sábado, 30 de junio de 2007

Si no puedes con ellos únete a ellos...

Mi paciencia tiene límites, sí, aunque parezca mentira los tiene y lo he comprobado personalmente en muchas ocasiones de mi vida. Esta mañana ha sido la última. Mis adorables vecinos han vuelto a poner su estridente y horrible música a todo volumen por enésima vez y yo, en lugar de dirigirme amablemente a su portal, tocar su timbre y pedirles con mis mejores palabras que hicieran el favor de bajarlo (táctica que evidentemente no ha funcionado en los meses que llevo de convivencia con ellos desde que se trasladaron a vivir a mi comunidad), he caminado con paso firme hacia mi colección de CD's, he seleccionado el recopilatorio de Grandes Éxitos de INXS, y me he dicho a mi misma: "Si no puedes con ellos, únete a ellos". Y han probado su propia medicina, eso sí, con buena música....

viernes, 29 de junio de 2007

Eva María se fue buscando el sol en la playa.

Hoy empieza la famosa operación salida de verano. Siempre imagino esta situación en las afueras de las ciudades con un mozo que da un pistoletazo como en las carreras de atletismo y todos los coches lo esperan en la línea de salida a puntito de disfrutar de 7 horas de caravana y alcanzar su gloria eterna al pisar la arena de la playa y plantar su sombrilla, eso puedo pensarlo yo que soy de pueblo y que además vivo en una ciudad pequeña, que tengo la playa a diez minutos en coche y que no sufro ni en silencio ni a grito pelado ese coñazo que tenéis que soportar los que habitáis en las grandes metrópolis y que tenéis teatros, cineclubs y pisos de 30 metros cuadrados. Pues eso que hoy es ese bonito día en el que algunos miles de españolitos afortunados hacen el petate y le dicen a su jefe: "Hasta más ver! O sea hasta dentro de unos días... Jeje!", o como en el caso del profesorado afortunado:"Hasta septiembre!". En días así es cuando me pregunto por qué narices no estudié magisterio y me respondo a mí misma de inmediato lo siguiente: porque eres incapaz de aguantar a más de tres pequeños locos bajitos reunidos en una misma sala. Es pues más que evidente que no me encuentro entre los elegidos de julio, que son los pringados de agosto, y no los privilegiados de septiembre que se van de vacaciones cuando el resto de los mortales ya han agotado las suyas, incluso los profesores, y se encuentran en plena depre "post vacacional". De ser así, de coger vacaciones en la jornada de hoy, mi post empezaría con un tono más animoso-jocoso, algo así como: "Ale! Ale! Me voy de vacaciones y os chincháis!!!" (Con cancioncilla infantil de fondo y todo). Pero, pero, pero todo se andará queridos, en cinco semanas, cinco, como los dedos de la mano, una servidora iniciará su periodo vacacional. De momento y hasta entonces este viernes 29 de junio me despido de currar las tardes de los miércoles, jueves y viernes, que no está mal, hasta septiembre.
Además en estas semanas me dedicaré a planificar mis ansiadas vacaciones con esmero y cariño. Como os comenté ya hace unos cuantos posts este año dudaba entre viajar a París o a Londres, hice una encuesta incluso aquí y ambas ciudades salieron bien paradas, puede que ganara la urbe francesa por una pequeña diferencia, así que decidí que ya era hora de visitar las dos. Me dijé a mi misma "London Calling" pero nena "Paris je t'aime", y así fue como elegí conocer las que seguramente son las dos ciudades más importantes de Europa. Después si sobrevivo a la sobredosis anglo-gala que pienso darme en las dos capitales europeas, me sumergiré en la sobredosis lúdico-alcohólica de las fiestas mayores de mi pueblo, y luego si todo va bien, me dedicaré a relajarme y descansar una semana más para eliminar toxinas y prepararme física y psicológicamente para la vuelta al tajo, que no es moco de pavo.
Pues lo dicho, a los que os váis, pues que lo disfrutéis y a los que os quedáis, deciros sencillamente que ya nos queda menos...

jueves, 28 de junio de 2007

Del Amor...

"Los que decían esto quizá jamás hubiesen conocido el Lenguaje Universal, porque cuando nos sumergimos en él es fácil entender que siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierden su importancia por comleto, y sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas bajo el sol fueron escritas por la misma Mano. La Mano que despierta el Amor, y que hizo una alma gemela para cada persona que trabaja, descansa y busca tesoros bajo el sol. Porque sin esto no habría ningún sentido para los sueños de la raza humana."

EL ALQUIMISTA - Paulo Coelho.

martes, 26 de junio de 2007

Quién me lo iba a decir...

Hoy me he enterado que Internet es bueno. Sí, alucinad conmigo. Resulta que después de pensar tanto tiempo que mi dependencia internaútica era mala, que en breve debería apuntarme a un programa de esos tipo "Internautas anónimos" o algo parecido y salirme del lado oscuro, que sólo perdía el tiempo, siéndole infiel a mi televisor con mi ordenador, y navegando horas y horas ociosas por los largos y anchos caminos de la banda ancha, valga la renundancia, se ve que no, se ve que en realidad lo que estaba haciendo era, según un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya, mejorar mi autonomía personal y luchar fervientemente contra mi aislamiento, al mismo tiempo que estaba aumentando mi participación y mi actividad social, fíjate cuán inocente era yo teniendo aquellos erróneos e impuros pensamientos.
Yo la verdad es que no soy socióloga y tampoco estoy para mucho estudio sociológico, pero lo que sí soy es práctica y puedo afirmar sin temor a equivocarme que Internet me divierte y me es muy útil, y por tanto lo uso mucho, de hecho no concibo mi vida actual sin la red. Desde planificar mis vacaciones, hacer la declaración de la renta, gestionar mis cuentas, desarrollar mis aficiones en foros especializados (cine básicamente) y bloggear sin parar, hasta messengerear con mis amigos o familiares, mandar y recibir mails, conseguir música, series y pelis, y buscar información útil de temas que necesito o me interesan por cualquier motivo. Estoy tan acostumbrada al manejo internáutico en el ámbito laboral y en el personal que debo confesar que cuando pierdo algo en casa o en la oficina desearía tener a mi disposición por cualquier medio posible un "google" especial que me ayudara en la ardua tarea de revolver el espacio físico y localizar el objeto extraviado.
Lo que sí pienso es que todo es bueno, mientras se hace un uso adecuado. Por ejemplo, ayer en ENTRE LÍNIES, un programa de TV3 de reportajes que me parece bastante interesante, hablaban de la proliferación de la pornografía infantil y de los peligros que acechan a nuestros niños y adolescentes hoy en día en la red de redes, miedo da la verdad y es una cuestión ante la que nuestros políticos deberían prestar mucha atención y poner todos los límites y medios posibles para combatirlo. También en un tono no tan agresivo he de reconocer que el abuso del world wide web es a veces pernicioso en otros sentidos. Esta tarde en mi oficina observaba a una de las chicas de mi departamento y me he reído de lo lindo yo sola, dado que se ha pasado el rato messengereando de temas off-office, por supuesto, y yo se lo notaba a la legua, su sonrisa pícara, su tecleo rápido con pausas para respuesta del interlocutor, y su manejo rápido cual vaquero del oeste desenfundando su revolver con el ratón para cerrar ventanas impropias cuando alguien se acercaba por su mesa, han sido los signos delatores más evidentes de que mi idea de instalar este programa de mensajería instantánea en todos los puestos de trabajo de la empresa para agilizar la comunicación no ha sido tan buena como pensaba. Aunque bien mirado mis pausas favoritas laborales son las que hoy en día hago bloggeando, y al fin y al cabo es más de lo mismo.
Pues eso queridos compañeros bloggers, como véis lo nuestro no es tan malo como parecía, y ahora que una universidad lo ha dicho y lo ha ratificado con uno de esos interesantes programas de investigación, yo he de seros sincera, dormiré más tranquila y dejaré de una vez por todas las tisanas, donde va a parar, jeje, ¿y vosotros?

