martes, 30 de octubre de 2007

Y sigamos con los sueños...

El pasado fin de semana por fin tuve la oportunidad de ir al cine un par de veces. Por unas cosas u otras hacía mucho tiempo que no pisaba una sala pero el motivo del estreno de la penúltima película de Woody Allen, uno de mis directores favoritos, era desde luego la excusa ideal para hacerlo.
De CASSANDRA'S DREAM ya se ha dicho de todo durante esta semana por los foros y los blogs de cine. La crítica se ha cebado con ella, aunque a mí eso francamente no me importa, y entre el público fiel al director neoyorkino tampoco hay unanimidad de criterios. Yo soy de la opinión que el film está realmente bien, y ya no sólo porque siempre el trabajo de Allen me parece una perla entre la arenisca de la cartelera, no. Sino porque él sigue en sus trece haciendo un cine propio y personal, alejado de convencionalismos y marcado sólo por sus propias normas, porque él lo vale, leñes! Woody aborda de nuevo la temática de DELITOS Y FALTAS y de la más reciente y también ambientada en Londres, MATCH POINT. Urga en el concepto de la moral y el resquebrajamiento que éste sufre cuando la supervivencia está en juego. Un ascenso, una situación límite, un precio a pagar y sus consecuencias, conforman las partes del esquema utilizado, un esquema repetido sí vale, pero que funciona, y para ponerlo en práctica utiliza dos protagonistas, hermanos y antagónicos, y un detonante claro, la visita de su tío rico que vive en América. A partir de ahí, de la escena clave, otra vez bajo un aguacero de lluvia como en MATCH POINT, el guión da el giro exacto e inicia el camino hacia el desenlace, un desenlace, que aunque a mi modo de ver suena ciertamente previsible, está más que bien atado y rematado. Si además todo esto lo sazonamos con las dos magníficas interpretaciones de Ewan McGregor y sobre todo de Colin Farrell, el resultado es una película estupenda que te hace pensar y sobre todo te justifica de sobra los eurazos que has invertido en la entrada.

Otro sueño mío realizado este fin de semana fue ver por fin EL ORFANATO, ya que ganas le tenía yo a la ópera prima de J.A. Bayona. Tanto había oído yo del film en cuestión, sobre todo malo, que al final no entendí como se le ha podido dar tanto bombo a una película pasable, que está bien, pero que desde luego no será un clásico del cine español ni de lejos. La historia entretiene pero está llena de los tópicos típicos del género de terror, un género que aunque en taquilla vende muy bien, creo que está a nivel artístico viviendo unas horas bastante bajas, la imaginación de los guionistas parece haberse esfumado y resulta muy complicado sorprender así al espectador. Yo que siempre me he considerado fan de este tipo de cine me entristece esta situación, y después leo posts como los que Mer escribió sobre el Festival de Sitges de este año y claro cuesta ser positiva con el tema. Y es que ya ni siquiera me apetece ver pelis de terror, ya véis!

lunes, 29 de octubre de 2007

Mi sueño.

Habréis notado una cierta ausencia mía últimamente en la vida bloggera, y que conste que no ha sido por falta de ganas, ni por vacaciones, que va, el motivo de este periodo extraño no ha sido otro que el de que por fín parece que va a cumplirse mi gran sueño, sí, chicos, si no pasa nada en junio seré mamá por primera vez, bueno y mi adorable chico, papá. Me ha costado decirlo, o mejor dicho, asumirlo, hace ahora un año sufrí un aborto como algunos de vosotros sabéis, en un estadio inicial, sin consecuencias, y sin ningún tipo de intervención quirúrgica, lo que se llama un aborto espontáneo, y este hecho sin duda fue el que me ha reprimido tanto en esta ocasión, incluso de cara a mi propia familia, de hecho no hace ni una semana que se lo he hecho saber. Lo he estado guardando como un secreto con el miedo en el cuerpo y pensando que tal vez esta vez las cosas no irían bien, pero la verdad es que al final la impaciencia ha podido conmigo y he terminado confesando. Así que ya no podía esperar mucho más a contaroslo a vosotros, mi familia "blogger". Otra razón de peso ha sido, por qué no decirlo, que en esta ocasión las náuseas y el malestar generalizado se han apoderado de mi persona, no como en la INVASIÓN de la Kidman, donde luce su trailer eso de que "No notarás nada", yo sí noto y vaya si noto, no paro de notar la necesidad inminente de vomitarlo todo, y eso sin ver la sección de deportes de J.J. Santos. Así que ando hecha una piltrafa todo el día sin demasiadas ganas de nada. Pero bueno esto es una fase que hay que superar con brío e ilusión y pensando que es por una buena causa, ¿o no? Jeje! En definitiva ahora seguro que os explicáis mejor mi falta de apego a vuestros blogs y aunque no le veo fin a esta pesadilla gástrica espero en breve estar de nuevo dando la guerra que os merecéis, sobre todo con mis nuevas neuras de embarazada, temblad, temblad, brrrrrrrrrr...... Un beso a todos!

