martes, 28 de julio de 2009

Viaje en el tiempo.

Un año más mi ciudad adoptiva se ha vestido el pasado fin de semana con sus galas más renacentistas para celebrar como hace ya unos cuantos años en estas caniculares fechas la "Festa del Renaixement".
El calor y la marabunta de turistas son dos buenos motivos para escapar de la ciudad pero hay que reconocer que tiene su encanto y es por esta razón que año tras año uno o dos paseos no perdono por los callejones del casco antiguo donde se esconde el verdadero corazón de esta fiesta. En esta ocasión un reencuentro con amigos de la universidad y algunos planes familiares impidieron que no me acercara al evento hasta el domingo por la tarde. Fue entonces cuando por primera vez y aprovechando que tenía a mi familia al completo para ejercer de canguros con mi peque el paseo lo dí cámara en mano y aquí tenéis un breve resumen del resultado.






miércoles, 22 de julio de 2009

Una tierra que sufre.

Esto es un desastre, els Ports de Beseit, uno de los lugares sin duda más bonitos que ha parido la madre tierra están ardiendo sin parar. El viento sopla en su contra, los efectivos luchan sin tregua, algunos incluso han caído en la batalla, cuatro exactamente, y mientras desde aquí, a media distancia, observo y escucho a los hidroaviones como viajan en un sentido y en otro hacia el mar para repostar agua. Horta de Sant Joan, enclavada en la comarca tarraconense de la Terra Alta, desde su privilegiado mirador de els Ports de Beseit, está sitiada, atrapada y asustada por las lenguas de fuego que se dibujan en un horizonte demasiado cercano. Un pueblo maravilloso que a pesar de lo que está sucediendo os recomiendo encarecidamente visitar por su belleza y singularidad. Hasta Picasso decidió perderse en él un tiempo. En fin que hoy esa bellísima tierra a la que ya hace un tiempo le dediqué un post sufre y yo sin remedio alguno sufro con ella.

lunes, 20 de julio de 2009

El lugar al que quiero regresar.

Hacía tiempo que no colgaba ningún post con la etiqueta LUGARES. Hoy por fín lo hago, una semana después de haber regresado de mis primeras vacaciones en familia, de tres, no de dos, unas vacaciones sin duda inolvidables en un marco sin duda perfecto. Como testigo os dejo alguna instantánea para animaros a que, si no lo habéis hecho aún, os perdais por la maravillosa isla de Menorca. Yo desde luego repetiré.

El fantástico hotelito en el que nos alojábamos.

La bella Cala Galdana.

Cala Morell, escondida al final de una carreterita perdida.

Cala Algaiarens.

El puerto de Mahón.

Panorámica del puerto de Ciutadella.

Cala de Binisafuller, pequeñita pero muy encantadora.

La naveta dels Tudons, un pelín decepcionante, la verdad.

Las vistas desdel aire de Punta Prima, vigilada por la isla del Aire y su faro, el lugar donde nos alojamos.

miércoles, 15 de julio de 2009

Propósitos y despropósitos.

La relación siempre resulta inversamente proporcional, a más tiempo libre dispongo menos lo aprovecho. Ayer mi hijo echó una siesta de esas de Record Guiness, casi cuatro horas, monumental! Podría haber planchado parte de la montaña de ropa que duerme quieta en la habitación de invitados, podría haber haber descargado las fotos del viaje y empezar a confeccionar el Hoffman que me he propuesto hacer de la escapada a Menorca o colgar alguna aquí en mi blog, podría haberme puesto a avanzar capítulos de la 5a de LOST que al paso que voy me van a adelantar hasta los de Cuatro que ya echan dos cada tarde en la sobremesa, podría haber leído un poquito más del culebrón de moda del verano MILLENIUM (por mi cumple me regalaron la trilogía entera y aún voy por la página 20 del primer tomo, eso no dice mucho de mis habilidades lectoras de antaño que tan tristemente han sufrido un decaimiento en los últimos tiempos), podría hacer tantas cosas, y sin embargo, me pasé la tarde dormitando en el sofá cual marmota.
Y cuando a las 18:00 clavadas, 17:00 en Canarias, mi pequeño empezó a llorar como si le estuvieran arrancando el alma con pinzas de barbacoa (los que tenéis niños sabéis a lo que me refiero), me desperté sobresaltada, miré el reloj y no di crédito a lo que vi, era tardísimo. Así que cogí al vuelo a mi hijo, le di la merienda rápidamente, le cambié el pañal, lo vestí y salí pitando con el coche a casa de mi suegra para dejarlo allí mientras mi teléfono sonaba estruendoso indicándome que mi marido me llamaba nervioso dado que ya estaba llegando tarde a su visita concertada con el dermatólogo.
Llegando a la consulta médica andaba pensando en lo bien que me había sentado esa siesta, en la de días que hacía que no podía echarme una igual porque durante las vacaciones en Menorca habíamos planeado el día de modo que por la mañana visitábamos lugares turísticos, comíamos en ruta y después el peque dormía en el coche mientras nos dirigíamos a pasar la tarde en alguna tranquila cala por lo que el factor siesta salía fuera del plan por completo. En cualquier caso no podía evitar sentir que había desaprovechado la tarde, pero por otro lado había dormido tan a gusto. Y eso no tiene precio la verdad.
Por eso esta mañana al poner un pie en el suelo he decidido seguir con el buen talante y la relajación que me han proporcionado estos días de vacaciones disfrutados y tomarme las tardes con más calma, que lo que no se haga hoy se hará mañana, que ya voy suficientemente estresada todo el año leñes! Y es que siete días en compañía de mis dos chicos, bajo el sol de Menorca, refrescada por sus maravillosas y cristalinas aguas, y alojaada en un hotel maravilloso tenían que dar sus frutos sí o sí.
Así que a ver cuánto me dura este nuevo propósito del verano, testigos sóis!

viernes, 3 de julio de 2009

Con cariño para Pi!


En menos de 48 horas tomo un vuelo hacia Menorca, que ya sé que no es Formentera, pero algo tenía que poner aquí para explicaros que me siento muy feliz al estar a las puertas de una maravillosa, eso espero, semana de relax vacacional, see you soon my blogger friends!!!