Thank you!



La magia existe, doy fe, y no esa magia que aprende Harry Potter en Howgarts, no, me refiero a otro tipo de magia. La que hace que un día en el que te levantaste triste y llorosa, un día en que aunque lucía el sol, tú sólo veías grises nubes, un día en que el mundo parecía decirte: "Ea nena ya no tengo nada más para ti", un mal día al fin y al cabo, se acabe convirtiendo en un día bueno, en el que muchas personas se acuerdan de ti, te llaman y te felicitan, se acercan a tu mesa y te dan dos besos, te regalan mensajes, te animan en tu blog, te abrigan con sus palabras porque aunque fuera hace calor tú sólo sientes frío, mucho frío, te transportan a otros buenos momentos del pasado, o te preparan para otros instantes que han de venir en el futuro, te dan buenas noticias, te recuerdan cuan importantes has sido en sus vidas y sigues siendo aún, en definitiva te hacen sonreir y te dan fuerzas para seguir enfrentándote a tus fantasmas y te recuerdan que aunque vivan a 500 metros de tu casa, a 60 kilómetros o a 50.000, están cerca de ti. Y desde luego ese problema que te acechó y te hizo sumir en la tristeza no se ha ido, para nada, sigue ahí, pero lo miras con nuevos ojos y con ánimos renovados, y ahora lo magnificas menos, y te das cuenta de que si bien te está fallando un pilar, hay otros muchos que se mantiene en pie por ti, y no debes defraudarles, nunca.
Por todos ellos hoy escribo este mensaje, y escribo alto y claro: GRACIAS!

domingo, 24 de junio de 2007

Contra viento y marea.

En menos de cinco minutos entraré en el día de mi cumpleaños y no tengo ganas de hablar sobre ello, ni sobre nada.
No quiero confundiros no tengo ningún bajón por la edad, de hecho cumplo 31, una edad estupenda, o al menos eso llevo repitiéndome a mí misma desde hace varios meses.
El hecho de no tener ganas de escribir sobre nada sencillamente se debe a que se están rompiendo pilares básicos de mi vida y no sé cómo equilibrarme. Imaginad un trasanlántico que se hunde y cuyos compartimientos estancos se van inundando poco a poco, paso a paso, y nadie, ni siquiera el capitán que sabe mucho y ha viajado a lo largo y ancho de este mundo, encuentra el modo de sacar a flote su barco, aunque lucha desesperadamente por hacerlo contra viento y marea. Cuenta con barcazas para salir de allí, de gran capacidad, pero él no quiere que se hunda aquella maravilla con la que ha surcado los océanos en tantas ocasiones. Pues ese capitán soy yo.
Sé que a todos nos pasa y que un mal día lo tiene cualquiera, y dos y tres y cuatro, hasta cinco también. Es humano. Pero es que si en un fin de semana sientes que te falta el aire al respirar más de tres veces es porque la cosa se pone más difícil de lo esperado, a lo mejor es que mis fuerzas ya andan desgastadas y mermadas por otros motivos de un tiempo aquí y ahora estoy con las defensasa bajas, quien sabe. Lo único que sé que hoy me cuesta ser yo, o al menos quien quiero ser y que en las últimas veinticuatro horas he sentido ganas de llorar demasiadas veces. Ahora dejo escapar una lágrima más y me despido. Adios.

jueves, 21 de junio de 2007

El meme que me pasó Harry.

Harry me pasó hoy este meme y las reglas son las siguientes:

1) Cuente ocho cosas de sí mismo.

2) Tiene que escribir en su blog las reglas.

3) Tiene que seleccionar a ocho personas, escribiendo sus nombres y blogs (y dejarles un comentario para que sepan que han sido seleccionados para el juego).

"Ahivanpués" ocho cosas sobre mí:

1) Adoro toda aquella expresión artística que me transmita algo, me impulse alguna emoción, me haga sentir viva, puede estar contenido en cualquier tipo de formato, no tengo límites (cine, música, literatura, pintura, arquitectura, qué más da...), y disfruto de ello con intensidad, soy capaz de llorar, o reir, o hablar durante horas, con absoluta devoción de aquello, y ser feliz haciéndolo.

2) No soporto a Camela ni a la gente que le gusta o le ha gustado alguna vez en su vida Camela. De hecho soy de la opinión que debería hacerse algo al respecto en el Código Penal.

3) Soy intransigente con los hipócritas y los intolerantes y lucho a diario para no serlo yo. Aunque no siempre lo consigo, seré franca.

4) Me pierden el fútbol y la televisión, los dos opios del pueblo. Eso sí, aunque parezca mentira, siempre seleccionando, no veo todo el fútbol, ni tampoco toda la televisión.

5) Prefiero el frío al calor, el verano que hoy empieza me deja plof, me agobia y me paraliza, si no fuera porque existen las vacaciones...

6) Soy soñadora compulsiva, las ilusiones y los sueños me dan impulsos constantes para vivir, cuando estos fallan me desinflo y me da el bajonazo, pero sé que es necesario sufrirlo para valorar los buenos momentos que vendrán después. Con todo me gusta pensar en mi vida como algo cambiante que se mueve, con la que me muevo y cuyo final está siempre abierto, hasta que la muerte me diga basta.

7) Me encanta desde siempre escribir, aunque no lo hago bien. De pequeñita me hacía mis propios cuentos, con viñetas explicativas y coloreadas. Luego con mis creaciones y los libros que ya tenía en casa jugaba a bibliotecaria o a librera. Con los años seguí escribiendo cosillas, siempre como hobby. Ahora os torturo con mi blog. Acabé contradictoriamente estudiando Económicas.

8) Me gustan las matemáticas, siempre he disfrutado aprendiéndolas y su lógica me engancha muchísimo. En mis años estudiantiles di clases particulares de esta materia.

Y ahora sin ánimo de obligar a nadie le paso este meme voluntario a: Elbé (Cuando las canciones hablan de ti), Zar Polosco (El zeporro altisonante), Adolfo (El aviador nocturno), Sett (El visitante nocturno), David (Esperando al sol), Mae Ferlo (La mandarina mecánica), Vargtimen (Las horas del lobo) y Pi (Inmundicias y desvarios). No me odiéis chicos!!!

miércoles, 20 de junio de 2007

Detrás del envoltorio azul.