lunes, 22 de octubre de 2007

Paaaataaaaaaaataaaaaa!

Hoy es un día bonito, luce el sol, bueno lucir mucho no luce, pero se ha asomado hace un rato y eso ya está bien, el Madrid perdió también, e hizo que la derrota de este fin de semana del Barça no supiera tan amarga, y Raikkonen dejó con un palmo de narices a todos los del equipo McLaren, y digo TODOS, incluído Alonso, porque sí, lo admito, yo tampoco quería que el asturiano se llevase el mundial he dicho. Y sí seguro que arderé en el infierno por ello, como Vargtimen, pero es lo que siento. Queredme con mis maldades u odiadme.
Así que efectivamente hoy me siento feliz, hay motivos de sobra para sonreir. Y ahora dejo de parecer un anuncio de Tampax, y me centro en el asunto del que os quería hablar y que ha motivado en parte mi sonrisa esta mañana.
Abro la web de Terra y leo anonadada esta noticia. Resulta que un empresario italiano muy enrollado él ha decido que intentaría vivir con el mismo sueldo que él pagaba a sus empleados, y ni corto ni perezoso se ha asignado 1000 euros de salario, vaya que de la noche a la mañana el mozo se ha convertido en mileurista, él y su señora esposa, que también trabajaba para la misma empresa claro. ¿Y qué ha pasado? Pues que no ha llegado ni al día 20 del mes, normal, su hipoteca fijo que no cuadra con la de un mileurista, ni tampoco su coche, a ver que mileurista es capaz de pagar una factura de cambio de aceite del concesionario de Mercedes, en fin que como ha visto que no se puede vivir dignamente con este salario y que sí podría hacerlo con 200 euros más al mes que es lo que le ha hecho falta a él pues ha aumentado el sueldo de cada trabajador en esa cantidad. Y colorín colorado este cuento parece que se ha acabado, bueno, bueno, y ahora mi pregunta maliciosa y/o maligna es: ¿se habrán quedado él y su mujer después también con los 1200 euros? Ahhh! De eso ya no decía nada la noticia. Y vamos a ver no voy a criticar yo a este buen hombre, que me parece una actitud la suya muy admirable y correcta, ponerse en la piel del otro, y ojalá todos los empresarios de este país hicieran lo mismo y más ahora que hemos sabido que España es uno de los países con menores costos salariales pero con mayores márgenes de beneficio de toda Europa, otro gallo nos cantaría y así evitaríamos que ZP o Z (como se ha puesto ahora de moda llamarle) hiciera promesas de amor eterno del estilo de las que ha hecho esta semana como subir el SMI a 800 euros, que aún lo he de ver yo eso, y sobre todo aún lo ha de ver Solbes, alias "Calculín". Puede que sean manías mías pero yo les veo parecido físico y todo.


En fin que es lunes pero parece ser que la vida nos sonríe, sonriamos nosotros también pues a toda la patronal española a ver si siguen el ejemplo que he comentado y nos suben 200 euritos más en la próxima nómina, y de paso a ver si salimos bien en la foto... paaaaaataaaaaaataaaaa!!

martes, 16 de octubre de 2007

Tortura.

