martes, 30 de septiembre de 2008

Veranos paralelos.

Ya le dijimos adios al verano. Un verano ciertamente especial. Y nos plantamos en otoño. Chaqueta para todo y mi niño a punto de cumplir cuatro meses ya. Como pasa el tiempo xddd!!!
Este verano ha sido bueno. Primero fuimos campeones de Europa. La menda, futbolera de pro, se perdió poquicos partidos, y en esas me puse de parto, y ya los cuartos, semifinales y final, los pude ver con mi tesorito en brazos. Luego las olimpiadas en agosto, y en China, perfectas para mis nuevos horarios, ¿qué leches habría visto yo sino a las seis de la madrugada cuando mi nene se despertaba para su toma? Pues las olimpiadas. Vi de todo, de todo. Hacía desde el 92, año de las olimpiadas barcelonesas, que no me tragaba tanto deporte en televisión. Y disfruté como una enana, todo sea dicho de paso. Los paralelismos con aquel mítico verano aumentaban, y es que en aquel lejano verano pensé haber encontrado el amor de mi vida, pero no ha sido hasta este verano, el del 2008, en el que realmente lo conocí, fue el 15 de junio, y como ya sabéis pesó 3,400 kg, jeje! El amor del 92 no era comprable ni de lejos, sólo un "churro" adolescente, nada más. Han pasado 16 años los mismo que tenía yo entonces. Quien me iba a decir que 16 años después tendría este gran tesoro y gracias a otro tesoro que sigue a mi lado y que en aquellos días aún no se había dibujado en mi vida.

martes, 16 de septiembre de 2008

Y pagando los platos rotos siempre los mismos...

Ya estoy harta de oir a los políticos hablar sobre la crisis económica mientras ésta desparrama sus fieras fauces sobre todos y cada uno de nosotros. No quiero escuchar más al gobierno por no saber cómo actuar ni a la oposición por criticar y no aportar ni una idea interesante al respecto. No quiero conocer ninguna sandez más de las que cuentan y sólo deseo ceñirme como siempre a ser prudente y bien consciente de que la que se avecina es de armas tomar. Menos mal que entre tanta marabunta de información compleja, poco ordenada y más propicia a confundir que a clarificar hay todavía personas a las que vale la pena prestar atención. Sin ir más lejos estos días he podido ver una entrevista de lo más interesante en televisión. Josep Cuní ha invitado a su programa matutino en TV3 a Leopoldo Abadia, exprofesor de IESE y presidente del Grupo Sonnenfeld dedicado a la consultoria empresarial. El buen hombre, ingeniero de formación, ha explicado, del modo clarificador con el que ya lo había hecho en el artículo publicado en su blog "La crisis NINJA", qué ha causado esta crisis económica y por qué se ha propagado con tanta facilidad a nivel internacional. Ha hablado con ejemplos sencillos y entendedores, no con esa jerga ininteligible casi hasta para los que tenemos formación económica que utiliza el ministro Solbes, y ha sido absolutamente sincero y contundente afirmando que nos hallamos ante una debacle económica más seria incluso que el famoso "Crack del 29".
Os animo que le déis un vistazo al artículo en cuestión y os convido también a reflexionar sobre una cuestión, por qué siempre pagamos siempre los platos rotos los mismos. Y es que ahora nos vamos a tener que comer con patatas la metedura de pata de los bancos "yankees" que en su terrible afán por ganar más y más idearon el ya famoso y tramposo negocio de las hipotecas "subprime", hipotecas que se concedían a diestro y siniestro a todo el mundo, incluso a los "ninja", personas sin ingresos, ni trabajo, ni activos en su patrimonio (no income, no job, no assets) aprovechado los bajos tipos de interés del mercado llegando a sobrevalorar la tasación de los inmuebles que éstos compraban. No en vano el hecho de que los bancos americanos y por contagio los de medio planeta tengan esa pelota envenenada en sus manos sólo implica que los bancos centrales tengan que acudir a su rescate cual príncipe valiente acude al rescate de su princesa que se halla a punto de agonizar en las garras del dragón, y con qué dinero, pues con el de los contribuyentes, que no contentos con pagar una hipoteca a un tipo de interés desorbitado vamos a tener que ver cómo los impuestos tendrán que subir para arreglar un poco el desaguisado. ¿Es vergonzoso o no? Pues me respondo a mí misma, sí lo es, y me cabrea, me cabrea muy mucho. Alé ya lo he dicho.