A las doce en punto llegó el cartero, como siempre. Daniela lo esperaba vigilando entre los ventanales amplios del salón, aguardó un par de minutos más, asomó la cabeza de nuevo, lo vió torcer la esquina y entonces salió disparada escaleras abajo en dirección al buzón. Lo abrió con cuidado y entonces lo vió claramente por primera vez. Allí estaba, efectivamente, una caja de tamaño mediano, envuelta en papel azul cielo y dirigida a su nombre. Subió pausada por las escaleras con la sonrisa ampliamente esbozada y la emoción de quien va a abrir un regalo muy esperado. Retiró el envoltorio, quitó la tapa de la caja de cartón que había dentro y observó encantada su presente: EL LIBRO DE LAS ILUSIONES de Paul Auster y una nota escrita con caligrafía irregular, adjunta en un post-it al lomo del mismo, con el siguiente frase: "Tú eres mi ilusión".
Una lágrima resbaló traviesa por la mejilla de Daniela. Las yemas de los dedos corrieron prestas a acariciar aquel objeto que hacía poco había estado en sus manos, aquellas manos que habían tocado aquel libro especial y que algún día, si la vida decidía ser generosa con ambos, encontrarían su piel.
En los siguientes minutos la joven dejó volar su imaginación, aquel paquete, aquella cajita encontrada detrás del envoltorio azul y su especial contenido, significaban mucho más de lo que cualquiera, ajeno a ellos, podría pensar. Era una conexión precisa, una enlace directo y tangible, entre dos mundos lejanos y distantes en el espacio, pero unidos por la palabra y la voz durante largo tiempo a través del viento. Un viento que era testigo mudo de aquella historia imposible, pero profunda, un viento que escuchaba gratuitamente sus deseos y sus esperanzas, los de dos personas que a pesar de las adversidades, de las pasiones contenidas, de lo largos y odiosos veranos, de las confesiones escondidas a media noche, de los silencios involuntarios, de los muros construídos entre ellos antes de que todo empezara, de todos los obstáculos que había en sus respectivos caminos, luchaban por mantener viva una llama inagotable de amor sinecero que se entremezclaba y daba sentido a la siempre aturdidora complejidad de sus vidas.

lunes, 18 de junio de 2007

Sueños.

Si algo tienen en común las dos películas que he podido disfrutar por fín este fín de semana, y digo por fín, porque llevaba mucho tiempo deseándo verlas, y digo disfrutar, porque en ambos casos he de decir que son dos pequeñas maravillas cinéfilas tal como me había recomendado mi buen amigo Dexter, han sido los sueños que contienen. Sueños que comparto hoy, y que hubiera compartido desde luego si hubiera vivido en los momentos que se narran en ambas. Y es que de hecho se habla de sueños sí, pero también de miedos, a lo incierto, al futuro, a ese cambio que se busca, que se anhela, que se necesita y que no siempre llega, lamentablemente.
El primero de los sueños del que quiero hablaros hoy es el de un país mejor, en concreto, de una América mejor, un sueño sobre el que el director de BOBBY, Emilio Estévez, quiere enfatizar dibujando con trazos sutiles y efectivos la suma de historias, ilusiones y desencantos que convivieron bajo el techo del Hotel Ambassador de Los Angeles aquellas horas anteriores a la fatídica noche de agosto en que fue asesinada una de las grandes esperanzas yankees, Robert Kennedy. Unas historias, unas ilusiones y unos sueños que seguro no distan demasiado de las que a día de hoy mantienen muchos ciudadanos del país más poderoso del mundo. Por aquellos días la guerra del Vietnam empezaba a perder sentido incluso para quienes habían llegado a creer en ella pero es que justo hoy Vietnam se llama Irak. Además no sólo estamos ante un canto antibelicista con la propuesta del hijo de Martin Sheen, hay mucho más contenido en su metraje, de hecho hay tantas cosas que podemos ver o sentir, cercanas a nuestra realidad: discriminación racial, sexual, odio a lo diferente, tanto y tanto sobre lo que aún tenemos mucho camino pendiente de recorrer que sencillamente me cuestiono si realmente hemos evolucionado tanto en estos cuarenta años transcurridos y la respuesta se me antoja bastante negativa, no sé qué pensaréis vosotros al respecto. En fin que el director-actor americano, al igual que muchos otros artistas hollywoodienses, se ha apuntado al carro de tirarle las orejas al gobierno de los Estados Unidos, y qué mejor manera que hacerlo que con una arma infalible como es el arte, y que modo más efectivo que el usado en esta ocasión: una película precisa, impactante y elaborada a base de retazos de vidas cortados y pegados a conciencia y absolutamente acertados, y con un elenco de actores de lujo que no hacen más que engrandecer lo que se cuenta: otra triste historia más del pueblo americano.



También de los sueños de otro país, la Alemania socialista de la era Honecker, nos habla esa delicia realizada por Florian Henckel von Donnersmarck titulada LA VIDA DE LOS OTROS. En este caso se trata de sueños de libertad, una libertad que era una utopía total bajo el sistema opresivo y agónico que se mantuvo en la República Democrática Alemana antes de la caída del muro de Berlín, y cuyo brazo ejecutor era la Stasi. Unos sueños que se esbozan esta vez a través de la vida de un escritor que ve como su creatividad se coharta bajo las presiones de un sistema que no entiende de arte, que sólo ve sus absurdas y temibles normas y el precio que hay que pagar por no cumplirlas, unos sueños inspiradores que cambian a un hombre gris y siniestro, como el mismo sistema, y que lo conmueven de modo y manera que actuará en contra de todos los principios que han regido su carrera y su vida. Un film totalmente imprescindible que hay que ver sin excusa, que atrapa de un modo irremediable, por su intensa trama, por su impecable ambientación, por sus magníficas interpretaciones, y que sobre todo deja grabadas en la retina del espectador escenas absolutamente imborrables como la de ese Georg Dreyman revisando su expediente años después y atando los cabos sueltos de su propia vida, o ese magnífico final en el que Gerd Wiesler descubre esa especial dedicatoria de la "Sonata de un hombre bueno" en la libreria. En definitiva una muestra más de que el cine alemán tiene mucho que contar, y sobre todo muy bien, acerca de su propia y también triste historia.



(Atención vídeo con spoilers)

domingo, 17 de junio de 2007

Sólo ocho cosas...

