viernes, 30 de julio de 2010

Blogsfera maternal.

A veces paso temporadas largas sin leer blogs nuevos, me limito a leer mis blogs favoritos, los que sigo desde hace tiempo, y no investigo en nuevos espacios. Muchas veces por falta de tiempo, cierto es. En cambio hay veces que me da por internarme en el fabuloso mundo de la blogsfera y disfruto leyendo cosas nuevas.
Esta semana en el trabajo voy bastante ligera de carga, estoy de guardia en otra oficina que no es la mía habitualmente y aunque me traje papeleo y trabajo pendiente lo he ido solventando sobre la marcha y no me han caído marrones nuevos, es normal estamos a punto de abrir agosto y suele ser una temporada tranquila en mi empresa. Así que me he dedicado a navegar bastante y he descubierto fabulosos blogs sobre un tema sobre el que no quiero ponerme pesada normalmente dado que mi blog no tiene esta temática específica pero que habitualmente me suele traer de cabeza. Y ese tema como no es la maternidad. A la mayoría he llegado a través de este magnífico sitio de una treintañera como yo que también comparte conmigo el tener un niño de veintitantos meses.
Acostumbro a hablar de tanto en tanto de mi hijo aquí, pero me niego a reiterarme mucho en el tema dado que se trata de un blog que creé antes de que él naciera, para parlotear sobre todas mis inquietudes y para dar rienda suelta a una de mis pasiones, escribir. De hecho en aquel momento hablaba de muchas cosas, de cine, de series, colgaba los relatos que habia ido escribiendo o que se me iban ocurriendo, contaba también mis viajes, y claro está hablaba de mí, por supuesto. Pero desde que mi retoño vino al mundo empecé a tener ganas sólo de hablar de él, y pensé que escribir sobre ello siempre, además con la baja frecuencia de posts que iba insertando, podía ser desalentador para cualquiera que se acercara aquí a leerme. Pensaría que sólo soy una mami obsesiva y novata que no sabe hablar de otra cosa.
Y la verdad es que ese pensamiento es una soberana estupidez porque esta semana he descubierto blogs fantásticos de chicas que comparten sus experiencias como madres con otras madres y es muy enriquecedor. La verdad es que no es que me guste hacer caso a todos los consejos, y menos en mi rol de madre, que me dan, pero muchas veces leer otras vivencias te enriquece y te abre la mente a otras posibilidades. Y es que en cada momento de la vida de tu hijo hay un quebradero de cabeza, que si me coge el pecho, que si me toma rutinas de sueño, que si tal pediatra me gusta, que si me cuestiono la conveniencia de las vacunas, que si ahora empezamos con los juegos que fomentan su desarrollo, que si busco guarderia, que si se me resfria todas las semanas, que si me lio con la alimentación complementaria, que cuando le quito el pañal, que si se me va de botellón, en fin miles de cosas que te ocupan la cabecita y para las que muchas veces echas manos del sabio Don Google sin poder evitarlo.
Y no me gusta ser pesada. Habitualmente cuando estoy con mis amigos trato de no monopolizar las conversaciones con temas relacionados con la maternidad, ni atracar de preguntas y dudas a los más experimentados, pero bueno la verdad es que como casi todos nos encontramos en esta fase de nuestra vida en la que nuestros hijos copan todo nuestro universo, no importa mucho que al final en todas las reuniones se acabé hablando del sueño del hijo de tal, o de los cólicos de la hija de pascual, no sé si me entedéis. Porque es así, porque empezamos a hablar de cualquier otro tema y siempre desembocamos en lo mismo. Es inevitable y me encanta para que engañar.
En definitiva que me alegra haber descubierto todos estos rinconcitos de la blogsfera tan perfectos para perderse de vez en cuando y compartir experiencias como madre. Sé que voy a disfrutar visitándolos en la medida que pueda.

martes, 27 de julio de 2010

El tiempo entre canales.

