jueves, 26 de noviembre de 2009

Locos por las series.

Para matar el tiempo, si tenéis tiempo que matar claro, aquí os dejo una propuesta la mar de entretenida.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Rebienvenidos a Wisteria Lane!


Por sexta temporada consecutiva ya he vuelto a Wisteria Lane. Yo no fallo a esta cita anual con mis MUJERES DESESPERADAS favoritas. Y menos ahora que yo misma anda bastante desesperada entre mi suegra, un nuevo resfriado con fiebrón para mi hijo, y el trabajo, el siempre desesperante trabajo.
Retomé la vida de estas cuatro maravillosas féminas anoche en el punto en el que una de ellas volvía a recuperar a su gran amor y contradicciones de la vida estaba a punto de perder a otro de sus seres queridos, su hija; en el momento en el que otra de ellas decidía dejar de ser una buena y amargada "niña", para empezar a ser un poquito más mala y más feliz, aunque siempre con sábanas limpias y muchas flores; en el instante en que la más fuerte y la más dura rompía su coraza otra vez para mostrarnos un poco más el por qué es como es, y por eso la adoramos; y cuando a la última de ellas, mi favorita por cierto, estaba a punto de agrandar su prole por dos más, aunque justo en ese momento de su vida desearía estar más sola que nunca.
Adoro esta serie, miles de veces lo he comentado, me encanta su punto irónico, su bis de comedia ácida y agria, su drama sin complejos. Susan, Gabrielle, Bree y sobre todo Lynette son parte de mí. No me canso de sus historias y de sus tramas, de las simples y de las complejas. Nunca me fallan. Sé que es ciertamente antagónica con LOST, mi otra serie de cabecera, pero en la variedad está el gusto dicen.
Esta temporada empieza fulminante como fulminante fue el tramo final de la quinta con el antológico secuestro del pequeño MJ por el viudo de Edie. Le ponemos cara ya a la novia de Mike ante el altar. Y descubrimos cuán frágil es la felicidad de Susan. Asistimos inverbes al quebrantamiento definitivo de un matrimonio que de cara a la galeria parece ser perfecto, el de Bree y Orson, pero que en realidad es otra representación más de este circo que es la vida. Tom y sobre todo Lynette viven con miedo y terror un nuevo embarazo gemelar pasados de largo los cuarenta. Y Gaby da una lección magistral de sensatez a su nueva y alocada sobrina. Esto pinta de maravilla y ya estoy deseando ver lo antes posible el 6x02.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Juliet en el cisne.



Las season finale de LOST siempre son alucinantes, terriblemente emocionantes y llenas de instantes televisivos para la historia. Todos ellos se merecen un post en mi blog al menos, unas palabras de agradecimiento a las personas que hacen posible esta serie tan increíblemente genial. Sin duda hacen mi vida un poco más feliz. Hasta anoche mi favorita era el final de la tercera temporada y ese Charlie agonizante en la estación submarina. La piel de gallina se me pone al recordarla. Los otros tres finales (primera, segunda y cuarta temporada) también habían sido impresionantes pero repito el de la tercera era mi predilecto, mi ojito derecho.
Pero anoche por fin vi "The incident" y mi vida cambió. Ese fundido en blanco final y sus 82 minutos previos marcaron mi existencia para siempre, os lo juro.
¡Cuánta información y qué bien resumida en sólo dos episodios! ¡Cuánto contenido vacuo hay en otras series! ¡Qué diálogos tan cortos, precisos y concisos! Encaje de bolillos televisivo sin duda. ¡Qué buena introducción la de uno de los personajes principales de la serie, Jacob, que en cinco temporadas aún ni había tenido presencia física en ningún capítulo! Y las ganas que tenía yo de verle la cara. ¡Cómo deseaba yo que Sawyer y Jack se enfrentaran en serio! Lloré cuando Juliet cayó al pozo arrastrada por aquella inoportuna cadena y también cuando Sawyer le suplicó: "No me dejes Juliet". Vibré al ver la cara de Jin cuando Jack le dijo que sabía el modo para que volviera junto a Sun. No acabé de creerme el motivo confeso de Jack a Sawyer para volar la isla, pero sí es posible que ame de verdad a Kate, esto me cuesta horrores admitirlo, yo siempre quise que Sawyer acabara con Kate. Y aluciné al descubrir que Locke no es Locke, lo sospeché al ver el ataud que transportaban Iliana y su compis. Me encantó el principio y el final del capítulo, tan bien ligado y cohesionado con esa intención de matar a Jacob del nuevo personaje misterioso, una de las claves de la sexta temporada sin duda, y esa puñalada final atestada por Ben. Me gustó percatarme que Ben no sabía nada de nada. Los pretenciosos pagan sus pecados. Ahora me alegra haber tardado tanto en ver esta temporada porque la espera hasta enero de 2010 se me hará más corta. Y es que ese fundido en blanco final es una carta blanca total para Lindeloffy compañía, cualquier cosa puede pasar ahora. Empieza mi cuenta atrás personal...

martes, 17 de noviembre de 2009

Muerta!!