1) A Dios pongo por testigo, que no volveré jamás a ver ninguna peli de Tom Cruise, ni aunque llegue a trabajar con Woody o con Clint... he dicho!
2) Pensaba que la boda de Tom y Katie era lo más grimoso que iba a ver en mi vida, pero me equivocaba, y mucho, aún me quedaba verlos aplaudiendo en el Bernabeu...
3) ¿Para qué coño sirven unas gafas de sol en un partido de fútbol por la noche? ¿Acaso es para proteger los ojitos del brillo del equipo galáctico? ¿Ese brillo del último cuarto de hora de partido quizás?
4) Voy a estar deprimida sólo una semana porque me quedo con la conciencia tranquila de que el equipo de mis amores, el Barça, al menos cumplió su parte y bien cumplida... (5 goles buenos y 2 anulados, leñes!).
5) El Mallorca sigue contando con mis simpatías, se portó como un campeón 75 minutos de partido, mañana mismo desayuno ensaimada. Aunque pensándolo bien es posible que tenga que desayunar más de una ensaimada, porque de hecho hoy me ha sido imposible cenar.
6) Mi enhorabuena al Villareal y al Zaragoza por esos puestos de UEFA. Dext chatín, estarás contento...
7) A mis lectores merengues (entre los que se cuentan tres de mis más queridos -ironías de la vida-, esto va por Sett, David y Mae), pues..... eso, ya lo sabéis, no me lo hagáis escribir que me cuesta.
8) Y finalmente decir que el año que viene estaré en segunda animando a ese Celta y a esa Real Sociedad con toda mi alma... palabrita!

Y ahora os dejo, me voy a meter a la cama a llorar, mañana será otro día...

sábado, 16 de junio de 2007

No pude evitarlo...


Heroes Season Finale (Final Scene: End of Volume One)

Lo hice, sí, anoche mientras mi maridito libraba su propia batalla delante de los apuntes de su examen de Costes de hoy, yo me vi los últimos tres capítulos de la primera temporada de HEROES de atracón, (mis atracones audiovisuales son famosos desde que me organicé a mí misma -curiosamente nadie quiso acompañarme en tal emocionante ocasión, no entiendo por qué- una maratón con las tres versiones extendidas del ELSDA). Hubiera podido escribir este post recién terminada la sesión, pero las cosas se hacen siempre con más mesura a la luz del día y con la mente fría, ya que la emoción que me embargaba ayer a las doce y media tras ver esa escena final que he tenido a bien colgar aquí (con letrero de advertencia debajo incluído), hubiera provocado un post lacrimógeno y sentimentaloide del que me hubiera arrepentido unos cuantos días.

Y es que debo confesaros que lloré, casi tanto como en EL REY LEÓN, y mira que el sofoco que me pego cada vez que veo ese clásico de la animación infantil es de alucine, a mí dame una historia que me atrape y me haga prisionera, y un final épico, y ya me ves con los pelos como escarpias, xddd, soy así, yo fui a ver las tres partes de la adaptación de la trilogía de Tolkien al estreno de cine con una caja de cleanex, no un paquete, una caja, en fin que para algunas cosas, como dicen en mi pueblo, soy una "bleda", una "bleda" un tanto freaky.

Pero bueno como os digo hablar de ello hoy me sirve para hacerlo con ojos más críticos. En el post anterior, una mujer (yo) -anda esto me ha quedado como un resumen de capítulo previo- daba por sentado que en el episodio 20 de HEROES estaba todo el pescado ya vendido, que se habían echado los restos, que no había más para hoy, vaya que el caldo ya estaba cocido. Pero la misma mujer (o sea yo otra vez) descubrió ayer que exactamente no era así, y se soprendió aún sabiendo todo lo que sabía con el final de la temporada. Así que con vuestro permiso y copiando la moda del ocho que se está estableciendo últimamente por nuestro querido mundo blogger voy a contaros las ocho cosas (buenas y malas) que quiero destacar de este remate de temporada de la serie revelación del año de la NBC:

1) Hay personajes absolutamente geniales en la serie: Hiro Nakamura (mi predilecto) tiene un carisma que sobrepasa las pantallas, no es un héroe físico, lo es psicológico, sabe que tiene poderes y los va a usar bien, porque tiene claro cuál es la verdadera alma del héroe, y además es tremendamente simpático y adorable; el Sr. Bennet, con esa pinta de hijo de su madre que te hace morir de miedo en los primeros episodios y al que poco a poco le vas comprendiendo su actitud al destaparse esos lados oscuros y complicados de su vida; Nathan Petrelli, siempre salvándole el "ass" (en inglés queda más fino) a su hermanito del alma, un corazón blando escondido detrás de una coraza de puro metal, volador, pero metal; Claire Bennet, la animadora con más narices de todo Texas, aunque claro que si yo descubriera que soy indestructible pues igual no sería tan quejica como ahora. En fin que hay personajes realmente buenos.

2) También hay algunos un tanto cutres: el agente Parkman, está más perdido que los de LOST en la isla; Isaac Mendez, menos mal que supimos pronto que se lo iban a cargar; o el propio Linderman, que en vez de parecer un hombre poderoso en el pleno sentido de la palabra, parece un chiflado salido de algún psiquiátrico del medio oeste estadounidense, buff, que yuyu, me daba, menos mal que también se lo han merendado.

3) Hubo capítulos y escenas memorables, dignas del mejor cine de suspense y acción, una de mis favoritas es aquella en la que Sylar acude a matar a la animadora, desde que Méndez la pintó quedé fascinada por aquella instantánea y la verdad es que cuando por fin se produjo no me decepcionó un ápice.

4) En cambio había detalles que clamaban a gritos una bofetada al responsable, por ejemplo, cuando uno de los buenos intenta usar su poder debe concentrarse un montón (las caritas de Hiro intentando romper el contínuo espacio-tiempo pasarán a la historia... de las parodias) y en cambio los malos, por ejemplo Sylar, lo hace como aquel que cose un botón, sin más, le sale chupado y a la primera.

5) Sigo pensando que el episodio 20 "Cinco años después" fue fantástico, ese viaje de Hiro al futuro fue la bomba y toda la información que se nos proporcionó necesaria para encauzar la recta final.

6) Tengo claro que también era necesario atar cabos que quedaban sueltos como la importancia de Micah, el hijo de Nikki, o la de la niña GPS (disculpad que no recuerde el nombre) que había aparecido de sopresa casi al final. De hecho ella parece que será una de las claves de la próxima temporada.

7) Y llegamos al capítulo 23 ("How to stop and exploding man") y sabemos que Hiro es la repera limonera con la katana en la mano, Sylar acecha, Peter está cagadito de miedo como siempre pero al menos ha dado instrucciones preclaras a Claire (con cara de muerto de miedo pero lo ha hecho), todo está listo, están todos en Nueva York y algo grande va a pasar....

8) Y por fín nos plantamos en la escena final, esa escena final, y en eso coincido con Mer, que desmerece bastante todo lo el trecho recorrido, porque la serie realmente ha tenido una primera temporada espectacular y 23 capítulos tan buenos no se merecían un clímax tan pobre. Me gustó que estuvieran todos allí, en la Kirby Plaza, pero los espectadores necesitábamos, ansíabamos, algo más épico, más brutal, más impactante, en el modo, no en el contenido, que ya nos habían tenido la amabilidad de anunciar previamente. Aún así de todo eso me quedo con esa monólogo final que baña las últimas imágenes con un música realmente maravillosa y digna de una serie como HEROES, os lo transcribo en inglés, que suena mejor, también, y lo hago porque su contenido realmente fue el que me emocionó y me hizo llorar como un bebé, espero que os guste, porque recordar que vosotros muchas veces sois mis héroes, conectar con vosotros y compartir, es algo grande y tremendamente vital, no lo olvidéis...