No soy precisamente tradicional, pero me considero una persona ciertamente tolerante y por ello respeto las tradiciones o al menos hago el esfuerzo. Pero de todas ellas, y ahora me refiero en concreto a las de nuestra "santa" patria, la taurina es la que más estupor me provoca.
Sin ir más lejos este fin de semana largo del Pilar asistí a un encierro. Se organiza desde hace tres años en mi pueblo por estas fechas y tiene una afluencia de público bestial. Yo no lo había visto nunca aún. Habitualmente estas actividades se realizan en la plaza de toros, pero en esta ocasión la plaza y dos calles adyacentes del casco antiguo se vallan y se convierten por unas horas en una improvisado coso. De noche embolan un toro y sacan un par de vaquillas y de día el espectáculo se limita a varias vaquillas y punto. El sábado un amigo que vive justo al lado de la plaza nos invitó a su casa para ver desde una posición privilegiada el evento en cuestión. Así que allá que nos fuimos. El plan no era el mejor para un sábado noche pero o elegía eso o me quedaba en casa. Opté por lo primero para estar con mi grupo de amigos que no podemos reunirnos tan habitualmente como deseamos. Todo estaba preparado, burladero en la puerta de la casa y un par de balcones hermosos para no perder detalle desde diversas perspectivas. Yo opté por el balcón evidentemente. Y empezó el "espectáculo". Un toro de tamaño mediano salió de un cajón enorme pegado a un poste de madera, desde esa posición los emboladores ataron al animal con una soga muy gruesa al poste para posteriormente teniéndolo ya fijado, aplicarle los artilugios de hierro que sujetan las bolas untadas de materia inflamable que arderan como antorchas de fuego durante el tiempo que dure la exhibición. Una vez las bolas prendieron se soltó al toro y éste corrió aturdido y asustado por todo el espacio habilitado a tal efecto. Los mozos se acercaban, lo provocaban con gestos y gritos y él andaba como alma en pena de un lado a otro embistiendo perdido sin saber qué hacer. De repente me fijé que en el suelo había unas grandes gotas de sangre. La nariz del toro emanaba el líquido rojo sin parar. La barbarie continuaba. Cerré los ojos y no pude seguir mirando. ¿Aquello era un fiesta? Cientos de personas regocijándose del sufrimiento de un inocente animal componían una escena que se me antojaba dantesca. Por fin tras casi una hora de horror cesó todo. Yo puede abrir los ojos. ¿Qué sentido tiene una tradición así? ¿Por qué seguir con ella? ¿Qué disfrute puede provocar? No lo comprendo y dudo que jamás lo logre comprender. A veces me cuestiono el hábito sin sentido de continuar haciendo las cosas simplemente porque se han hecho toda la vida. Es una lógica que no alcanza mi razón. Tal vez por eso en este país nos acaba costando tanto avanzar, porque siempre acabamos mirando de reojo nuestro pasado. Lo que ví el sábado era una tortura pura y dura, vestigios de un pasado que lamentablemente no deja de ser presente.

lunes, 15 de octubre de 2007

La fuerza del blog.