Muerta estoy desde anoche a las doce y media. Y no, no es que mi suegra me haya matado y ahora quien os escribe desde este blog sea mi propio fantasma, nada más lejos. Lo que me ha dejado muerta y creo que aún voy a acabar de morir más, es el principio del fin de la quinta temporada de LOST. Ya sé que todo el planeta sabéis de qué va. Sé que todo el mundo ha visto el capítulo doble de la season finale de esta temporada tan emocionante titulado "The incident". Pero yo anoche me quedé a las puertas. Vi de tirón el 5x13 (Some like it Hoth), 5x14 (The variable) y 5x15 (Follow the leader) y ya era tan tarde y tenía tanto sueño que preferí posponer el climax de la serie para hoy. Aunque ande tensa todo el día esperando ese momento como aquel que espera el día de su boda o el día de su divorcio, quien sabe.
Son tantas las preguntas que genera esta serie a estas alturas que sumadas a las que ya llevamos acumuladas casi tenemos un número infinito de ellas. ¿Por qué ha muerto Daniel Faraday? ¿Por qué? Si él sabe tanto cómo prescindir de él, no es justo. ¿Cuál es el objetivo de Jack para volver a la isla? Ya vamos viendo las finalidades de todos los que han vuelto (Sun busca a Jin, Kate a Claire, etc. etc.) pero en el caso de Jack cuál es en realidad su meta. ¿Por qué Locke quiere matar a Jacob? ¿Quién es Jacob? ¡Quiero verle la cara a Jacob ya! Xdddd me va a dar algo os lo prometo, y para colmo mi jefe hoy parece que está más fuera de sí que Ratzinski tras dar la voz de alarma en el poblado Dahrma, brrrr!!!

lunes, 16 de noviembre de 2009

Bad days.

Dice un antiguo refrán que Dios aprieta pero no ahoga, permitidme que lo dude. Dice el aburrido e insoportable Ronald Emerich que el fin del mundo va a suceder en 2012 en su última y seguramente -no lo he comprabado- aburrida e insoportable película. Yo creo que el fin del mundo empezó a acontecer de un modo silencioso y extraño anoche, justo cuando mi suegra volvió a casa, a su casa.
Mi marido, mi hijo y yo sabíamos que este momento llegaría, no ignorábamos que no viviríamos de "guays" en casa ajena por mucho tiempo. La culpa de esta situación es nuestra. ¿Quién nos manda vender nuestro piso antes de tener el listo el nuevo para entrar a vivir? ¿Quién? La prudencia, sí, ja, ja, yo ahora me paso por el forro a esta estúpida señora llamada prudencia. ¡Por el forro! Y ahora toca invocar a otra señora con quien no tengo mucho el gusto de relacionarme, la paciencia, para acabar de pasar el tiempo que nos quede en casa de la suegra lo más "apaciblemente" posible. Y también para apretar bien las tuercas al pintor, al del parquet, al electricista y al montador de muebles para que cumplan con sus plazos de entrega. O eso o buscarnos un piso de alquiler mientras tanto.
Y si a todo esto le sumamos la terrible semana de trabajo que me espera en la oficina, ya os digo que Dios aprieta pero cuando le da la gana tambén ahoga, también.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Viernes 13.

Como reza el título hoy es viernes 13 y esta mañana al amanecer he sentido escalofríos, una sensación de verdadero terror. Ni soy supersticiosa ni nada por el estilo pero una llamada anoche a las nueve de mi jefe me puso los pelos de punta, y es que mi jefe no llama ni a las nueve ni a las diez de la noche, él no se parece a Meryl Streep en EL DIABLO SE VISTE DE PRADA porque no lleva ropa de Prada, ni tampoco se cree que yo tenga que estar disponible 24 horas al día para él, pero cuando él llama fuera de horas algo terrible se avecina realmente. Así que al descolgar el aparato musité levemente:
- ¿Si?
En un tono tan suave y dulce que más bien parecía el de un angelito recién caído del cielo.
- Mañana reunión urgente a las nueve y media en (...).
Su tono parecía un trueno también recién caído del cielo.
- ¿Pasa algo?
Mi tono volvía a tener la calidez de un episodio de Tarta de Fresa.
- Mañana hablamos.
Su tono en esta ocasión tenía la calidez de la voz de Darth Vader. Y colgó.
Así que como comprenderéis tras tanto misterio y tanto tono feo la menda esta noche no ha descansado todo lo bien que convendría y esta mañana he despertado rodeada de un halo de miedo, muuuuucho miedo.
No puedo contaros la resolución del misterio pues realmente el misterio sigue sin resolver pero lo casual es el que el día ha sido una constante de infortunios, malas noticias y desacatos varios. Repito no soy superticiosa pero este viernes 13 no me está gustando nada, nada...

viernes, 6 de noviembre de 2009

Y de mis babas, un lago...