"We dream of hope
We dream of change
Of fire, of love, of death
And then it happens
The dream becomes real
And the answer to this quest
This need to solve life misteries
Finally shows itself
Like the glowing light of the new dawn
So much struggle for a meaning, a purpose
And in the end
We find it on each other
Our shared experience of the fantastic... and the mundane"

jueves, 14 de junio de 2007

Ya taaaaaaa!!

(Atención post con spoilers: No leer si no habéis visto hasta el episodio 1x20 de HÉROES)
Sí llego tarde, lo sé, y más después de ese "peazo" post con patatas fritas que me tragué en el blog de Mer hace unos días. Pero la cuestión es que fue ayer noche cuando vi por fin EL CAPÍTULO de HÉROES, y atención que lo pongo en mayúsculas porque no puede escribirse de otro modo, sí el que hace número 20, titulado "Cinco años después". Hay un antes y un después en mi vida tras ese episodio. Sabiendo lo que sé por accidente, porque fue así como leí los spoilers contenenidos en el blog televisivo referenciado, me doy perfecta cuenta de que realmente ayer se echaron todos los restos de la primera temporada de la serie de la NBC, como diría mi japonesito predilecto: "Ya taaaaa!!". Este episodio es el puto climax de la historia, yo mientras lo visionaba no daba crédito a lo que veían mis ojos: mi Hiro Nakamura convertido en un guerrero valiente y carismático, luchador de causas perdidas, o no tan perdidas, según se mire (ya podían tomar nota los de CAMBIO RADICAL xddd), esa Nikki Sanders tratando de hacer borrón y cuenta nueva a un pasado difícil de olvidar (y alegrándole la vista a mi marido y a la globalidad del sexo masculino hetero en general desde esa barra de stripper), ese Peter Petrelli evolucionado y chulesco, con cicatriz incluída, que está a vueltas de todo en la vida, y de la muerte, para que engañarnos (pero mucho más guapo que nunca), esa Claire Bennet que ha pasado de niña a mujer en un suspiro y del pompón a la bandeja de cafés también (qué cañón se la ve con el pelo oscuro madre del amor hermoso), ese Mohinder Suresh con gafitas que ha empezado a perder el norte, y porque no decirlo, todo su sex appeal (no si al final el amigo Vargtimen va a tener razón) y una larga lista más de personajes fundamentales sobreviviendo después de la explosión en Nueva York, en un futuro realmente desolador para todos los que son diferentes (¿irónico verdad?) y donde la sombra de otro atronador genocidio no para de revolotear (qué fatidicamente real suena todo ¿verdad?). En fin que ayer se mostraron todas las cartas que había que mostrar en esta primera entrega de la serie y que lo que queda a partir de ahora es ir encajando las piezas del puzzle cuya composición final tenemos claramente en nuestra cabecita ya dibujada, es decir, la muerte de Sylar a manos de Hiro en el capítulo final. Podréis pensar que no tengo porque seguir viendola ¿para qué si ya lo sé todo? Pues no, no es así, porque sí lo sé, pero quiero verlo con mis propios ojos. También sabía que se hundía el Titanic pero ahí aguanté hasta que Leonardito Di Caprio la palmó, no sé si me explico. La serie me ha enganchado, he vivido en vilo durante veinte capítulos, he seguido fiel a mi adorado Hiro todo el tiempo en sus remeneos por el continuo espacio-tiempo, he rezado para que salvaran a la animadora y en consecuencia salvaran al mundo, he odiado-amado a Peter Petrelli, y he deseado que su hermanito Nathan le abofeteará alguna que otra vez, he querido que Jessica hiciese lo propio a la tontainas de Nikki, y que Mohinder Suresh me pidiera en matrimonio (aunque en el capítulo 20 dudé). En definitiva que puestos en el asunto, pues de perdidos al río, y que si hay que verlo entero lo veremos, aunque no tenga ningún tipo de sentido que nos adelanten el final a tres capítulos del mismo. Y es que ya lo advertí a su debido momento, que caería irremediablemente, y caí, por supuesto, tanto que de hecho aún sigo en el suelo.

miércoles, 13 de junio de 2007

Atreverse...



¿Recordáis este anuncio? Yo desde el primer momento que lo ví me enamoré de él. Y no por el producto sino por el concepto que contiene. Y es que hay que atreverse en la vida, claro que sí hay que atreverse a pedir un refresco light, siendo que su homónimo "no light" está mucho más rico, por supuesto. Pero es más que eso, hay que ir más allá y sin miedo.
Yo nunca me consideré una persona atrevida. Nunca me tiré en paracaidas ni hice puenting. Jamás osé a ir a un concierto de David Bisbal ni tampoco a darme una sauna finlandesa con su bañito de aguas "fresquitas" a 0ºC después, no, no. No pensé en escalar el Everest, ¿qué se me ha perdido por ahí arriba? Nada. Por no atreverme no me atrevo ni a tomar mayonesa en agosto, no sea que liemos las vacaciones con una puñetera salmonella. Así que no puedo definirme como alguien aventurero, que va.
Ahora bien aunque no soy atrevida en el sentido estricto de la palabra, sí que puedo afirmar que me he atrevido en otros aspectos de la vida. Me atreví a seguir un camino que no estaba marcado para mí, y ahora soy una economista con un atrevido y sinvergüenza punto de vista social. Me atreví a alejarme de ciertas personas a una distancia prudencial, para permitirme empezar a atreverme a pensar en mí misma. Me atreví a ser feliz, a pesar de no haberme atrevido jamás a creer en el tipo de felicidad que empezaba a construir, y a pesar también de que la vida seguía mandándome códigos fallidos y señales negativas. Me atreví en azul y me sigo atreviendo, cada vez más, y eso me hace sentir viva, me hace sentirme extremadamente bien. En definitiva hay que atreverse en la vida leches, porque vida sólo hay una y porque no debéis olvidar nunca una cosa: "Los Goonies nunca dicen muerte".

lunes, 11 de junio de 2007

Encontrando tesoros.

