el verano de la piscina de la urbanización, que está muy bien no digo que no, pero teniendo la playa tan cerquita, a un tiro de piedra, a mí me gusta poder disfrutarla también, pasear por la orilla, jugar con la arena, bañarme en el agua salada, y sobre todo que mi niño disfrute de todo eso conmigo por supuesto.
Por eso cuando esta mañana hemos visto que hacía buen tiempo y que podíamos acercarnos a la playa a probar qué tal se lo tomaba ahora que ya es un año mayor, no tenía grandes esperanzas. Y la verdad es que ha ido mejor de lo que esperaba. Ha hecho sus primeros castillitos con la arena, ha chapoteado en la orilla y bueno al final se ha quejado de que iba sucio de arena pero nada que no hayamos podido solventar con el agua de la ducha y sin lloros. Se puede decir que hemos dado un paso adelante importante. A ver si el resto del verano nos vamos atemperando mejor a la playita y la disfrutamos más que el año pasado. De momento mañana si el tiempo lo permite volveremos otro ratito aprovechando este lunes festivo.

miércoles, 8 de junio de 2011

Indignada.

A este post me cuesta hasta ponerle título. Mi indignación/incredulidad/desconcierto llegó ayer tarde a tales niveles que hoy casi no me quedan ni palabras. Después de hacer una terapia abierta a la hora del café con mis compañeras de trabajo procedo a reiterarla aquí en este espacio para dejar constancia de ello y no creer en algún momento de mi vida que todo fue un sueño.
Con motivo del cumple de mi hijo y la lista de regalos que confeccioné gracias a vuestra inestimable ayuda, ayer le comuniqué a mi suegra algunas de las opciones posibles para elegir, omitiendo una de ellas expresamente. Ella me dijo que le compraría la maleta Trunky que tanto me gustó cuando Teta Reina la sorteó en su concurso, y que no tuve la suerte de que me tocara. Bueno se la compraría yo por internet y ella asumiría el gasto. Entonces mi hijo soltó entusiasmado el regalo que más desea y que no para de repetirme desde hace días: una cocinita de juguete. Bueno, bueno, habríais tenido que ver el careto y la posterior reacción de mi suegra, todo un poema. Yo criando a mi hijo desde la perspectiva menos sexista posible. Fomentando sus intereses con independencia de su condición de niño y va y mi suegra le suelta un no rotundo a mi pequeño ante su propuesta de regalo. Imaginaos el berrinche de mi retoño, llora que llora, diciendo que quería una cocinita y yo abrazándolo y calmándolo para que estuviera tranquilo y diciéndole que una cocinita era una estupenda idea que no hiciera caso a su abuela. En fin ver para creer. Sé que la madre de mi marido es una persona mayor con ideas tradicionales pero su actitud me pareció inaceptable y me niego que mi hijo tenga que ser testigo de reacciones tan anacrónicas y trasnochadas como la que presenció ayer mismito. Por eso se lo dejé claro, normalmente callo y trago para no liarla, pero ayer no pude contenerme. Ahora me espera una buena temporada de "morro" y mala cara. Y más aún cuando el día que celebremos el cumple mi hijo desenvuelva su regalo y dentro haya contenida una cocinita... jejeje! (Sonrisa malévola de fondo).

martes, 7 de junio de 2011

Growing pains.

Estos días en los que el verano ya despunta muchos padres estamos preocupados por el próximo inicio en el colegio de nuestros hijos. Para mí que mi peque deje la guardería y empiece el "cole de mayores" es un síntoma claro de que mi bebito ya no lo es tanto. Y es que en esta guardería mi hijo ha sido muy feliz y estoy muy agradecida por el trabajo que han hecho a diario con él. De hecho estoy colaborando activamente en la confección del regalo que le vamos a hacer todos los padres a la tutora que ha estado con algunos de los niños desde P0 o P2 y con el mío concretamente desde P1, un bonito álbum fotográfico de recuerdo de todas nuestras criaturas que de buen seguro le gustará y emocionará.
En este último curso el avance de mi retoño ha sido bestial. Habla por los codos mezclando catalán y castellano, su poupurri no tiene desperdicio: "Mami què fas? Estàs bien?" Jeje!! Se mueve mucho, es inagotable. Explora e investiga sin parar. Todo lo pregunta. Hace pipí en el wc, la caca aún no, el tema sigue igual. Come solito en muchas ocasiones. Empieza a compartir algunos juguetes con sus amiguitos, todos no eh! Ve los dibujitos en la tele algún rato sólo y también en ocasiones juega sin compañía. Ya no necesita que esté yo siempre a su lado. Lo que me permite de vez en cuando hacer tareas en casa sin necesidad que sean altas horas de la madrugada cuando él duerme. Su mamitis es menos acusada, la combina con ratos de papitis también lo que me hace muy feliz porque su padre se siente muy arropado por su hijo.
En fin que la evolución es alucinante y estos días que estoy mirando fotos de hace unos meses con motivo del álbum que os he comentado aún me emociono más de ver cómo ha cambiado.
Pero la duda y la preocupación siguen ahí acechándome. Primé la proximidad del colegio público más cercano a mi casa, y mi decisión la avalaron las buenas referencias del mismo que había recibido por parte de algunos conocidos, a parte de por las buenas vibraciones que recibí al visitarlo en la Jornada de Puertas Abiertas celebrada en febrero y por el clima cercano y la metodología por proyectos que proponía el centro.
La segunda opción, el único colegio concertado de la ciudad en la que vivo ahora, tenía como puntos positivos el uso del uniforme, que a mí siempre me ha gustado por la practicidad del mismo, y la impartición de la ESO en el mismo centro (nunca he sido muy partidiaria de que los niños vayan al instituto con tan sólo 12 añitos). Por contra el sentido eminentemente religioso y los horarios menos conciliadores puntuaron con dos claros negativos en mi decisión final.
Pero ahora ya con junio en danza la duda es cada vez más grande. ¿Habré acertado? ¿Estará mi hijo bien atendido?¿Será feliz? ¿Se adaptará? No puedo evitar estos pensamientos negativos. Tengo un nudo en el estómago que me temo no se deshará en todo el verano. Como en la serie de los ochenta... los niños crecen, los problemas también.