FOX, HBO, AMC, ABC, .... ¿Qué significan tantas siglas? Pues hasta hace bien poco nada para mí. Voy a confesar mi paletismo televisivo aquí y ahora. Y es que a mí hasta hace un tiempecillo no me quitaban de A3, TVE1, Telecinco, Tv3,... las clásicas vamos. Un mundo maravilloso se ocultaba y yo sin saberlo. Inocente de mí creía que no había nada más detrás de truños como MEDICO DE FAMILIA, AQUI NO HAY QUIEN VIVA o LOS SERRANO. Veamos también tuve un pasado y vi maravillas como FRIENDS, CHEERS, la legendaria V, SEXO EN NY, en fin como todo hijo de vecino claro. Pero con la llegada de las privadas a España sucumbí a su cutrez sin remedio alguno.
Pasaron los años. Flirteé en 2004 con el para mí novedoso mundo del cine en el ordenador cuando mi hermana se fue de Erasmus a Munich y se llevó la enciclopedia del cine casi entera dado que por aquellos entonces en los apartamentos de estudiantes donde se iba a alojar ya estaba prohibida la "mula". Los alemanes siempre nos han llevado mil años de distancia en todo y nosotros aún queremos creernos igual de europeos que ellos, ja, ja.
En 2005 tuve ADSL en casa por fin. Lo mejor que he hecho en mi vida después de conocer a mi marido y tener a mi hijo. Después vino una época dorada con tiempo para ver mucho cine tanto en las salas como fuera de ellas. Conocí un fabuloso chat de cine donde mis compis cinéfilos (con los que llegamos a crear una web y todo) me recomendaban un sinfin de películas, muchas de ellas a través de un juego la mar de entretenido de adivinar films con pistas numeradas. Madre como nos lo pasábamos allí. El cine siempre fue mi pasión y claro aquello era un paraíso.
Más tarde descubrí DESPERATE HOUSEWIVES en TV1, y también LOST, y me enganché en vena a ambas. Fue por eso que una cosa me llevó a la otra y el "puteo" que el canal público nos hacía con las series (cambios de horarios, temporadas no emitidas o atrasadas hasta el aburrimiento) hizo que Aru se lanzara a ver series en internet. Era inevitable. Y allí me despendolé.
A las ya nombradas se sumaron LOS SOPRANO, BROTHERS & SISTERS, HEROES, HOUSE, LOS TUDOR y muchas más. Tal lista llevaba yo de series a mitad visionado que cuando me iba acercando a la fecha prevista para el parto de mi retoño más atracones de capítulos me daba pensando que cuando naciese mi hijo ya no tendría tiempo para ver nada más. Hay embarazadas que les da por limpiar la casa mil veces antes de irse al paritorio, yo estaba enganchada a ver series cosa mala. No fue mala idea.
Cada vez veía menos cine pero es que realmente la calidad que emanaba la ficción televisiva estadounidense no tenía nada que ver con los estrenos en cartelera salvo excepciones contadas.
Con la llegada al mundo de mi pequeño dejé de ir al cine por razones obvias, y el ritmo de visionado de series cayó empicado. Poco a poco he ido recuperando el ritmo de modo y manera que vi a tiempo el final de LOST y sigo fiel a DESPERATE HOUSEWIVES. Últimamente también he sido capaz de seguir los fabulosos comienzos de GLEE y ahora ando enganchada en vena a MAD MEN. Tengo un montón de series en la recámara listas para ver poco a poco a medida que vaya teniendo tiempo. Una de las siguientes tiene que ser TRUE BLOOD. Pero la verdad es que tal como están las cosas ahora me llama mucho más la atención cualquier producción televisiva yankee que cualquier otro plan. Soy radical y entusiasta. Ya me conocéis si me leéis habitualmente.
Además blogs como ME LLAMO MER o ESPOILER TV (ambos enlazados en la parte derecha de este blog) aún alimentan más mis ansias televisivas. Adicción seguro. Pero y lo bien que me lo paso!

miércoles, 21 de julio de 2010

Pequeños placeres veraniegos.