¿Cómo explicar la emoción de encontrar un tesoro? ¿Es difícil verdad? Una mirada tierna, un abrazo en el momento justo, 22 minutos de sinceridad y entrega, un latido hondo del corazón, una sonrisa para enamorar, unas palabras complices, un encuentro muy ansiado, un hombro sobre el que llorar, un hombro en el que llorar, un escalofrío vibrante, un mensaje de apoyo, una risa provocada, que no te dejen caer, todo eso y mucho más podría servir para definir el momento, el preciso instante en que se produce la magia, podríamos decir que es un cúmulo de sensaciones indescriptibles a la par que fascinantes ¿a qué sí? El hecho es que yo no paro de encontrar tesoros. Poco a poco los voy guardando uno a uno, con sumo cuidado y cautela, en un lugar seguro. Encontré uno azul y maravilloso que conservo en el rincón más especial, él lo sabe, es consciente de su privilegio, algunos más he hallado también en mi camino, grandes y absolutamente imprescindibles, otros más he ido alcanzando, y muchos más espero con los que espero tropezar. Lo mejor es que ellos pasan a compartir retazos de su mundo con el mío. Con sus hilos invisibles y finos ayudan a ajustar las piezas de mi desencajado puzzle vital. Como soy incapaz de narrar con acierto qué pasa por mi cabeza cuando destapo una de estas maravillas, porque no sé elegir las palabras adecuadas, pues mejor os invito a que las imágenes de unos expertos en la materia os lo cuenten (y de paso aprovecho la ocasión para insertaros el trailer de una de mis películas de cabecera de mi infancia), os dejo pues a solas con los maravillos e inolvidables Goonies, maestros de primer orden en el arte de descubrir tesoros, que se levante el telón!

domingo, 10 de junio de 2007

De mi vena "phsyco killer" y algunos asuntos más...

Esta mañana al despertar pensaba que el corazón no iba a bombearme la sangre, estaba casi segura que mi castigado órgano vital iba a pasar de mí, y me iba a dejar colgada. Y no era para menos después de la noche de infarto de ayer. Porque no me digáis que no fue para morirse muerto y volverse a morir otras trescientas veces. Yo soy muy culé y todos lo sabéis. Yo sufro en silencio el barcelonismo como otros sufren las hemorroides, y en noches como la de ayer, yo confieso que me vuelvo violenta. A mí dame una noche de fútbol así, y empiezo a entender a los psicópatas, porque yo es que después del empate en casa contra el Español uno a uno me hubiera ido cargando a todos y cada uno de los jugadores del equipo de mis amores, y la peli de SEVEN iba a parecer producción Disney en comparación, palabrita.
Y es que esto está siendo muy duro y con razón. La liga la empezamos con entusiasmo, el Sevilla nos plantó cara pero nosotros íbamos dando el callo, la teníamos relativamente controlado, pero luego quisimos darle vidilla, claro que sí, el Madrid se envalentonó y nosotros nos acojonamos, ah, pero sin reconocerlo, el Sevilla seguía ahí, sacando pecho, "olé sus guevs". Después los merengues nos sacaron ventaja. Eaaa que no pasa nada que nuestro calendario es más sencillo, ah sí, qué dicen que es más sencillo, pues nosotros ale a complicarlo y a hacer el panoli, y suma y sigue. Las semanas pasaban lentas y nos plantamos a la jornada de este fin de semana con todo por decidir. Que no se diga que la liga española no tiene emoción, que no la tiene, la que más, que parece que no la quiere nadie, como a la culpa, y menos nosotros los del Barça. Y pasó, pasó que empataron los tres cabezas de serie, que ya es mucho decir. Aysss y yo que confíaba plenamente en mi segundo equipo, el Real Zaragoza, y nada, de nada. En fin ahora tenemos una semana por delante que ya mismo borraba del calendario, como ya he comentado en el blog de Vargtimen, le pedía a Hiro Nakamura que me teletransportase al lunes 18, y al haitiano, que no me acuerdo como releches se llama, que me borrase la memoria, que menos, eh, porque esta agonía será tremenda y total para nada, para saber que la diñaremos y que la liga se la quedarán ellos, "los otros", sí, el Real Madrid.
Y qué, la vida es dura, y los culés lo sabemos, y ya mismo debemos empezar con la terapia, mira yo mañana mismo ya llamo a mi psicólogo para que me de hora no sea que luego haya cola y me de cita para dentro de seis meses, que tal y como anda el sistema sanitario no sería de extrañar.
Y mientras busco el número de teléfono os cuento que ya he inaugurado hoy la temporada playera, y que como nota a destacar, no me he puesto roja cual tomate Orlando, no, no porque estaba nublado, qué guay!!! Sí toda la puñetera semana a 30ºC a la sombra, un sol de justicia, ayer igual, todo el día un tiempo de verano de la leche, la menda saca el bikini y las chanclas, prepara el petate para ir a tomar un ratito el sol y coger algo de colorcillo, para que la ropita de verano quede algo mejor, pongo el pie en la arena, y bingo, nubarrón al canto, se tapa el sol y si le has visto ya no te acuerdas. Mi chico diciéndome que tranquila que así igual da un poquito, y sí que ha dado sí, por el saco básicamente, porque he vuelto igual que he ido, cual copito de nieve en paz descanse. En fines que otro día será. Al parecer este fin de semana no iba a ser el mío. Qué le vamos a hacer "c'est la vie"!!!!

viernes, 8 de junio de 2007

Tres bodas y un sarpullido.