lunes, 6 de junio de 2011

Mix de lunes.

Y vuelve a ser lunes, empieza el ciclo semanal. El finde no ha estado mal. Pasadito por agua más bien y fresquito muy fresquito. Pero como yo prefiero el fresco al calor ya me ha venido bien. Con deciros que en la casa del pueblo aún he dormido con nórdico y tapadita hasta las orejas, jeje!!
He hecho un poco de todo, visitas familiares de rigor el sábado, y bueno ayer sustituimos la barbacoa campestre prevista por una comida en el restaurante con amigos para celebrar los cumples de los nenes de la pandilla que cumplen años en junio, dadas las inclemencias meteorológicas que acompañaron a la jornada dominical.
Mi peque sopló ya las tres velas por primera vez, seguramente lo hará hasta en tres ocasiones este mes, y eso que aún les quedan 9 días para que llegue su cumple. Es lo que tiene tener tres celebraciones: con los amigos, en la guardería y con la familia. Como se nota que es hijo-nieto único eh!!! No nos quedamos cortos con las fiestas.
El tema de los regalos ya lo empiezo a tener más claro, mil gracias por vuestros comentarios de ayuda inestimable en el post anterior. Ya os contaré como queda la lista final pero de buen seguro ya os avanzo contiene algunas de vuestras ideas.
Ayer sin ir más lejos los amigos de la pandilla le regalaron un cuento de imanes con formas geométricas muy chulo que nos encantó.
También hoy he formalizado la matrícula en el colegio para el año próximo. Ahora sólo me toca formalizar la adaptación costosa y complicada al nuevo centro. Nos queda todo el verano para mentalizarnos pero ya esta mañana hemos dado un paso importante cuando al entrar en el nuevo cole ha visto él mismo en sus propios ojos como Sant Jordi, su personaje favorito, protagonizaba la imagen central del póster gigante que decora la entrada principal. Emocionado me ha gritado:
- "Mami el nene irá al cole de Sant Jordi! Bien!"
Y yo he asentido con cara de absoluta emoción. Hay que fomentar y avivar esos sentimientos positivos hacia la nueva escuela, que otro remedio queda sino.


jueves, 2 de junio de 2011

Help!!

Ayuda, hoy necesito ayuda. A ver si me echáis un cable. Mirad dentro de pocos días es el cumple de mi hijo, 3 añitos ya me va a hacer el rey de la casa, y ando pensando en el tema de la celebración, los regalos y demás.
La fiesta la tengo clara. Por un lado este finde con los amigos, y en plan ahorro que estamos en crisis, haremos una barbacoa en una masía y celebraremos conjuntamente todos los cumples de los nenes de la pandilla que caen en junio. Los gastos irán a partes iguales entre los padres de los cumpleañeros.
Por otro lado el domingo después del cumple, que este año cae en miércoles, organizaré una comida familiar en casa como hice el año pasado y prepararé con él una bonita tarta, ahora que le estamos pillando el gusto a esto de cocinar juntos.
Pero el tema de los regalos es lo que más me preocupa. Mi niño es hijo único y nieto único por ambas partes, eso tiene un peligro claro, la masificación de regalos caros e innecesarios. Todo el mundo quiere tenerlo contento y hacerle el mejor regalo para que esté muy feliz y lo colme de besitos y abrazos pero a mí todo esto no me gusta un pelo. Es la vía directa para malcriarle y que no sepa valorar las cosas como es debido. En Navidad ya dije a mi familia que regalaran un 50% de ropa y el otro juguetes. Pero aún así la proporción es exagerada porque acabamos con más juguetes de los deseados y la gran mayoría están ahí muertos de risa por casa. Así que quería que me dierais ideas de regalos (juguetes, cosas útiles, ropa...) que les hayan hecho a vuestros nenes y que hayan triunfado como la Coca-cola. Os estaré eternamente agradecida.