Leí en un suplemento dominical de este fin de semana un artículo que me dió otro argumento más para justificar la fuerte influencia que los blogs están llegando a tener en la sociedad actual. El caso del que se hablaba hacía referencia a la moda, en concreto, a la existencia de ciertos blogs pertenecientes a cazadores de tendencias en la calle, a personas como tú y yo, que con su cámara y su intuición, colgaban en sus espacios fotos y comentarios acerca de estilismos vistos en su día a día, contenidos bloggers que los diseñadores más "in" y la industria textil se ve que siguen con devoción aunque parezca mentira. Uno de los ejemplos era el del blog titulado DEVILS WEAR ZARA, posteado por una chica cuyo mundo no se viste de Prada, sino de Zara, y que está dispuesta a demostrar como se puede ir de lo más fashion sin tener que llevar la economía a la más absoluta de las ruinas, y cuyos contenidos han captado tantas atenciones que hasta la prestigiosa revista ELLE le ha propuesto migrar este blog a su web. Y esta idea me gusta, me gusta que cualquier persona con un ordenador y una conexión a Internet tenga capacidad para cambiar las cosas, pequeñas o grandes, y es que tanto se ha dicho de la influencia negativa de la red que releches, yo quiero reivindicar lo bueno que nos ofrece. Y ahora dejo de hablar de moda, porque hoy es el Día de Acción del Blog, un día en el que podemos poner nuestro granito de arena para hablar sobre un tema, el propuesto este año, de gran interés: el medioambiente. Podemos hacer que nos oigan, nos lean, nos cuestionen o nos planteen nuevas inquietudes ante una realidad sobre la que no podemos girar la vista. Yo desde mi humilde espacio quiero celebrar que merecidamente creo se le ha concedido el Nobel de la Paz a Al Gore. Muchos me cuestionarán qué habría pasado si le hubiese vencido las elecciones presidenciales a Bush, yo sinceramente pienso que el mundo habría sido mejor, porque el hecho de tener a alguien así sentado en el despacho más poderoso del mundo, el oval, algo bueno habría acarreado. Es posible que me equivoque. Pero nadie podrá negarme que USA habría adoptado posiciones muy distintas, y mucho más convenientes, que las tomadas con este gobierno republicano, que espero, confio, deseo y anhelo, muy pronto sea nada más que unas líneas, oscuras y tristes, de la historia de aquel país.


Además quiero aprovechar este 15 de octubre también para animar a aquellos que dudan en continuar con sus espacios, sobre todo a los bloggers que sigo y que han dejado de actualizar y a los que añoro sin remedio. Respeto las opiniones y decisiones personales pero animo a que las que versan en este sentido no sean definitivas. Este mundillo que me atrapó hace casi un año es indispensable y necesario creedme, ya no sólo por lo que nos ofrece a todos a nivel personal, que sin duda es mucho, sino lo que ofrece a los demás. No lo olvidemos. No lo olvidéis.

martes, 9 de octubre de 2007

Caribe mix.

Me resultó gracioso leer en un comentario de Sett a un post de Vargtimen la curiosidad que mi estimado amigo blogger gallego tenía acerca de mi capacidad para ver series y así fue porque la verdad es que no veo ni una tercera parte de las que quisiera. Falta de tiempo, organización, tener que ganarme el pan a diario y el hecho de que todavía no tenga un chacha en casa haciéndome las tareas del hogar, añadido al filtro lujurioso al que someto a todas ellas, me han llevado a tomar la siguiente decisión: seguir sólo un número determinado de series y evitar así la ansiedad que me provoca saber las que hay, valen la pena y no soy capaz de ver. Y es que la vida es muy corta y hay que aprovechar el tiempo lo mejor que se pueda, pero sin estresarse.
Y así lo siento cuando veo un capítulo por ejemplo de PERDIDOS, o uno de MUJERES DESESPERADAS, o de HÉROES, o de HOUSE, o de cualquiera de las series que más me enganchan, siento que aquellos 40 minutos han sido perfectamente aprovechados, ha sido tiempo bien invertido en entretenimiento que vale la pena, sentimiento totalmente opuesto al que experimento por ejemplo al ver un capítulo de VENTDELPLÁ.
Los lunes la rutina es la siguiente: cenamos temprano, recogemos la cocina, nos plantamos en el salón mi marido y yo frente a la tele a las nueve y media en punto para disfrutar en FOX de dos capítulos consecutivos de la tercera temporada de PERDIDOS. Sobre las once la cosa ya está finiquitada y solemos hacer zapping. Ya hace tiempo que no seguimos VENTDELPLÁ, una serie de TV3 de las que os hablé hace ya unos meses. Pero la morriña a veces atrapa a mi chico y nos ponemos un ratillo a verla para complacerla. La serie es de corte dramático. J. y yo nos partimos la caja. Algo no cuadra. Ya comenté algunos defectos de esta producción catalana en su momento, de hecho al final de la pasada temporada supliqué a los dioses que alguien mandara un mensaje divino a los guionistas de la serie y la terminaran de una vez para darle una muerte digna a un producto que en su primera temporada fue más que aceptable. Pero no pudo ser, hubo un cortocircuito por los cables celestiales y los dioses pasaron de mí. La temporada que actualmente emite la autonómica de Cataluña, la tercera, ya va pasadísima de vueltas. Ahora otro "psicokiller", que riéte tú del asesino del zodiaco o del mismísimo Hanibal Lecter, acosa a la protagonista para variar, la moza es tan guay y tan estupenda (y ni está buena ni "na") que todo el mundo se obsesiona-enamora con ella, es un imán para psicópatas, y ahí anda la cosa, yo te acoso, tú te mueres de miedo, yo te despisto, tú te relajas, pim pam pum, pero bueno lo mejor de todo no es la historia que se supone nos ha de traer en vilo a los espectadores, no, lo mejor es la cara de estúpido del pirado de marras. Atención al vídeo. No perdáis detalle al momento AXE-WOMAN, del chato olisqueando el vestido, ni el movimiento de los ojos, da miedo o da risa, me pido la opción B, de todas todas. Cómo véis la serie ha perdido los papeles y ya no tiene remedio alguno. Ni en Lourdes pueden hacer algo ya por ella.