Viniendo hoy hacia el trabajo me he fijado que ya estamos en plena temporada de bodas, bautizos y comuniones, bueno la de comuniones ya ha pasado, pero las bodas están en pleno auge. Lo he notado porque en la ciudad en la que vivo, en mi pueblo natal también e imagino que en gran parte de la geografía española, existe la surrealista costumbre de que los "amigos" de los novios cuelguen carteles por doquier dejando en ridículo a los futuros contrayentes con bromitas de lo más curiosas en los días anteriores al enlace (menos mal que cuando me casé el que me dedicaron a mí fue expuesto sólo en mi pueblo natal y el personal de mi empresa no me pudo ver en tal desaguisado, que sino creo que no podría volver a mirarles a la cara y menos pedirles un informe, de hecho pensé en tomar medidas legales contra mis "adorables" amigos, pero eso es otro cantar). Actualmente con esto del Photoshop estos documentos gráficos son a veces verdaderas obras de arte, hoy mismo me he fijado en uno que emulaba el que en su día se hizo para una de las pelis de Austin Power y la verdad sea dicha daba el pego. He llegado a pensar que los de Cultura del Ayuntamiento se habían chutado Cola Cao en vena y la habían programado para la filmoteca, que todo puede llegar a verse...
A mí el asunto de las bodas (asunto que el blog del "Fantástico Amante de Plástico" ha ilustrado tan acertadamente en el último post con una crónica que no deberiáis perderos) me da por el saco básicamente. No me van para nada. Yo me casé por amor, bueno todo el mundo se casa por este motivo (se presupone antes de demostrarse lo contrario) sí, pero yo lo hice realmente por amor a mi chico, que siempre fue muy tradicional, incluso más que traer ensaimadas de Mallorca o más incluso si cabe que el peinado de Zaplana, y quería el típico evento lúdico festivo de iglesia, restaurante y hacer el papelón. Yo sin embargo hubiera preferido una ceremonia más íntima en una exótica playa o en algún convento perdido en las montañas, como acaba de hacer ahora una de mis amigas de la infancia, pero bueno mi estimado marido quería "bodorrio" y lo hubo, siempre con condiciones prestablecidas que no detallaré. Ahora bien aquel día me salvó que tan buen punto llegué al restaurante un simpático camarero nos recibió con una copa de cava fresquito y a partir de ahí a beber para olvidar todo el paripé, que yo a mi chico lo quiero con locura y quiero estar con él, sí, pero lo de pasearme con la sonrisa profiden puesta en la boca todo el santo día ante los invitados, pues como que no, así de natural, oye que no me sale.
Sólo os diré que alguno que otro debió seguirme la corriente porque se batió el record en agotamiento de barra libre. La verdad es que al final nos marcamos una fiesta DPM y eso sí que valió la pena.
Lo de detestar todo lo nupcial es algo innato en mí, a mí es ver una invitación de boda y me sale un sarpullido por todo el cuerpo que no se me quita hasta varias semanas después. Este año tengo tres, seguiditas y en el mismo mes, y aunque sólo me han notificado las buenas nuevas por vía oral, no vía escrita aún, ya me empieza a picar todo. Me gusta reunirme con gente que no veo en mucho tiempo y eso suele pasar en las bodas, pero con los protocolos que las rodean, "no puedorrr", "no puedorrr"!!
No entiendo tampoco los desacatos que hace la gente de hoy en día, mis abuelos se casaron de madrugada en una ceremonia de lo más sencilla y duraron 52 años "together" y porque mi pobre yayo murió que si no aún estarían como un par de tórtolos, en cambio ahora se monta un fiestón digno de un marajá persa y luego en tres telediarios divorcio al canto, es que no hay mesura ni medida. Yo tengo la teoría de que hay una relación inversamente proporcional entre el fasto efectuado y el tiempo que tarda en llegar la crisis, y no me digáis que no.
Además no soporto a la gente que le entusiasman las bodas. Los hay, mejor dicho, las hay, porque no he observado este comportamiento en el sector masculino, que les dices que te casas y casi tienen un orgasmo del gusto, y luego se pasan el tiempo que transcurre hasta el día señalado recordándote lo maravilloso que es todo y preguntándote detalle por detalle si ya lo tienes listo, qué pesadilla en Elm Street por favor!! Yo cuando me tenía que casar contestaba a todo que no en plan seco. Y entonces era cuando generaba esa reacción maravillosa que me hacía reir tanto y que fue lo mejor de los preparativos de la boda en la que me decían completamente indignadas y angustiadas: "¿A estas alturas aún no lo tienes?" Jejeje!!! Era genial.
Ahora mismo tengo una compañera jovencita en el trabajo cuyo hermano está a punto de pasar por la vicaria y la tía no para de hablar de la dichosa boda, me tiene aburrida, a todas horas comemos boda, que si esto, que si lo otro, no quiero llegar a pensar cómo sobrellevaré el tema cuando vaya a casarse ella, igual me inmolo o me practico el "harakiri", ya os contaré.
Y para terminar os dejo con el tratamiento que yo misma me he prescrito para mi desagradable alergia, ahí va pues un poquito de terapia de shock, buen fin de semana a todos!!

jueves, 7 de junio de 2007

Rendidos.

- ¿Le quieres?
- Sin remedio.
- ¿Por qué?
- Porque no tengo elección.
- ¿Soís felices así?
- Cada momento que compartimos somos absolutamente felices.
- ¿Y si te hace daño?
- Hay algo más cruel que el no poder tenerle.
- Imagino que no. Pero aún así tengo miedo que sufras.
- Sufrir es intentar luchar contra los sentimientos, por eso yo ya me he rendido.
- ¿Te rendiste ya pues?
- Completamente y él ya lo sabe.
- ¿Y él se rindió?
- Me temo que sí.

miércoles, 6 de junio de 2007

Unir fuerzas.

Una vez más ETA logra despertarme de mi aletargamiento y de mi ensimismamiento. Llevo días autocompadeciéndome y no siendo lo suficientemente valiente como para olvidar mis pequeñeces y pensar en global, pensar en los otros, en los que me rodean de cerca, en los que lo hacen desde la distancia, dejando de observarme una y otra vez en un espejo que he construído únicamente para mí y cuya imagen reflejada me aburre.
Hoy he sabido que la organización terrorista ha dado fin a su última tregua y la rabia, que una noticia así me causa siempre, me ha roto por dentro y he sentido ganas de gritar, gritar fuerte que BASTA YA!! Podría pensar que todo se solucionará, pero creedme hoy me doy cuenta de que empiezan a flaquearme las fuerzas para seguir teniendo fe, unas fuerzas que sin embargo siempre he pensado deben unirse y no quebrarse. Lo peor de todo es que ahora tendremos que oir a la derecha española lo mal que lo ha hecho el presidente, regocijándose del fracaso del gobierno, aunque ese fracaso sea un FRACASO con mayúsculas, en el que todos perdemos y nadie gana, ni siquiera ellos que piensan que así tienen un paso más dado hacia el poder. ¿Acaso no saben que hay que unir las fuerzas para hacerse con el enemigo?


Yo, yo misma y la tele.