Mi hijo hace 15 días que no va a la guarderia. Pero ayer tuve reunión de adaptación con su tutora. Yo pensaba cómo va a adaptarse el pobre si desde que empezó no ha logrado ir casi ninguna semana completa a clase. La cosa es que el mocete se está adaptando, o al menos eso rezaba su informe de adaptación. Y ya no sólo eso, sino que según la ficha colgada en la clase y "realizada" por él según el cartelito que había debajo, mi hijo no sólo sabe adaptarse pronto a las nuevas circunstancias, sino que es también un artistazo, vaya que Dali se retuerza en su tumba porque ha llegado mi retoño al mundo del arte. Notaréis cierto tono irónico en mi post. Y no es mi intención pero superada la hinchazón de mi persona toda ella al salir del bis a bis con la tutora, mi habitual escepticismo me hizo dudar de tanto logro y de tanta maravilla. Que sí que yo soy como todas las madres, que cuando hablan maravillas de mi pequeño me vuelvo loca y las babas inundan el suelo que piso, pero cuando el raciocinio y la cordura vuelven a mi cabecita entonces es cuándo me replanteo todo y me digo a mí misma... no será para tanto!

miércoles, 4 de noviembre de 2009

No hay mal que por bien no venga.

Estas dos últimas semanas están suponiendo un pequeño paréntesis en mi vida como madre, no no es que haya dejado de serlo durante estos días, sino que una otitis poco oportuna y posteriormente un gripón del quince lo han alejado de mí estos días durante la mayor parte de la jornada. Os cuento. Mi suegra se dió de bruces contra el suelo hará cosa de un mes, no fue muy grave, una pequeña fractura en el hombro, pero ahora está de "baja" y "vacaciones" en casa de su hermana. Esto tiene su lado bueno y su lado malo.
El bueno es que como ahora estamos instalados provisionalmente en su casa hasta que no tengamos nuestro piso nuevo listo, y ella no está, la convivencia se lleva mucho mejor, es casi como si estuviéramos ya en nuestro propio hogar sin estarlo, ni pagar las facturas.
El malo es que ya no tengo canguro a mano aquí. Así que cuando tras la intensa jornada nupcial de la boda de un primo de mi madre en su pueblo mi hijo se puso con fiebre, una vez más causada por su particular "afición" a la otitis, la única solución, al no poder llevarlo a la guarderia, fue dejarlo en casa de mis padres para que lo cuidasen mientras yo trabajo. El peque pareció recuperarse de cara al siguiente fin de semana pero el domingo volvió a despertar con fiebre. Ahora el diagnóstico era gripe. De este modo mi dos últimas semanas se han convertido en una locura constante de idas y venidas al pueblo diarias (100 km por jornada a mis espaldas), algún que otro viaje a Barcelona por trabajo, reuniones en horario intempestivo y sobre todo agotamiento y añoramiento extremo.
Cierto es que todo tiene su punto, alguna que otra tarde la he tenido "libre" así que pude incluso dormir un poco de siesta y también ver al casi al completo FAMA y REFORMA SORPRESA. Y ahí quería llegar yo, a hablar de estas dos estrellas de la tarde de Cuatro.
Por un lado tenemos FAMA, sigo adorando este formato televisivo y prefiriéndolo cien veces cien a los GH, OT y otros realities varios. Este año tengo varias debilidades, Diego, despeinado o peinado, hidraliso o rizos perfectos, con su movimiento de pestañas o sin él, tratando de hacer versátil su pluma o fascinando a todos con su técnica clásica, me encanta. Diego debió vivir una infancia tipo Billy Eliott, seguro. También está Queco, qué tiene, no lo sé, me gusta y punto, tiene que llegar a la final. Y Jonatan, ese italianito sin abuela ni falta que le hace, guapo hasta rabiar. Y esas coreos divinas, como la que ha montado Rafa Méndez ahora sobre el fuego con esa fabulosa música de Body Rockers. La lista sería interminable pero yo aquí me planto porque quiero hablar también de REFORMA SORPRESA.
Esta es harina de otro costal. Yo recuerdo EXTREME MAKEOVER (de hecho ahora la están reponiendo en ANTENA 3 NOVA y lo he revisado algún rato que otro), veo REFORMA SORPRESA y me entran ganas de echar a correr y no parar hasta la gran muralla china o más allá como los de PEKIN EXPRESS que no veáis. Y es que las comparaciones sé que son odiosas pero si copiamos formatos hagámoslo bien no en plan chapuza. Porque veamos en EXTREM MAKEOVER hacen en una semana unas mansiones de impresión, de cuento de hadas, de esas que ves y te quedas con la boca abierta. En REFORMA SORPRESA aprovechan hasta la cama y no se les ocurre otra que lacar las puertas de los armarios viejos, en fin que el programa debería llamarse RECICLAJE SOPRESA más bien. Y no sólo eso. ¿Qué le pasa a Núria Roca? ¿Cuándo dejará de estorbar entre los cubos de pintura y las cajas de herramientas? ¿Sabe qué es muy pesada cuando trata de arrancar la lágrima fácil con sus preguntas al familiar de turno del sorprendido? ¿No tienen suficiente estress los decoradores como para ir aguantando sus interrupciones inoportunas a cada punto? Dejo las cuestiones en el aire para ver si alguna alma cándida se atreve a responderlas.