Con todo pues la humilde intención de mi post es demostrar que hay que saber elegir qué ver, si uno opta por la opción ver series claro está (porque luego hay otras opciones como ver documentales de animales en celo, leer, bloggear, pintar, esculpir, chatear o limpiar la nevera) y a veces el sentido común es el mejor criterio, sí ese que nos susurra al oído cual voz del niño de EL SEXTO SENTIDO: "Series españolaaaaaas nooooo...". Aunque claro VENTDELPLÁ para los independentistas no es una serie española, ¿no? (Aru poniendo carita pensante). No sé qué opinión tendrá de esto Zapatero.
Lo mismo pasa con el cine. Una no hace cola de media hora para pillar entrada un domingo por la tarde en el multicines para acabar viendo una peli que la decepcione. Para eso me agencio entradas de HORA PUNTA 3 y ya está, sabemos a lo que vamos, lo aceptamos con resignación. Pero no, una hace caso a su amiguete Dext y se va a ver una peli de Cronenberg, que queda muy pero que muy cool, y se encuentra con PROMESAS DEL ESTE. Que vale que tiene una ambientación maravillosa, que Viggo como siempre está estupendo (en todos los sentidos), que Naomi como siempre sale guapísima y está correcta en su papel, pero ¿y el thriller? ¿dónde está el thriller? O estoy más ciega que Pocholo en una fiesta ibicenca o tengo algún otro grave problema en mi cabeza, porque yo no lo ví. Lo siento pero la historia me pareció demasiado previsible (ATENCIÓN SPOILERS): sí adiviné enseguida que el prota era un infiltrado, y el final, una sosez, al menos yo me quedé patidifusa cuando vi aparecer los créditos finales y pensé para mis adentros ¿segunda parte? No entiendo nada. En fin que supongo que los críticos que saben cien veces más de cine que yo alguna cosa le habrán visto al film del, en su momento, inquietante cineasta, pero para mí las PROMESAS DEL ESTE no se cumplieron, y lo siento así.

viernes, 5 de octubre de 2007

La televisión y los siete pecados capitales.

Bueno Mer me ha pasado un meme muy interesante a la par que catódico que realmente me apetece rellenar. A ello me pongo ahora mismo. Si a alguien tiene ganas de seguirlo que lo haga, no digo nombres, ¡libertad total!

