miércoles, 27 de agosto de 2008

Sweet home Alabama.

Ya estoy de regreso de mis vacaciones y otra vez estoy aquí sudando de manera terrible, qué humedad más fea hay aquí, casi la había olvidado por completo estas tres semanitas que me he pegado de lo más fresquita en mi pueblo. Y es que se hace dura la vuelta a la rutina con este calor, a mí y al peque, que además de no descansar tan bien como allá (se le nota en sus conatos de mal humor que presenta desde el lunes), ya no tiene a toda la familia zarandeándole de aquí para allá todo el tiempo, ni a su papá y a su mamá que lo sacaban todo el día por ahí de paseítos (allí se puede sin riesgo a quedarte cocido y/o socarrado), en definitiva a la "dolce vita", que el nene nos ha salido sibarita antes de tiempo.
Pero bueno espero que en breve comprenda que sus padres no son Borja Thyssen ni Tamara y que no pueden permitirse el lujo de estar de vacaciones tantos días, que hay que trabajar para pagar las facturas y sus pañales.
En fin que este breve post es para deciros algo tan simple como que ya estoy aquí, como el anuncio de la vuelta al cole del Corte Inglés y los de fascículos interminables de los que se desconoce a algún ser humano vivo que los haya conseguido completar. ¿Qué tal vuestro verano?

viernes, 1 de agosto de 2008

Eva María se fue buscando el sol en la playa.

Con tanta crisis, IPC "pa arriba", EURIBOR "pa arriba", paro "pa arriba", este año muchos españoles se van a quedar sin vacaciones o con las vacaciones reducidas en días y gastos, y es que aunque a Solbes no se le entienda muy bien cuando habla, al bolsillo sí se le entiende y éste no para de refunfuñar cada vez que le metemos mano: "Operación denegada".
Yo este año me quedo sin mi viajecito de rigor y no es precisamente por la crisis sino por algo mucho más bueno y también más duradero, jeje, mi chiquitín. Así que mañana, en vez de largarnos a visitar alguna ciudad cosmopolita o alguna isla paradisíaca como otros años, nos iremos a mi pueblo a descansar y a disfrutar del fresco nocturno por tres semanitas, las que mi chico dispone de vacaciones.
Ahorrar no ahorraremos porque lo que antes nos gastábamos en entradas para museos o billetes de avión, ahora nos los pulimos en pañales, toallitas y cremitas para el culete, pero aquí la menda y su marido están encantadísimos con el asunto.
Pues eso chavales, que me despido por unos días, cuidaos mucho y disfrutad de lo que queda de verano, si puedo me daré algún volteo por aquí y si no pues un besazo y hasta la vuelta!