Chicos después de unos días de bajón moral fruto de un síndrome premenstrual un tanto acusado y fruto también de factores externos que contribuyeron a agudizarlo un poco más si cabe, me dispuse el lunes pasado en el dial de FOX a deleitarme con el último capítulo de PRISON BREAK y de paso con las buenas vistas que siempre ofrece el bueno de su protagonista Michael Scofield. Decir que sabía de la existencia de una tercera temporada (cosas de navegar tanto por la red) pero como San Pedro yo no me lo podía creer hasta no verlo con mis propios ojos. Y lo vi, tanto que lo vi. Lo vi y me quedé boquiabierta con ese final que en vez de arreglarlo todo y darle un finiquito digno a la serie (que ya hubiera tenido que acabar en la primer temporada), lo lió todo de nuevo y dejó la puerta abierta para la tercera entrega, así que tras la "experiencia religiosa" en mi mente sólo reflotaron las siguientes cuestiones: ¿es Peter Jackson quien anda detrás de este proyecto? ¿el neozelandés quiere hacer también una trilogía con una fuga presidiaria? ¿es necesario hacer una trilogía de una fuga así? ¿saldrán orcos en los próximos capítulos? Si tenéis información al respecto iluminadme porque me tiene en vilo. Al paso que vamos con PRISON BREAK vamos a tener tres volúmenes en forma de temporada televisiva que podremos titular a grosso modo: LA COMUNIDAD DE LA FUGA, LAS DOS PARTES DE LA FUGA y EL RETORNO A LA PRISIÓN, así que vamos por favor seamos sensatos de una vez, mejor dicho que lo sean los responsables de la serie, aunque me temo que ya es tarde para eso. Y es que la serie empezó siendo brillante, la idea era buena y el desarrollo nos enganchó hasta la médula, la segunda temporada tuvo sus altos y bajos pero la presencia de Alex Mahone me alucinaba y volví a disfrutar como una enana todos los lunes. No digo que en la tercera temporada no se saquen más ases de la manga y pueda a llegar a ser buena, pero sinceramente dudo que sea posible y sobre todo dudo que sea necesario esforzarse en alargar una serie así. Me he quejado repetidamente sobre lo de sobrexplotar las series y me da pena que una serie del nivel de esta sufra del mismo mal.
Y en otro orden de las cosas como diría algún presentador de noticias, tengo que contaros que en menos de un mes voy a cumplir 31, esto no sería noticia si no fuera porque el jueves pasado y viendo el capítulo que se emitió en FOX de otra de mis series fetiche MUJERES DESESPERADAS, observé como tal acontecimiento sumía en una pequeña devacle anímica a mi adorada Gabrielle Solis. Cabe decir que no fue el hecho en sí el que le produjo la depresión, otros añadidos maléficos hurdidos por su no menos maligno pretendiente hundieron la moral de la siempre estupenda ama de casa interpretada por la bellísima Eva Longoria, pero yo por si las moscas tendré que prevenirme. Porque cumplí los treinta y como si nada, ni noté crisis, ni bajón, ni nada de nada, no me preocupé porque pensé para mis adentros: "Nena que bien lo llevas todo!". Pero claro luego vienen los de la Coca Cola y sus anuncios generacionales, luego llega Sett y sus post tirando de memoria (geniales por cierto pero que te recuerdan que ya no eres la pipiola que fuiste algún día), y después me doy cuenta de que me da pereza que mis amigos ya hablen con absoluta exaltación de la organización de los actos peñeros de las fiestas patronales del pueblo, siendo que ellos andan más cerca de la cuarentena que yo, así que me digo a mí misma: "Ohhhhh Dios mío" (como la estúpida ex de Chendler), y le añades a la mítica frase: "No lo llevo tan bien me parece!". Y ahí es donde tengo que ponerme las pilas y de golpe. Que yo siempre me he reído de todo esto y no voy a ser tan tonta de ser ahora la que se ahogue en la treintena, leñes, que es la mejor época, o al menos lo he sentido así desde que me encuentro en ella. Supongo que como todo será cuestión de actitud y como yo no tengo ningún pretendiente maligno (al menos que lo sepa) que vaya a planear un acto tan vil y cruel como el que sufrío la Sra. Solis, creo que podré avanzar con paso firme y cabeza bien erguida hacia mi cumpleaños número 31. Ahm!! Vuestras felicitaciones también serán de agradecer y contribuiran de un modo preciso a que mi plan funcione, así que ya sabéis, el 25 del presente mes es mi cumpleaños, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.
Y finalmente y ahora más en serio, también quiero agradeceros a todos el apoyo mostrado en estos días tontos y neuróticos que he pasado, quiero que sepáis lo mucho que os aprecio y lo especiales que sois, de verdad, porque con vuestros gestos y vuestras palabras habéis contribuído y mucho al levantamiento de mi moral, así que millones de gracias!!!

lunes, 4 de junio de 2007

Una villana muy cutre!!!

Estoy cabreada conmigo misma, pero mucho, mucho, tanto y tanto, que me siento como la mala más mala de la peli, pero con remordimientos, lo que viene siendo una "piltrafilla" de villana vaya. ¿Os imagináis a Lex Luthor o a Darth Vader con vocecillas interiores de su conciencia que les adviertan de lo malignos que son mientras manipulan la criptonita contra Superman o utilizan su espada láser luchando con Luke Skywalker? No hombre xddd, que así nos cargamos los fundamentos del personaje maligno leñes!!!
Pues así estoy yo. Intento resumiros el asunto, y digo intento, porque no sé si seré capaz. Últimamente no estoy muy sintética que digamos.
Todo empieza el viernes. Me llama una prima lejana de Barcelona, a la par que amiga, a la que aprecio mucho (en el pueblo salimos con la misma pandilla) para anunciarme su embarazo. Yo me siento feliz por ella, hago un poquito de esfuerzo para que no me corroa la envidia y la rabia que me producen este tipo de noticias en los últimos meses, y lo consigo, me siento orgullosa de mi logro. Voy bien. Hablamos un buen rato por el móvil mientras yo preparo la maleta para irme de fin de semana precisamente al pueblo.
Llega el sábado, el día en que por fin conoceré a la pequeña que acaba de tener mi mejor amiga P., hecho del que ya os informé convenientemente la semana pasada en mi blog. Estoy emocionada porque me muero de ganas de verla a ella y a su dulce niña. Antes de salir viene de visita a casa de mis padres otra de mis primas, que ha sido mamá recientemente. Jugueteo un rato con su niña y empiezo a notar de nuevo esa fea envidia contra la que me estoy batiendo en duelo con todas mis fuerzas desde que el instinto maternal llamó a mi puerta. Sigo allí charlando con mi tía, mi madre y mi prima y después me dispongo a partir hacia la casa de mi amiga.
Llego con mis regalos y sólo de ver a la niña y a la feliz mamá se me arremolina un nudo en el estómago como un pimiento. Paso la tarde con mi amiga, disfrutamos charlando aunque las visitas multitudinarias del primer fin de semana en casa no nos dejan hablar con la habitual tranquilidad. Durante aquel rato me notifican dos nuevos embarazos de gente conocida. El pimiento ya se ha convertido en un melón dentro de mí. Mr. Hyde se está manifestando por momentos. Sobre las nueve decido marcharme hacia casa. Me despido de mi amiga hasta el día siguiente.
Ceno en família, veo un poquito la tele (ni siquiera tengo ganas de salir por ahí un ratito) y a la cama que me voy. Mi marido me hace terapia, es el hombro sobre el que llorar, pero el pobre ya lo tiene desgastadísimo (como siempre gracias J., que sé que me lees!!!).
Al día siguiente el domingo transcurre de la forma habitual cuando estoy en el pueblo y hace ya buen tiempo (no madrugar, paseo, vermut, lo típico) pero yo me noto extremadamente sensible. El melón sigue en mi estómago y las ganas de llorar se me antojan incontenibles. Pero yo me esfuerzo en disimular, hay que hacerlo, nadie debe notar nada.
Por la tarde vuelvo a ver a mi amiga, esta vez estoy menos tiempo, demasiada gente alrededor y ella anda agobiada. Nos despedimos en la calle, ella baja para airearse y charlamos junto a mi marido y otra pareja de amigos un ratito. La conversación no deja de versar sobre el mismo tema, niños, embarazos, partos, y yo, continuo muriéndome de envidia, no quiero sentirme así, no quiero ser tan mala, no, pero no puedo evitarlo, es algo superior a mí, quiero saber por qué no puedo ser feliz por el momento que vive la gente que quiero, ¿por qué?
Siempre he dicho o he pensado que la felicidad de los que me rodean me hace dichosa, pero ahora veo que no, que soy una egoísta sin remedio, me odio.
De vuelta, en el coche, de camino hacia la rutina que me impone la ciudad en la que ahora vivo, contengo las lágrimas de nuevo, no quiero que mi chico me note que vuelvo a estar triste, pero él lo percibe todo, a veces pienso que sabe leerme los pensamientos.
Hoy lunes sigo igual, enfurecida y triste, ya no sé cómo hacer frente a esta situación de locos, ni siquiera logro distraerme con el trabajo. De todos modos como siempre escribirlo me alivia. Aún así me doy cuenta de que soy la villana que plasma en letra sus remordimientos, una villana muy pero que muy cutre por cierto, nada que ver con el gran Darth Vader...