1) Lujuria.
Me confieso culpable de este pecado y además por varios MOTIVOS:
- PERDIDOS: Creo que la lujuría es ya la última verdadera razón por la que cada lunes me siento con avidez a las nueve y media en punto delante de FOX. Desde luego Josh Holloway y Rodrigo Santoro tienen muuuuuuucho que ver con ello. Aunque luego también intento desenredar el enredo enredadísimo que hay ahí metido en la isla más famosa de la tele, pero me temo que eso ya ha pasado a ser una cuestión secuendaria.
- PRISON BREAK: Michael, Michael y sólo Michael, o lo que es lo mismo, el actor Wentworth Miller... no hace falta decir más...
- HOUSE: Famosa ya es en mi blog la atracción fatal que siento por este controvertido médico de la tele.
Y ya paro porque me temo que la lista de este pecado capital sería demasiado larga, tanto que necesitaria abrir un nuevo blog porque éste lo colapsaría, definitivamente yo tampoco tengo remedio alguno. De hecho podría completarse con un top five que hice hace un tiempo muy suculento y al que desde aquí os remito si os interesa.

2) Gula.
También culpable "of course", una buena serie, una buena cena y una buena compañía, nada mejor para pasar una buenísima noche.

3) Soberbia.
Otra más a la lista que confesar. Soberbia sentí al contarles a mis amigos que yo conocía el final de HÉROES antes que ninguno, eso era pura soberbía, inexplicable sensación.

4) Ira.
La que siento al ver que las cadenas de "toda la vida" se niegan a programar en "prime time" series de calidad y siguen emitiendo "chapuzillas" nacionales. Dios salve a FOX y a Internet.

5) Envidia.
Básicamente la que sentí el pasado lunes al ver cómo Kate se liaba finalmente con Sawyer tras más de dos temporadas de angustía vital y sobre todo, mucha tensión sexual, xddddd!!!!

6) Avaricia.
Me la produce el hecho de que soy incapaz de ver todo lo que quiero ver, falta de tiempo, de organización, llamadle cómo queráis, pero es así. Culpable también pues.

7) Pereza.
La que tengo a la mañana siguiente para levantarme después de darme un atracón de series por la noche en casa, ahí es cuando pienso que debería haber nacido millonaría y no tener que trabajar.

jueves, 4 de octubre de 2007

En la inopia.

Hoy estoy pesadita pero es que desde anoche hay una cosa que me está reconcomiendo las pocas neuronas que me quedan vivas y no es prescisamente el "Cachuli" con sus pantalones sobaqueros. Os cuento. Estaba yo tan feliz viendo el programa de reportaje de acercamiento al ciudadano medio del que os he hablado en el anterior post, VIDAS ANÓNIMAS, y los simpáticos reporteros (no se les ve la cara, sólo se les oye la voz, este modelo de programa lo han puesto de moda los "modernillos" de Cuatro con sus CALLEJEROS y ahora lo copia "tol mundo") me ilustraban a mí y al resto de audiencia en el modo y manera de ganarse el pan de una localizadora de escenarios para cine y televisión. Y ahí estaba yo tan embobada pensando en lo que molaba eso: conocer el mundo del cine de cerca, andar siempre viajando de un lado para otro buscando chocitas de todos los colores, de un extremo al otro, del lujo y desvario más alucinante, pasando por el piso standard de hipoteca media de 150.000 euros cuya cuota sube un "c---n" cada vez que Mr. Euribor se pone contento, hasta la casa cutre y decadente, de paredes de papel en tonos chillones y tele con sevillana y toro, que suele usar Almodóvar en sus "flims". Pues eso que en eso estaba yo con los ojos como "chirivitas" cuando explica la moza que algunas de aquellas casas que ella localiza se usan por los famosos en los reportajes de las revistas de papel couché para simular sus propias casas, pero que no lo son, que son falsas. La leche, toda la vida contemplando anonada la mansión del Duque de la Flauta Larga y el refugio ibicenco de la Condesa de Monte Amarillo Champagne y va y resulta que son de "pega", así me quedé yo, con la boca abierta. Si es que ya es de verdad eso de que el público estamos en la inopia de todo. Nos engañan, nos manipulan y nos mienten hasta en esta nimiedad, ¡qué verguenza! ¡qué orwelliano me parece todo! Desde luego ha habido un antes y un después en mi vida con este descubrimiento. Ya no volveré a mirar un reportaje de Navidad de Isabel Presley nunca con los mismo ojos, a ver si en vez de tener una casa con 500 baños, la señora más estirada de nuestra España vive en un apartamentillo de 40 metros cuadrados y se tira el farol, todo podría ser que estos famosos tienen muchas excentricidades, y para muestra un botón: Britney Spears, no hace falta añadir nada más. Y yo que toda la vida he criticado a la monarquía, a ver si va a resultar que el "barquito" de "Su Majestuosidad el Rey" tampoco va a ser suyo, y es de pega, y a lo más que él llega con su "miserable paga" de casi 8 milloncetes de euros es a comprarse una patera, en fin que me río por no llorar, alucinada me he quedado. Ale me voy a comprar EL JUEVES que me parece que es lo más "real" que hay en el quiosco en este momento. Buenas tardes!