Nunca me ha gustado el verano. El calor me agobia un montón. No soporto el sudor. No me gusta el aire acondicionado. Ambos componentes adicionados suman un resfriado de la leche. Aunque este año en el piso nuevo y teniendo piscina en la urbanización se soporta mucho mejor este bochorno. Pero hay que tener en cuenta que es la época del año en la que más tiempo libre se suele tener, y digo se suele, porque en cuanto llegan los niños yo creo que el verano se convierte en todo lo contrario, ¿tiempo libre? ¿comorrrr? ¿qué es esorrr? Yo en cualquier caso soy de las privilegiadas que tiene un marido que es un sol y con el que trato de organizar nuestro tiempo libre para poder tener momentos en los que poder disfrutar del mismo aunque sea por breve instantes a través de nuestros hobbies o aficiones. Así por ejemplo él en invierno sale con la moto de montaña por las mañanas los fines de semana y como en verano no lo hace por el calor pues entonces me deja a mí disfrutar más del solecito en la piscina mientras él vigila al peque, y yo leo, o escucho música, o bueno me voy a ver algun capítulo suelto de la serie de turno.
El verano pasado tocó ponerme al día con la quinta de LOST y emprender la trilogía MILLENIUM. Este año en cuanto a libros no me he puesto deberes, he leído UN HOMBRE EN LA OSCURIDAD de Auster y ahora ando dudosa sobre a qué hincarle el diente, pero en series si que tengo un objetivo claro y voy cumpliéndolo: ver la primera temporada de MAD MEN.
Sabía que no podía engancharme en vena a ninguna otra serie hasta haber superado el mono de LOST, que vamos superado superado no lo tengo, pero bueno creo que voy por buen camino. Empecé con THE WIRE, pero los capítulos son demasiado largos para mis espacios de tiempo limitados y acababa cortando el capítulo a mitad, y así no se disfruta. Decidí aparcar THE WIRE por el momento y entonces pensé en MAD MEN. Cuánto tiempo con ganas de ver esta serie de la que tantas maravillas me habían hablado. Y ahí estoy yo. No he olvidado a Sawyer, no pero la verdad es que Don Dreaper me está ayudando mucho en este trance sentimental-televisivo. Me encanta el personaje, tan distante, atractivo, lleno de misterio, un genio al acecho de cada situación, observador nato, seductor irremediable... aisss Don Dreaper!!!
Y no solo el protagonista me ha cautivado, la trama en la agencia de publicidad me ha atrapado porque me fascina descubrir como ya en los lejanos 60 se fraguaba la manipulación total y absoluta que el marketing, el Dios marketing, ejerce en nuestras vidas a todas horas. Y esa manipulación era llevada a cabo en parte por los Mad Men (los hombres de la avenida Madison en Nueva York). Ya en el primer capítulo resulta premonitorio el desvio de atención que la publicidad ha llevado a cabo en temas como el tabaco a lo largo de los últimos cuarenta años. No digamos que es malo, no hablemos de cancer, no digamos la verdad, pero tampoco mintamos, desviemos la atención simplemente... "It's toasted!" Brillante no?
En fin que aquí tenéis a la nueva Aru "madmenizada" hasta la médula, y para muestra un botón:

domingo, 18 de julio de 2010

Sa Mallorca.

En 1990 viajé por primera vez a Mallorca, viaje de fin de curso, hotel bullicioso, playa del Arenal masificada, discotecas y chicos guapos alemanes, hormonas revueltas, tenía 14 añitos. En 2010, 20 años después, me di cuenta que realmente no conocía la Mallorca que valía la pena, así que por ser un destino cercano, con bonitas playas y bonitos rincones, y bastante idóneo para ir con niños lo volví a elegir como destino vacacional. Y seremos sinceros, no me enamoró tanto como lo hizo el año pasado Menorca, Menorca es mucha Menorca, pero la escapada de una semanita por aquellas tierras baleares, no estuvo nada mal... Os dejo con unas cuantas istantáneas de la isla de todos aquellos rincones por los que merece la pena viajar allí.

En primer lugar la playa de Porto Cristo:


No puede faltar una panorámica de la preciosa Catedral de Palma:


No hay que perderse Valldemosa, el pueblo en el que se perdió Chopin.


Ni la coqueta Deià.


Aquí una de las tantas bonitas calas del sureste, no recuerdo el nombre.


Y finalmente tres vistas del precioso pueblo norteño de Sóller.




lunes, 12 de julio de 2010

Semana fantástica en el Corte Inglés.

Diosss sin palabras estoy, España Campeona del Mundo, si fui feliz con el sexteto de títulos del Barça de la temporada pasada, si fui feliz con la Eurocopa de 2008, si fui feliz con todo esto, hoy creedme que lo soy aún más. Esto del Mundial es el summum, lo más de lo más, una élite a la que pertenecen sólo unos pocos privilegiados, Brasil, Argentina, Alemania, Italia, Francia, Inglaterra, Uruguay y ahora nosotros. Así que la emoción que me embarga desde anoche es total como imagináis.
Y es que ésta es la guinda para una semana absolutamente fantástica que comencé en Mallorca, allí estuve de sábado a viernes, de calita en calita, y tiro porque me toca, hasta llegar a la meta, las fantásticas piscinas del no menos fantástico resort en el que nos encontrábamos, y acabé en la boda de un par de buenos amigos que por supuesto resultó una fiesta maravillosa hasta altas horas de la madrugada del domingo.
Hoy se acabó el arroz, vuelta a la rutina, al trabajo, y encima con el aire acondicionado de la oficina estropeado, con la que está cayendo. Menos mal que si cierro los ojos aún puedo oler la suave arena blanca de las playas baleares, o mejor aún, puedo visualizar claramente el fabuloso golazo de Iniesta anoche. Seguiré soñando despierta...