martes, 9 de septiembre de 2008

Expediente X.

Una sabe que toca fondo en cualquier de estos tres supuestos:
a) Se sorprende hablando con su propia madre de la entrevista que la Duquesa de Alba le concedió a Jaime Peñafiel...
b) Se descubre a ella misma tarereándole una canción de Bustamante a su pequeño retoño...
c) O debe alejar la idea terrible y fugaz que revolotea por su cabeza en el quiosco al toquetear un ejemplar del Hola...
En cualquiera de ellos una se para a preguntarse a sí misma: ¿dónde está Aru? ¿por qué este ser tan extraño ocupa su cuerpo?
Las penitencias en cualquier caso a aplicar son las siguientes:
a) Visionar alguna película azerbaiyana subtitulada de más de 180 minutos de duración tres veces seguidas.
b) Aprenderse de carrerilla la letra de al menos una canción del rapero Eminem y luego "disfrutar" de ese truño llamado "8 millas" por el que algún "as" de la Academia le concedió el Oscar.
c) Escribir en una hoja 200 veces despacito y con buena letra: "Digo adios al "Hola"", "Digo adios al "Hola"", "Digo adios al "Hola"",...
Y es que una transformación parece cocerse dentro de mí y deseo pararla y si no cómo explicáis por qué escribo todo esto en lugar de comentar emocionada el estreno el próximo viernes de mi adorado Woody en Barcelona con una tal Vicky y otra tal Cristina, por qué no os digo lo fascinante que me parece el reciente descubrimiento del pasado fin de semana gracias a mi cuñado y su Guitar Hero de esa canción de los Boston "More than a feeling" (más vale tarde que nunca...):

O por qué dentro de mi sección de gustos un tanto discutibles no os hablo de mi inusitada atracción por el montañero Jesús Calleja, sí ese que desafía extremamente al Polo Norte, al K2 y al mismísimo ZP si se tercia.
No lo sé, sólo sé que al parece la verdad está ahí afuera... alé voy a ver si la pillo!

viernes, 5 de septiembre de 2008

I miss you.

Mis ausencias cada día por aquí se hacen más prolongadas. Llevo dos semanitas ya en casa desde la vuelta de vacaciones y aún no he encontrado un momento para darme un volteo por vuestros blogs. La rutina cuando tengo un momento tranquilo (si mi niño duerme alguna siesta diaria que son escasas más bien, tengo la suerte de que duerme mucho por la noche y poco por el día, y si no hay tareas domésticas que hacer claro está que éstas son las primeras) es encender el ordenador, consultar el correo, mirar alguna duda sobre bebés que me ha surgido, abrir mi blog, leer algún comentario y cuando empiezo a escribir una entrada oigo de fondo en el salón buaaaaahhhhh y ale a apagar el portátil y se acabó el bloggeo. No me quejo porque realmente me lo paso genial con mi peque y más ahora que cada día está más despierto, más comunicativo y más receptivo también, pero bueno no puedo ocultar que me gustaría disponer de algún momento para saber algo de vosotros y no hay manera. Así que bueno deciros que sigo bien, que todo va viento en popa y que atravieso sin duda alguna el mejor momento de mi vida, que mi niño es una bendición, más bueno que el pan y que tanto yo como el papá andamos todo el tiempo babeando de lo lindo por él. Pero que os echo de menos, de verdad de la buena.