No quiero ser la bruja Lola...

Estos de La Sexta tienen una guasa estupenda. Ayer en pleno noticiario anunciaron el programa que estaban a punto de estrenar en "prime time": VIDAS ANÓNIMAS, argumentando a su favor lo poco interesantes que resultan las vidas privadas de famosillos del tres al cuarto que cuentan sus intimidades en televisión y lo maravillosamente genial que es saber lo que hago yo cada día por ejemplo, una ciudadana de a pie como otra cualquiera, cuyo momento más álgido del día es aquel en el que elijo delante de la Nespresso si tomaré un "leggero" o un "expresso", en fín serafín. No he visto las audiencias de ayer, pero bueno estoy más que segura de que yo debía ser de las pocas españolas con vida "megainteresante" que vió el programa, me apostaría un dedo y no lo perdería a que el share no le llegará ni a la suela del zapato al del viernes de DONDE ESTÁS CORAZÓN, seguro. Y os digo una cosa, a mí el programa me gustó, realmente me parece mucho mejor ver cómo trabaja una médico de urgencias y una localizadora de espacios de rodaje que no el número de polvos que es capaz de echar el tal Pipi Estrada (si es que con ese nombre no me extraña que el hombre desvarie) en una noche. Pero también sé positivamente que mis gustos no están entre los de la media nacional, así que el hecho de que yo encontrara interesante el programa seguramente significa que en breve quedará relegado a alguna madrugada televisiva en medio de los anuncios de la teletienda, y después de alguna de las series yankees que me gustaría poder ver pero que no veo porque lamentablemente mi interesante vida privada me obliga a madrugar. Espero que por una vez en la vida mis predicciones televisivas no se cumplan.

lunes, 1 de octubre de 2007

Cuatro minutos.

Pocas veces me ha pasado, podríamos contar con los dedos de la mano las ocasiones en las que ha acontecido algo así, y el sábado fue una de ellas. ¿Y qué pasó? Pues que fui al cine a ver una película sin tener "pajolera" idea de lo que iba a ver. Y así fue como me topé con CUATRO MINUTOS, la ópera prima del alemán Chris Kraus. Conocía la nacionalidad y nada más. El cine alemán ya de por sí me atrae, y más después de haber disfrutado recientemente y por segunda ocasión de esa delicia cinéfila llamada LA VIDA DE LOS OTROS. Pero no tenía conocimiento de ningún otro detalle del film. Desconocía que había sido aclamada por la crítica y el público de su país. Desconocía también su palmarés. Estaba en blanco al respecto. Así que entré en la sala expectante y salí convencida de que, aunque ni de lejos le llega a la suela de los zapatos a la película de Florian Henckel Donnersmarck, CUATRO MINUTOS es una película que se puede ver, y bien. Y es que vamos a ser realistas, con las "perlas" que han salpicado este verano la cartelera, disfrutar de un producto como el de este film alemán es casi un lujo. Las interpretaciones de sus protagonistas son fantásticas, a mí me sorprendió agradablemente la de la actriz que interpreta a Jenny, Hannah Herzsprung, que a mi humilde juicio realiza un trabajo impecable simplemente con el recurso de su mirada. Y me falló en cierta medida el guión, sobre todo en la parte en la que se introduce al padre de la talentosa reclusa, un hombre con un pasado realmente deplorable y turbio al que le falta definición. La historia es contundente y emociona, y aunque está cargada de algunos tópicos cinéfilos (al fin y al cabo el trasfondo de superación personal revolotea todo el tiempo al film) no resulta irreal, sino muy creíble. El pasado es terrible y el futuro poco esperanzador, pero la cinta no se ata con uno de esos finales felices tan típicos en el cine americano, ni es tampoco demasiado cruenta. Creo que en ese aspecto está bastante equilibrada. Además como ya ha sucedido en otras cintas alemanas recientes (EL HUNDIMIENTO por ejemplo y también LA VIDA DE LOS OTROS) el cine germano vuelve a mirar con ojos directos y altivos a su reciente y oscuro pasado, tratando de alcanzar una paz y una rendención necesaria, y acercando al espectador de todo el mundo una visión del mismo que a mí particularmente me resulta muy interesante. En definitiva CUATRO MINUTOS no pasará a la historia como una de las grandes películas hechas en Alemania pero sí servirá como ejemplo del buen momento que el cine de aquel país está viviendo.

La cucharilla del Barça.

Hay momentos en la vida en los que hay que estar a la altura y punto. Ayer celebramos el cumpleaños de mi hermana en familia como siempre, pero en esta ocasión un nuevo invitado ocupaba una de las sillas del comedor de la casa de mis padres: mi cuñado. Y qué bien suena eso. Ya puedo decir que tengo cuñado oficialmente. No había tenido oportunidad antes porque mi marido es hijo único y mi hermana no aceptaba esta palabra en mi vocabulario. Y es que hasta ayer mi hermana nunca había traído ninguno de sus novietes a casa, y me consta que han habido algunos cuantos, así que jamás había podido llamar a alguien cuñado. Además el hecho de que éste sí que haya cruzado el umbral del hogar familiar me da que pensar cuán en serio se está tomando ella esta relación. El mozo, corrijo, mi cuñado (sí es que suena bien leñes), un chico tímido pero muy agradable al que ya conozco de hace tiempo por diversos motivos, estuvo todo el tiempo a la altura de las circunstancias: hablando en la justa medida y alabando sin exageración la comida de mi madre (que realmente estaba deliciosa). La situación anduvo bajo control todo el tiempo hasta casi el final. En la mesa había unas cucharillas monísimas de postre pero un poquito pequeñas de la cubertería de fiesta de mi madre, y cuando llegó el momento de servirlo, mi padre comentó qué mucho más práctico sería tomarlo con su cucharilla del Barça que es más grande y más cómoda. Mi padre es muy culé, mucho más que yo, que ya es decir, tanto que si pierde su équipo se le quita hasta el hambre y si vieráis cómo come comprenderiáis la magnitud del asunto. Mi cuñado es merengue y visto el fondo de pantalla de su móvil con la foto de Raúl me da a mí que bastante. Este aspecto de mi cuñado imagino que será el que más me costará superar. Aún no entiendo como mi hermana se ha enamorado de un merengue, pero bueno las cosas son así y Aru tiene que ser tolerante. En fin que me desvío del tema, pues bueno cuando mi padre hizo ese sútil e inocente comentario un silencio incómodo, tanto como la verdad de Al Gore, inundó toda la estancia. Yo me apresuré a mirar a mi marido con ojos asesinos para evitar que soltara por esa boquita descarriada que tiene alguna sandez al respecto, mi marido odia el fútbol pero le encantan las polémicas, vengan de la temática que vengan. Tuve éxito en mi empeño y mi chico no soltó prenda. Y viendo que mi padre estaba más por echarle bocado a la macedonia de frutas que por el silencio extraño creado tras su comentario, me dispuse a cambiar yo misma de tema. Y así fue como evité que mi papá descubriera que su segundo yerno, el primero como os digo es anti-fútbol, tampoco va a sentarse con él los fines de semana a animar los colores azulgrana que él tanto ama, aissss, y es que no creo que sea una aspecto para sacar a relucir el día de la presentación oficial a la familia política, ¿no? Y eso que suelo ser feliz cuando llueve...